miércoles, 24 de agosto de 2016

DE CAMINO AL PARAQUE DE DOÑA CHANA



Fotografía correspondiente a los años veinte del siglo XX, cuando se construían; los huertos, jardines y la Mansión que hoy forman el magnífico Parque natural de doña Chana en la Villa de La Orotava, entonces se le bautizó por “Villa Remedios”. Fue construida por la familia Suarez García, proyectada por el arquitecto; VILLA CALZADILLA, con estudios en Madrid.

Artículo que remitió entonces el recordado amigo de la infancia en la Calle El Calvario de La Villa de La Orotava; Nazario Hernández García (Chile) fallecido.
Un artículo escrito de sus tradicionales paseos hacía el renovado parque de “DOÑA CHANA”, que en principio se llamó “VILLA REMEDIOS”, y que después se le conoció por la casa de doña Sebastiana Bravo de Laguna y del Castillo y de su esposo Don Mariano de Brier y Ponte. Casa de DOÑA CHANA. Y que tituló “DE CAMINO AL PARAQUE DE DOÑA CHANA”: “…El camino al Parque de Doña Chana nos lleva a pasear por la zona nueva de La Villa, que podríamos llamar la nueva Orotava. Aquí no hay casonas antiguas ni plazas ajardinadas ni esquinas que, al traspasarlas, nos ofrecen calles empinadas y adoquinadas. Esta avenida que lleva por nombre el de Emilio Luque Moreno, en recuerdo de este doctor, del que La Orotava tantos beneficios recibió. Hoy ha sido ocupada, casi en su totalidad, por el comercio y la banca, que se acurrucan bajo la refrescante sombra que produce el arbolado que la recrea.
Está vigilada desde lo alto por una esbelta y larga, largísima, araucaria que tuvo por compañera, hace muchos años, otra igual de esbelta que sacrificaron en beneficio del progreso.
El primer reclamo que nos encontramos es un amplio y majestuoso edificio construido bajo el patrocinio de Sor Soledad Cobián, Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl, que alberga el colegio de La Milagrosa, baúl donde se conservan los inicios culturales de la Villa. Sobresale por la escalinata que nos lleva a la segunda planta con dos espacios laterales bajo los cuales se encuentra otro corredor porticado con arcos en su parte inferior. Allí nos recibe un alegre e infantil griterío que en sus juegos "fabrican" los niños. Son, como dice la copla, "cadencias y arrullos, transportados por la brisa en calma" que dan tanta personalidad a ese lugar.
Y más adelante, entrando ya en el Parque de Doña Chana, nos encontramos con la zona recreativa infantil y gozando de los perfumes que produce tanta vegetación, nos esperan, como guardianes custodios, vigilantes y orgullosos de su belleza la casia, ésa a la que, la protagonista de mi anterior cuento, llamó "el árbol de los pétalos amarillos del otoño". Es una especie nativa del este americano, de porte abierto, ramillas pendulares que al más insignificante soplo de brisa, alfombran los suelos. Gozan de gran aprecio como elemento exótico en el jardín. Acompañando a la casia está la extraña, elegante y verde - un verde oscuro y brillante, tibouchina. Es nativa de Ecuador y Colombia. Sus hojas son terciopeladas y muestran un color verde en el haz, que se torna más claro por el envés. Sus flores son satinadas de un púrpura o violeta intenso. El trópico americano nos envió estos preciosos regalos. Ambas joyas de la botánica, entablan un amistoso desafío que no tendrá vencedor. Reconozco que siento especial atracción por ambas especies.
Un amplio espacio de terreno acoge a la strelitzia, también llamada ave del paraíso. Son flores exóticas que recuerda la cabeza de un ave. Las hojas son grandes y espectaculares. Se encuentran de forma natural en Sudáfrica pero se cultivan en climas cálidos en todo el mundo; en regiones frescas son apreciadas como ejemplares de invernadero.
La flor de Pascua, próxima ya a su floración, nos hace un guiño invitándonos a su fiesta. La enredadera trepa por los hierros que configuran la pérgola señalando sus límites. Margaritas, adelfas, geranios nos conducen a la Casa de Doña Chana final de nuestro paseo.
Así he visto yo este delicioso lugar de nuestro pueblo…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario