viernes, 29 de abril de 2016

EL DOMINICO OROTAVENSE FERNÁNDEZ MONROY, DONANTE DE LAS ANDAS DEL CORPUS



Interesante historia sobre las celebres Andas del Corpus Cristi de la Villa de La Orotava, de estilo plateresco, que actualmente se conservan en el templo parroquial y Matriz de Nuestra Señora de La Concepción de La Orotava, declarado monumento histórico en el año 1947, que proceden del templo parroquial de Santo Domingo de Guzmán del ex convento dominico de San Benito (a partir de la desamortización). Y que todos los años el jueves de la Infraoctava, hace su presencia en las calles alfombradas y artísticas villeras.
El amigo de la Villa de La Orotava, profesor titular de Historia de América de la Universidad de La Laguna; MANUEL HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, nos cuenta que el dominico orotavense Fraile JOSÉ FERNÁNDEZ MONROY, Vicario de la ciudad de Chapa (Méjico), fue el donante de dichas Andas de plata a su pueblo villero: “…El dominico orotavense fray José Fernández Monroy dejó al convento dominico de su villa natal un considerable legado de plata del que ha llegado hasta nosotros junto con las andas de Corpus de la Concepción, una custodia y un cáliz guatemaltecos conservados en la parroquia de las Nieves de Taganana. Su significativa fortuna, a pesar de ser regular, demuestra el nivel de negocios desarrollado por él en un mundo pobre como el de Chiapas mejicano, dependiente por entonces de Guatemala, donde fue vicario provincial. Eran tierras mayas en las que los miembros de su orden eran los principales gestores religiosos de haciendas y pueblos de indios. Su papel en ese territorio fue de primer orden.
El cronista fray Francisco Ximénez le atribuye la reducción de los indios xendales de las Chinampas y Las Coronas, sublevados en 1723 en esa conflictiva región. En 1712 una muchacha tzeltal, que más tarde se hizo llamar María de Candelaria y que dijo haber recibido inspiración de la Virgen, anunció a sus seguidores del pueblo de Cancuc que Dios y el Rey habían muerto. Había llegado el momento de que los naturales de la provincia se alzasen contra los españoles en venganza por las ofensas recibidas.
Su mensaje se difundió entre diferentes pueblos indios. Decía que la Virgen venía a liberar a los nativos de los sacerdotes españoles y que los ángeles cultivarán las milpas y que el sol y la luna daban señales de que el Rey de España había muerto y de que debían buscar otro. Los milagros aumentaban y las profecías sobre el fin del mundo arreciaban.
En marzo de 1711 Fray José Fernández Monroy había interrogado a una muchacha que le dijo haber encontrado al llegar a su milpa una rama caída a una señora que le llamó y le dijo que era una mujer pobre llamada María que había bajado del cielo para ayudar a los indios y le ordenó que debía de construirle una capilla en la entrada del pueblo. Estaba alarmado por la falta de respeto hacia los sacerdotes. En 1708 un mestizo de Nueva España que era ermitaño en un tronco de un árbol les exhortaba a arrepentirse y dentro de él una imagen de la Virgen recién bajada del cielo despedía rayos de luz. Tomado por loco, lo encerraron en Ciudad Real. Dos años después edificó una capilla en Zinacantan, a la que acudían los indios dejando de ir a la parroquia. El obispo la quemó y lo desterró. Pocos meses después reapareció la Virgen en Santa Marta en donde durante medio año las autoridades nativas habían escondido la efigie. Al confiscarla, Monroy supo que en otro pueblo se había construido otra a San Sebastián y su imagen sudaba y en otra de San Pedro habían visto salir rayos de luz de su rostro. Las apariciones se difunden por doquier y una nueva imagen de la Virgen apareció, siendo interpretada por una muchacha.
La visita del obispo Álvarez de Toledo fue la chispa que prendió la pólvora. Antes de su llegada la Virgen mandó a todas las justicias nativas de toda la meseta central, su reunión en Cancuc donde tenían que hacerle una fiesta. Decía que no existía Dios ni Rey y que todos debían de acudir porque si no serían castigados. El Dios español había muerto y había nacido un rey de reyes indio para recompensarles de sus penas. Para ello deben alzarse contra de los “judíos de Ciudad Real”. Casi 25 pueblos se reunieron en Cancuc para venerar a la Virgen. Tomaron después Ocosingo y las haciendas e ingenio de los dominicos. Más tarde se dedicaron a la captura de los frailes.
Gómez invistió como sacerdotes a los que sabían leer y escribir tras permanecer arrodillados durante 24 horas con una vela. En su estado teocrático concebía a la república de indios como una Nueva España como un segundo imperio en el que los españoles se habían convertido en indios y éstos en españoles. Gobernarían los ayuntamientos indios y para centralizar el poder crearon una Audiencia en Huitiupán que llamaron Guatemala y designaron presidente y jueces. Los indios podían haber destruido las raquíticas milicias españolas, pero se dejaron seducir por Fray José Monroy quien les convenció de que la Virgen era un fraude…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario