jueves, 25 de agosto de 2016

LA MANSIÓN DE LOS “QUINTERO – ESTÉVEZ”



Fotografía que remitió entonces la amiga desde la infancia y profesora en la Academia Mercantil Atlántida de La Villa de La Orotava; Estela Quintero Estévez y su hermano el amigo Pepe, referente al verano del año 1958.
Corresponde a la mansión que construyeron sus padres; Felipe Quintero Hernández e Higinia Estévez (tres hijos; Felipe, Estela y José), en el histórico lugar orotavense conocido por “La Sidrona”. Antigua carretera de Las Cañadas (El Pinito), actual Avenida del Obispo Benítez de Lugo.
Podemos observar el patio anexo, con puerta y un nisperero, que la familia se lo cedió al ayuntamiento para construir la actual calle “El Tejar” (ensanche). Por la derecha se encuentra solamente el salón del camionero; Miguel González “Leal”, donde guardaba su camión, y posteriormente fabricó su vivienda en la huerta anexa, como la vemos actualmente (puerta de entrada a la finca por la derecha).
La carretera aún no tenía aceras, de la mansión hacía abajo (ermita el Calvario), había un muro con huertas de cultivos ordinarios y de plataneras. Y hacía arriba, otro muro con huertas de plataneras.
Pepe Quintero Estévez, me indica que “…El Vehículo estacionado es de su hermano Felipe Quintero Estévez. Era un Ford BABY TF 5989…”
A Felipe lo recuerdo ver trabajar en la calle El Calvario en la Ferretería de “Las Afortunadas”. Su padre; Felipe Quintero Hernández, fue chofer primero de la parada de Taxis Piratas de la Villa y posteriormente de las guaguas  “Transporte de Tenerife” (micros Commer Exprés). En la azotea se encuentra Estela Quintero Estévez (hija – maestra nacional) y en la ventana de la izquierda su madre Higinia Estévez.
Curiosamente se da la particularidad que la única luz que iluminaba el lugar, es la procedente de su propia vivienda, situada en la parte superior de la portada principal.
Mi querida maestra Estela Quintero Estévez remitió estas notas: “…Que a la izquierda de la foto se ve la puerta semi - abierta y la pared que separaba el patio del exterior  (hoy, salida de la calle El Tejar a la “Sidrona”) y que era propiedad de su padre Felipe Quintero Hernández, la cual formaba parte de su casa, siempre con muchos claveles de distintos colores, en el patio y en toda la azotea…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada