miércoles, 27 de abril de 2016

EL FINAL DE LA HISTÓRICA CALLE LA CARRERA DE LA VILLA DE LA OROTAVA.



Magnifica fotografía, en la memoria de los orotavenses, donde podemos recordar el final de la histórica calle La Carrera en el tiempo (final de los cincuenta del siglo XX), con el clásico alumbrado de luz tipo farol anglosajón en el centro de la vía.
A la derecha la centenaria librería “Miranda” (inmueble cuna del nacimiento del escultor villero del siglo XIX don Fernando Estévez del Sala), comercio de don Bernardo Hernández León, pero lo más importante, los dos caserones que fueron derribados para hacer el famoso Puente antiestético que une la citada calle de La Carrera con el principio de la de El Calvario.
Referentes a los dos inmuebles derruidos, nos remite el amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; Antonio Luque Hernández en su libro “LA OROTAVA CORAZÓN DE TENERIFE”, en las páginas 404 y 406, en primer término a la derecha, la casa que se construyó sobre la antigua vivienda de la familia Osorio y Peraza, quienes la alienaron en el siglo XIX a los marqueses de Celada. En los bajos de la edificación desaparecida se encontraba la joyería Suiza, taller y platería fundada por Ferdinand Stauffer, a fines del siglo XIX, ulteriormente traspasado a Antonio Vázquez Puerta, y cuyos sucesores volvieron a encontrar un sitio en el nuevo edificio actual.
En el segundo término a la izquierda, la vieja mansión desaparecida, donde estuvo ubicada la Acción Católica Masculina. La Mansión de la familia de Celada, que poseía la característica planta de las casas señoriales mitad del siglo XVII, diseñada por el maestro de obra canario Juan Báez; que dispuso de oratorio privado.
La mansión después de la muerte del XIV marqués de Celada, Santiago Benítez de Lugo y Cólogan (1853 – 1901), presbítero, abogado, capellán de honor del rey Alfonso XIII y párroco de Nuestra Señora de la Concepción de la Villa de La Orotava, sus salones albergaron hasta el año 1925 el CASINO OROTAVA (conocido por el Casino de los Caballeros), ulteriormente, en la segunda mitad del siglo XX, parte de sus dependencias fueron ocupadas como hemos indicado por la Acción Católica Masculina. En el año 1954 fue adquirida por Isaac Valencia Pérez (1911 – 1995), acreditado diseñador y fabricante de muebles.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario