domingo, 31 de julio de 2016

DON RAFAEL PINILLOS SÁNCHEZ EN EL RECUERDO



Fotografía tomada en la playa de Martiánez (Charco de la Soga) del Puerto de la Cruz con su nieto, correspondiente al principio de los años setenta del siglo XX.

La amiga desde la infancia de la Villa de La Orotava; Mgracia Pinillos Serrano remitió entonces la información de su padre, el recordado veterinario de la Villa don Rafael Pinillos Sánchez. Natural de Baza provincia de Granada donde nació precisamente su hija Mgracia Pinillos Serrano en el año 1939.
En el año 1942 vino a la Villa de La Orotava a  tomar posesión de la plaza de veterinario titular.
Casó con doña Concepción Serrano Moya natural de Córdoba capital, nacida el día 8 de diciembre de 1915.  Murió en la Villa de La Orotava el día 7 de Septiembre de 2001. El matrimonio tuvo tres hijos; Mgracia, Jesús y Rafael Pinillos Serrano.
Fue profesor de los colegios; Farraís, Santo Tomás y  San Isidro de La Villa de La Orotava y San Agustín de Los Realejos.
Falleció en la misma Villa el día 10 de Agosto de 1976. Un extraordinario hombre amigo de sus amigos, adoraba a su familia e incluso a su ciudad adoptiva la Villa de La Orotava.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL


JURA DE BANDERA



Histórica fotografía que remitió entonces el amigo de la infancia de la Villa de La Orotava;  Isidro de León Domínguez, correspondiente a la Jura de Bandera del Batallón Borbónico del acuartelamiento de San Agustín. En la plaza del Ayuntamiento de la Villa.
En el contenido de la fotografía, podemos observar, en primer lugar;  que la plaza villera está sin losetas, con las palmeras recién sembradas, sin cercar con los clásicos  balaustres. Y segundo, el actual garaje de la Mansión Viñas y Lugo, frente a la esquina norte de la misma plaza, no está construido tal como lo vemos en la actualidad, puesto que entonces en la foto era una casa de dos ventanas y una puerta, con tejado de dos aguas.
A titulo anecdótico, decir; que mi abuelo paterno José Álvarez Luque, natural de Antequera (Málaga), llegó a la Orotava con el batallón borbónico de Málaga, en la quinta del año uno.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

EL ORIGINAL BAR PARADA (I)



Final de la década de los años cincuenta del siglo XX, calle El Calvario de la Villa de La Orotava, empezando por la iglesia – templo – convento de San Agustín hacía abajo. Percibimos estacionados a la derecha dos coche de la época, uno que no llega a vuestros recuerdos el Austin Rubia de carrocería de Madera. Bajando a la derecha el inolvidable, original y desaparecido Bar Parada de estilo mudéjar color amarillo, que se construyó para instalar la Parada de Guaguas y terminó siendo Bar muy famoso, en la parte alta estaban las mesas de servicios entre celosías de madera color verde.
Bajando a la izquierda el Bazar de don Eustaquio García, casa aún sin la colocación de los pivotes y balconadas de madera de estilo canario, donde trabajaban Isidoro Sánchez (padre), su cuñada Gloria García y el empleado Manolo Perera, en esa mansión nacieron los hermanos Isidoro, Francisco, Nani y Dardi Sánchez García, le sigue los Suministros de Juan José Pérez Betancourt padre del doctor y amigo Pedro Eustaquio (Chicho). Por la derecha el edificio del Cine Orotava conocido por el Cine de don Casiano, le sigue la escuela de doña Lucía Mesa, a continuación la Avenida de José Antonio(hoy Canaria) recién construida, el edificio de Fariña aún en obra donde actualmente está la pizzería La Palestra, a continuación la Tasca de don Pepe Hernández, trabajaba sus hijo Toribio Hernández Fariña, parada de guaguas al frente del portuense maestro David, carrito del Guardia Pérez que regentaba su hija Aurora donde se colocaban las carteleras de los partidos de fútbol en el estadio Los Cuartos, Bar Fariña, Parada de guaguas para Santa Cruz de Tenerife y a la izquierda edificio oficinas central de la FAST. La calle era más estrecha, el puente del escultor Estévez estaba en proyecto, todavía no se había construido, y para mi esta impresionante fotografía me sirve de muchísimos recuerdo de mis años infantiles, en la escuela de doña Lucía Mesa, el comienzo de las procesiones de la semana Santa Villera desde templo de San Agustín, la inauguración del Cine Orotava con la proyección de la película norte americana con banda sonora de música militar “El diablo de las aguas turbias” y por último el tramo final de la inolvidable Romería de San Isidro, puesto que es mi calle, donde nací en el número 34 y donde vivo actualmente en el número 46.
El amigo desde la infancia de la calle El Calvario de la Villa de La Orotava; ISIDORO SÁNCHEZ GARCÍA remitió: "...Gracias por la foto, que según Evaristo Fuentes es la mejor que ha visto en la historia retrospectiva de la Villa. Creo que los Morris y los Austin era de la misma fábrica. La familia de los Mora, Domingo y Sergio y Toño, comenzaron a regentar el nuevo Bar Parada después que el ayuntamiento presidido por Pepe Estévez ordenase derribar el viejo edificio que aparece en la foto. O sea que la familia de don Aurelio, que era de Soria, y el viejo usaba una boina muy particular, fue la última en administrarlo. Se fueron a vivir a Granadilla y montaron una tienda de comercio. Hablo de los años 1955 al 1960. Desde allí recuerdo que le recomendaron a mi abuelo Eustaquio que invirtiese en el sur y por ello compró un solar en El Médano donde construyó, con la ayuda de maestro Gabriel Dorta, una casa playera. También don Casiano García Feo le recomendó que comprara unos terrenos en la zona de San Isidro-Médano que posteriormente le expropió el Cabildo para el Plan de Balsas. Una de las chicas de la familia de don Aurelio trabajaba como funcionaria en la UE y me vino a saludar cuando me vio en la lista española de eurodiputados en el Parlamento Europeo.
Pero la verdad que la foto es genial hasta el punto que Francisco mi hermano me llamó para comentar que los chicos que aparecen en la acera de la izquierda son él y mi hermana Milagros..."

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

EL REFUGIO DE ALTAVISTA (I)



Fotografía del principio del siglo XX o final del XIX, referente al Refugio de Altavista en el Teide. Propiedad del Archivo Municipal de La Villa de La Orotava en la calle de San Sebastián.

Construido en el año 1891 por el científico anglosajón  George John Scarlett Graham Toler, Consciente de la ausencia de un lugar para pernoctar los excursionistas a  la montaña más alta de España –El Teide-, en la tercera estructura volcánica más alta del mundo que se encuentra formando parte del parque nacional de Las Cañadas y que está sobre suelo declarado últimamente por la UNESCO como patrimonio de la Humanidad, decidió construir un refugio en una explanada conocida como Altavista.
George John Scarlett Graham Toler,  Nació en Londres en 1850, falleció en la Villa de La Orotava 1929. Era hijo único de una familia acomodada inglesa de religión anglosajona, los honorables Otway Lortesene Graham Toler y Henrietta Elizabeth Scatlett y nieto del distinguido Barón de Abinger.
James Scarlett. Graham Toler se acercó a Tenerife a la edad de 39 años con su cámara fotográfica y una caseta de campaña con la que pernoctaría por diferentes puntos de la isla (Granadilla, Las Cañadas, etc.) buscando el lugar ideal para la cura de su enfermedad.
Combinó el periodo de su convalecencia con la toma de fotografías de Tenerife, dedicando un buen número de ellas al Teide, montaña que admiraba como la totalidad de sus compatriotas.
El Refugio de Altavista fue propiedad suya, quien lo cedió en el año 1927 al Ayuntamiento de La Villa de La Orotava, para que fuera administrado por un Patronato formado por: Don José Monteverde y Lugo, Don Domingo Salazar y Cólogan, Don Casiano García Feo y Señor  Alcalde de La Villa de La Orotava. Dicho Patronato nombró administrador a Don Casiano García Feo y Guía del Teide a Don José Bethencourt Miranda.
Haciéndose cargo del mismo en el año 1950, el Cabildo Insular de Tenerife.
Restaurado y modernizado por el recordado constructor villero don Manuel Martin Méndez, según proyecto del arquitecto y alfombrista orotavense don Tomás Machado Méndez y Fernández de Lugo en los sesenta del siglo XX.
Finalmente fue reformado totalmente en el año 2007, consta de dos edificaciones y está dotado de: enfermería, salón, comedor y cocina. Tiene tres dormitorios comunes con una capacidad total para 54 visitantes. 
Las estancias disponen de calefacción y las camas están totalmente equipadas con sábanas y cálidos edredones -no es imprescindible llevar saco de dormir-. Dispone de aseos sin duchas.
No hay que olvidar que un refugio no es un hotel, ni sin siquiera un albergue. Es algo que los montañeros ya aficionados a la montaña entienden.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL