martes, 23 de agosto de 2016

CALLE EL CALVARIO (I)



“…En la calle del Calvario / faltan tres personas / Maria la Sorpuesta / Rita la montona / y le sigue la corriente / Amparo la Reverona…”
Fotografía referente a la calle El Calvario de La Villa de La Orotava, principios de la década de los años cincuenta del siglo XX. A la izquierda vemos a mi padre Juan Álvarez Díaz (camisa blanca) acompañado del entonces gerente delegado de la Compañía Texaco de Tenerife don Santiago Marrero. Por encima observamos el surtidor de bomba de la compañía Texaco que regentaba mi padre Juan Álvarez Díaz. La muchacha que baja por la acera izquierda es Mercedes Arocha, lleva en su cabecera un casco con la comida del cochino, este era el entristecido trabajo de jóvenes de aquella época desoladora.  Lo curioso del panorama, es que los arboles “plátanos de india”, están dentro de la plaza de Franchi Alfaro (en la actualidad están fuera, obra del ex alcalde don José Estévez Méndez que modificó el acertamiento y la entrada por el sur), el muro de la plaza mencionada llegaba a la acera izquierda

La calle El Calvario en La Villa de  la Orotava, debe su denominación a la ermita El Calvario, fundada por los franciscanos, ubicada al extremo de la aludida rúa. En tiempo de la Segunda República Española, cambió de designación por “14 de Abril”, conmemorando así tales efemérides. Las Tertulias era el punto de encuentro de amigos, vecinos y convecinos. Eran tiempos de unidades tan distintivas y íntimas en todo el sentido. Cuando alguien se moría, se permitía, que los más pequeños se quedaran la noche en casa del vecino, para tranquilidad y sosiego.
El  Tin fue una de las tertulias, que se formó en la gasolinera de mi padre Juan Álvarez Díaz, integrada por taxistas e industriales de la calle. Tenía su  lugar de encuentro en la finca  “Mestre Juan” en la Florida propiedad de don Fernando Méndez y Ponte, en casa de don Casiano García Feo en las Cañadas y en la finca “El Pozo” en el Rincón.
Frente al bar - restaurante Fariña, estuvo establecida la F.A.S.T. (Sindicato Agrícola Norte de Tenerife), entidad histórica de exportación platanera. En el inmueble anexo residió mucho tiempo el Correo. En el lugar donde hoy se encuentra la sala “Power” antiguo cine Orotava, había una casa de estilo canario de dos plantas que poseía hermosos jardines ante su fachada que lucía balcón con celosía. La mansión era propiedad primero de don Domingo García Medero y posteriormente de don Cristóbal Rodríguez.  Desde la plaza del kiosco hasta el bar - restaurante Fariña, hubo una fila de plátanos del Líbano, que daban sombra a las paradas allí existentes. En lo bajo de la plaza de la Constitución había unas arquillas donde los vecinos del lugar se disputaban el agua.
En la mediana de la vía está la Mansión de don Antonio León, una de las primeras edificaciones de la calle, de estilo tradicional, con balcón y ventanas de excelentes labores de cojinetes, sobresale la colección de cactus canarios en su patio central, considerada como una de las mejores de Canarias. Esta casa del siglo XVII la vivió en diferentes épocas la familia; Viera, y Villalva. Fue sede de ensayo de los grupos teatrales del Liceo Taoro, y acuartelamiento en la guerra civil española, y estuvo el comestible “Los Molinas”. La Mansión continua, donde están los talleres de Villavicencio, muy parecida a la anterior, está por restaurar pues se encuentra en deplorable estado. Estamos a la espera de un progresivo acuerdo con vista a una futura restauración por el bien de la villa. Este caserón se utilizó como cuadras y cocheras de los señores López Buenafuente, de coches de caballos que comunicaban la villa con la capital, cambiando en Tacoronte la caballería. En ella estaba la barbería de Perico conocido por “Él Tiznado” con su cría de pájaros, la peluquería de Manuel que tenía a su hijo Fernando de zapatero en la esquina del fondo, y la sastrería de don Lorenzo Villavicencio. Doña Imelda Afonso mujer elegante, culta y llena de literatura y poesías. Su talante hospitalario, su profunda formación, fueron muy conocidas.  Su humor fue el de un ser cuya experiencia le permitió relativizar todas las cosas, las de la historia grande y la de la historia menuda.
En el corazón de la arteria se encuentra la plaza de Franchi Alfaro, que el 25 de junio de 1879, los señores Luis Fumagallo y don Miguel Rodríguez y Borges presentan al Ayuntamiento una solicitud para arreglarla. Posteriormente se sacan a subasta la construcción de los muros de contención y circunvalación, los trabajos duran varios años causando problema al batallón de la villa que acostumbraba a efectuar sus ejercicios en el lugar. Don Aarón Otazo plantó la arboleda. En el acuerdo plenario del 26 de junio de 1889 se le pone la actual denominación de Franchi Alfaro (patricio que pidió a la Corte que se le diese a la Orotava juez con jurisdicción independiente, concediéndole a la Orotava él titulo de villa).
A continuación se encuentra el Llano San Sebastián, paraje donde apacentaban sus rebaños los lugareños. En ese lugar, en el año 1746 se comienza a construir el hospital de la Santísima Trinidad, aunque ya finalizada la construcción se decide instalarlo en el convento Franciscano (1848). Al final de la calle se encuentra la ermita “El Calvario”. Construida por los franciscanos en el año 1669.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada