miércoles, 31 de agosto de 2016

FRANCO EN EL PUERTO DE LA CRUZ, OCTUBRE DE 1950



Octubre del año 1950, El Generalísimo Don Francisco Franco visita las Islas Canarias. 
Concretamente en esta foto lo observamos en el Hotel Taoro del Puerto de la Cruz acompañado de su señora Doña Carmen Polo, del entonces alcalde de la ciudad Don Isidoro Luz Carpenter y su señora Doña Magdalena Cúllen y Lugo. Lugar donde se le sirvió una merienda.
Lo más probable que Don Isidoro Luz Carpenter, le esté adelantando datos de reconvertir la ciudad portuense en una metrópolis turística que cambiara a lo largo de las dos siguientes décadas la vida social de los portuenses y de los tinerfeños.
Entonces un servidor dolo tenía tres meses de edad, no recuerdo lógicamente esa visita del dictador pero si se la he oído hablar a muchas gentes mayores. Me cuentan que pasó por las calles de la Orotava, en el interior de varios coches y que no vieron nada a su paso. Mi profesor y compañero de docencia Félix Calzadilla Rocío ya fallecido, me contó que entonces estaba haciendo las prácticas de Alférez de las milicias universitarias del antiguo IPS, y le ordenaron hacer un cordón de milicianos en los alrededores de la Universidad de La Laguna.
El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava, aparejador jubilado, licenciado en ciencias de la información por la universidad de La Laguna; Evaristo Fuentes Melián “Espectador”, remitió entonces estas notas sobre la visita del generalísimo al Valle de La Orotava en el año 1950 y que tituló “Franco 1950”: “…    Por el reportaje documental que me enviaron ayer (17/09/2012), de Franco recibido  clamorosamente en Bilbao el año 1950, solo he de decir que las cosas cambian en el trascurrir del tiempo.
En 1950, mi padre tenía manga y con toda mi familia fuimos y vimos  entrar a Franco, desde una ventana del Cabildo, por el muelle de Santa Cruz de Tenerife; luego, en la ULL, nos situaron junto al portal del edificio principal, a escasos veinte metros, a ‘un tiro de piedra’ del Generalísimo; y al día siguiente, pasó por mi casa de La Orotava, Villa Arriba, deprisa como un celaje, eran unos veinte coches de lujo y no se sabía en qué coche iba Franco;,  y no paró en la Villa,  sino que vino a parar para tomar un ‘refrigerio’ en el Hotel Taoro del Puerto de la Cruz.
(Entre  paréntesis: Hotel Taoro que está cerrado desde hace más de treinta años, porque el Cabildo de ¿todo? Tenerife no se quiere gastar una perra,  ni mucho menos los millones de euros que se ha gastado en el Hotel Mencey). (Cierro paréntesis).
Las malas lenguas dicen que Franco, en octubre de 1950, pasó deprisa por la plaza de España de Santa Cruz y por el centro de La Orotava sin <aparar>,   ¡por miedo a un atentado!    Yo, la verdad, siendo un niño, no comprendía cómo y por qué iba Franco tan deprisa por todos lados. Y eso de la remota posibilidad de un atentado, puede ser un motivo justificado de sus prisas…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario