lunes, 29 de agosto de 2016

EL VIEJO TELEGRAFO DE LA VILLA DE LA OROTAVA



En esta fotografía de la Plaza de La Villa de La Orotava, conocida por La Constitución, La Alameda, la del Kiosco de la Música y la de Los Soldados. Me llama la atención este edificio sedes del telégrafo en la primera mitad del siglo XX.
Un inmueble que conocí aún siendo un niño, al que acudía con mi padre Juan Álvarez Díaz a poner telegramas, allí estaba nuestra querida Lolita Murillo, siempre con las teclas del viejo telegrama.
Una hacienda que desapareció a través de la picona del hombre (recuerdo de niño pasar por la plaza y ver a manos humanas picando el fondo del terreno)  para fabricar en ese lugar el recordado Banco Bilbao.
Tratase de una edificación clásica canaria de una puerta central, dos ventanas en los laterales y tres en la parte alta. Las oficinas del telégrafo correspondiente al servicio al público, estaban en la parte baja, entrando a la derecha y a la izquierda el despacho del jefe de la Administración señor don Augusto Méndez. Mientras en la parte alta estaba su vivienda.
Entonces un bello rincón villero, con sus clásicos automóviles, que circulaban en ambos sentidos, puesto que aún no se había construido el Puente.
Caballeros sentados en los clásicos bancos que aún se conservan, con sus trajes de galas y sombreros.
Puedes que ese señor sea de la alta de la sociedad orotavense de entonces, ya que por ese costado sur de la plaza, según nos cuentan  paseaban esos señores.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario