sábado, 30 de abril de 2016

BODAS DE ORO MATRIMONIAL (1958 – 2008) (V)



El día 30 de Abril del año 1958, contraían matrimonio en el templo parroquial y Matriz de Nuestra Señora de la Concepción de la Villa de La Orotava, declarado Patrimonio Nacional en el año 1947. Mi hermana mayor María Dolores Álvarez Abréu (Lola) con su difunto esposo del Puerto de la Cruz Delfín Padrón Jordán. Fueron sus padrinos; Felipe Padrón Álvarez padre de Delfín Padrón Jordán (operario – chofer de la desaparecida empresa de “Transporte Tenerife”) y la entonces joven señorita Anita Barbuzano González prima segunda de nuestra familia.
La ceremonia religiosa fue oficiada precisamente por el entonces cura párroco del mencionado y monumental templo orotavenses entonces Arcipreste del Valle de La Orotava Don Juan Reyes y Reyes, posteriormente estuvo muchos años en la parroquia de San Francisco de Santa Cruz de Tenerife (fallecido).
Entonces un servidor tenía 7 años. El banquete se celebró en el desaparecido y recordado Restaurante de la Cuesta de La Villa “Florencio”. En la fotografía tomada por Luis Portero, en el salón social del mencionado restaurante, vemos de izquierda a derecha; El Padrino Felipe Padrón Álvarez, Rosa Jordán (madre del novio), Delfín Padrón Jordán, mi hermana María Dolores Álvarez Abréu (Lola), mi recordados padre; María del Carmen Abréu González y Juan Álvarez Díaz (con brazalete negro, en señal de luto por el fallecimiento de su madre, mi abuela Engracia Díaz Marque). Detrás del padrino, vemos a mi tía Esperanza Rodríguez Fernández, natural de Madrid, fallecida, que fue esposa de mi tío Enrique Abréu González (fallecido), entonces vivían en Los Álamos Playa de San Juan en el municipio de Guía Isora donde mi tío  regentaba un empaquetado de tomates de los señores “Negrín”.
En las mesa, vemos los antiguos sifones de la fábrica orotavense “El Drago” y vasos de vinos, del buen vino, de la casa, que supuestamente procedía de la parte de la Villa denominada “Los Gómez”.
El día 30 de Abril del año 2008, mi querida hermana Lola cumplió 50 años de aquel recordado acontecimiento (Bodas de Oro), no sé si lo celebró con su propia familia, pero en su trabajo en solitario en la Estación de gasolineras y suministros de la carretera El Botánico del Puerto de la Cruz, desde luego, que lo pasó, como lo venía haciendo desde su viudez desde el mes de  diciembre del año 1979, hasta hace poco que se retiró definitivamente y entregó la explotación a la compañía. Fueron años de trabajos de constancias de una mujer que aún no conozco la forma profesional y de inmensa responsabilidad como ella lo perpetraba y que consiguió siendo una niña de 12 años, cuando se sentó con mi difunto padre al ayudarle en sus negocios, tras la parálisis cerebral que le sobrevino con 40 años de edad.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario