miércoles, 31 de agosto de 2016

DIEZ PANADERÍAS TRADICIONALES



Las diez panaderías tradicionales con las que cuenta La Villa de La Orotava, alguna de ellas con una antigüedad superior a los cien años, han recibido el VIII Premio Artesanía y Patrimonio Villa de La Orotava, según ha estimado por unanimidad la comisión de Educación y Cultura.
Dos de los establecimientos han sido testigos de tres siglos, ya que fueron fundados a finales del XIX. Fueron coetáneos de la pérdida de las últimas colonias, de los sucesivos regímenes políticos de España, de la Guerra Civil y de las dos guerras mundiales, entre otros hechos trascendentes. Se trata de Panadería Valladares, fundada en 1898 por Constanza Valladares cuando comenzó a fabricar pan y tortas de manteca en Pino Alto, un paraje desde el que se aprecia la totalidad del Valle. Y Panadería Los Núñez, que data también de finales del siglo XIX. Además de pan y tortas de manteca, elaboraban tortas de millo en el mismo emplazamiento en el que hoy en día sigue estando la panadería, en la Villa Arriba.
A las dos anteriores se suman Panadería Santiago Bautista, fundada hace aproximadamente un siglo en la zona de La Piedad; Panadería Barroso, que abrió sus puertas en 1926 en Los Altos de la Orotava y fue la única en la zona durante mucho tiempo; Panadería León, que comenzó a hacer pan en 1946, una labor que se ha ido transmitiendo de generación en generación; Panadería Jovita, en la calle La Magnolia y data de 1947; Panadería Hernández Machado, fundada en 1946, y regentada en la actualidad por los seis hijos varones del fundador; Panadería Páez Mesa, famosa por los rosquetes rellenos de dulce de guayabo, fue creada en 1948; Panadería El Valle, de 1960 y cuya fundadora, Margarita González, creció entre sacos de harina y horneadas de pan; y Panadería Marrero, que tiene su origen en el año 1966, en el barrio Bebedero.
La amiga desde la juventud de la Villa de La Orotava, residente en Santa Cruz de Tenerife, María Luz Rodríguez González remitió entonces estas notas: “…También fue muy antigua la panadería de Ramón Hernández, una pequeña panadería en la calle Doctor González, subiendo hacia La Piedad en la Villa Arriba, a Ramón le ayudaban su madre y su tía, a la muerte de estas Ramón se busco un ayudante.  …”
La amiga desde la juventud de la Villa de La Orotava, María Juana de La Rosa Hernández remitió entonces estas notas: “…Si la panadería de Pilar, Ramón hijo de doña Carmen y con ellos trabajaba Vidal, cuando venia el día de San Juan me hacia un pan en forma de muñeco y mi abuela lo ponía en la silla que adornaba con frutas y verduras, cuantos recuerdos. Yo creo que era la zona de la Orotava donde había más panaderías, que yo recuerde, la de Núñez, Pilar, Tomasa la de Miguel (el gofio) Conchilla, Pejapan, Doña Juana (Pancho el cojo), Jovita, Margarita, Catalina (la rosquetera) , Pancho que repartía el pan con un burrito, seguro que se me queda alguna mas, pero era salir al patio de casa y el olor a pan caliente era impresionante…”
Desde la octava isla (Venezuela - Caraca), el amigo; Pepe Polegre Arbelo, remitió entonces estas notas: “…al comenzar la calle la Estopa había una que hacia pan y roquetes la Señora se llamaba Braulia yo iba mucho ahí pues mi madre llevaba los que a hornear ahí…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario