martes, 31 de mayo de 2016

PRIMER BAILE DE MAGO POPULAR EN LA OROTAVA (1976)



Fotografía y saludos municipales del excelentísimo ayuntamiento de la Villa de La Orotava, que remitió el amigo y compañero de docencia en el IES La Orotava Manuel González Pérez;  Miguel Ángel García.
Fotografía, que habla por sí sola, donde están parte de los organizadores de aquel evento. De izquierda a derecha de arriba abajo: Casiano García Torrens, Manolo Quintero, Vila, Juan Pedro Pérez Rodríguez (Peyo), Eliseo Álamo  Domínguez, J. M. Machín, Miguel Ángel (Pablillo), Lorenzo “El Oreja”, José Manuel “El Turuta”, Fermín Delgado, Domingo Domínguez Luis, Domingo Burgo, Panchi, Quico, Roberto, Fabio, Cecilio Arbelo, Fernando Álbelo “El Maruca”, Francisco Delgado Pineda etc.….
Además fue muy significativa, a siete meses de la muerte del generalísimo  Franco (junio de 1976),  la lucha hasta por un baile de magos popular. Costó lo suyo, basta con mirar el logo del yugo y las cinco flechas que se ven en la foto, en las banderas de los balcones centrales de la casa consistorial,  pues la entonces juventud le ganaban al Liceo de Taoro la exclusiva del Baile de Magos, con la enorme recogida de firmas después de la muerte del Dictador, aún no sin restaurar la democracia en nuestro país.
La lucha de este grupo fue titánica, supuestamente el primer exponente de pendencia popular en Canarias después de la muerte del generalísimo.
Es verdad que el baile de mago de La Villa de La Orotava lo comenzó y lo organizó el Liceo de Taoro al igual que la Romería de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza. En principio se establecía en la Terraza del desparecido Cine Teatro Atlante, hasta que la mencionada sociedad adquirió el inmueble en la calle de San Agustín, donde lo continuó celebrando. Pero nunca fue en exclusiva para sus socios, también era para los no socios, pero con cuotas dinerarias diferentes.
Inconvenientemente de manera que iban pasando los años el baile partía germinando, hasta que se llegó al año 1975, cinco meses antes del fallecimiento del Generalísimo, la sociedad orotavense Liceo Taoro pidió autorización al Excelentísimo Ayuntamiento de la Villa de La Orotava para ocupar parte de la calle de San Agustín, cerrándola con unas vallas metálicas, que cubrían el espacio desde la Farmacia de Torrens hasta la mansión de Maximino Álvarez Arbelo, dejando libre la acera del frente, desde el fidedigno estanco de Anita Martín hasta la esquina con la calle El Agua (actual Tomás Zerolo) para el paso de los transeúntes y la entrada y salida a las mansiones  - comercio de don Casiano García Feo.
Con este proceso se despojaba parte de una calle pública. Lo que motivó el desagrado de muchos orotavenses que estuvieron a punto de tirar las vallas, e irse a la plaza del Ayuntamiento y bailar en ese lugar donde se celebraba una verbena popular por las Fiestas Mayores de la Villa (en sustitución de un festival de variedades que se celebraba ese día festivo y había desparecido entonces).
Tanto fue así, que al año siguiente 1976, se produce una reivindicación popular a través de recogida de firmas que realizan varios jóvenes orotavenses conjuntamente con la Asociación Juvenil Tauro que tenía su sedes en la calle de Fernando Fuentes frente al Balcón de las Calaveras en Farrobo. El Fallecido Domingo Domínguez Luis había iniciado una serie de artículos publicados en la prensa sobre la necesidad de hacer un baile de mago popular debido a que el antiguo Liceo usurpaba parte de la calle pública.
En el mes de junio del año 1976 se desarrolla el primer baile de mago popular en La Plaza del Ayuntamiento de La Orotava. Aunque en la foto expuesta en este articulo, solo aparecen varones, hubo muchas jóvenes que colaboraron muchísimo.
Las celosías que rodeaban la plaza del Ayuntamiento se hicieron entre todos desde semanas antes y los elementos decorativos, (arados, yugos, cestos...) eran de las antiguas carretas de Don Casiano García Feo.
Como en ese tiempo muchas gentes no tenían traje, se exigió como mínimo para participar en el baile, pantalón negro, camisa blanca y fajín rojo. Con vista a esta normativa, y a estar la plaza cercada para obligar que la gente fuese vestida de mago, los organizadores tuvieron muchos problemas en el acceso donde la policía intervino en algunos momentos violentamente para impedir el paso a los transeúntes con vestuarios no relativo para el acto.
A partir de ese año, el baile de mago se celebró a dos bandas, en sociedad en el Liceo Taoro, y en la plaza del Ayuntamiento como popular.
Era alcalde de la Villa de La Orotava don Juan Antonio Jiménez González, el cual felicitó a través de misivas a los organizadores y al Club Juvenil Tauro, por su buena organización y dirección.
Lo curioso que años después, para muchos de aquellos jóvenes promotores, se le viró el péndulo, puesto que en la actualidad están en la posición opuesta a la que defendieron en el momento.
Según me cuenta el amigo y convecino de la Villa de La Orotava Casiano García Torréns: “…El viernes de Las Fiestas de 1975, un grupo de amigos de la Asociación Juvenil Tauro, tras cenar en La Perdoma, decidió ir a la Verbena de la Plaza del Ayuntamiento con su traje de mago. Pasada una media hora de estar en la Verbena, la guardia civil hace acto de presencia y el sargento sube al escenario y dice por megafonía:"Se suspende esta Verbena por orden gubernativa" y todo acabó aquella noche. El único Baile de Magos era en el Liceo y para las autoridades aquello de asistir con traje típico a la verbena de la plaza era toda una provocación. Aquel día comenzamos la lucha para lograr un Baile de Magos en la Calle mediante recogida de firmas, actos divulgativos y una ingente movilización en la que colaboraron también otros colectivos. El resultado es el Baile de Magos en la Calle como lo tenemos hoy. …”
Según me cuenta el amigo y compañero de docencia de la Villa de La Orotava; Raúl González Suarez entonces presidente de la Asociación Juvenil Tauro: “…En el baile de mago del año 1975, un grupo de jóvenes orotavenses se reunieron y contribuyeron a celebrar la cena del Baile de Mago en el lugar conocido por “La Cancela”, en un inmueble que entonces lo tenían arrendado la Agrupación Juvenil Teide. Al acabar dicha cena bajaron al baile de mago, como muchos de ellos no eran socios del Liceo y se encontraron con el vallado de la calle de San Agustín por parte de dicha sociedad. Optaron por ir a bailar vestido de magos a la plaza del Ayuntamiento, donde se celebraba una verbena popular. Lo insólito del caso, que se le presentaron los entonces agentes municipales o del orden y le dijeron que bailar en esa verbena vestidos de magos no era conveniente, puesto que el baile de mago estaba localizado en el Liceo.
A partir de ahí comenzaron a inmovilizarse y lograr que en el año 1976, se organizara el primer baile de mago popular.
A titulo anecdótico, el entonces alcalde don Juan Antonio Jiménez González, los sitos para una reunión en el Ayuntamiento, y le ofreció cincuenta entradas para que dejaran de organizar el baile de mago popular y fueran al Liceo, ya que las damas entraban gratis. Esto conmovió a los allí presentes que se lo comunicaron al grupo, y acordaron por unanimidad, seguir con el proceso democrático de organizar el Baile de Mago en la Plaza del Ayuntamiento de la Villa.
Raúl González Suarez me entrega un documento en el que se especifica la entrega al Ayuntamiento por el entonces joven Casiano García Torrens de 71 folios conteniendo dos mil quinientos noventa y siete firmas de ciudadanos de la Villa,  de los cuales se hace responsables.
Además se le entrega un documento por parte del Ayuntamiento de la Villa de La Orotava a la comisión organizadora, de concederle una subvención de 50.000 pesetas para organizar el primer baile de mago popular, para gastos de orquesta y adornos del recinto festero…”
En fin desde ese año 1976, los pueblos de Tenerife, comenzaron a organizar bailes de magos populares, entre ellos el famoso de la calle de La Noria de Santa Cruz de Tenerife, o el de la Plaza de Europa en el Puerto de la Cruz.
Soy de lo que opino, que a estos organizadores, muchos de ellos ya no están entre nosotros, se le merece un homenaje no solo a nivel de la Villa de La Orotava, sino de todo Tenerife, puesto que gracias a su iniciativa el baile de margo nació con la característica de popular.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL


No hay comentarios:

Publicar un comentario