viernes, 26 de febrero de 2016

SEMANA SANTA DE LOS REALEJOS



Aunque antiguamente la Semana Santa de Los Realejos fue una única celebración en la que participaban tanto la feligresía de la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago del Realejo de Arriba, como la de la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción del Realejo de Abajo, articuladas por la existencia en lugares estratégicos de tres conventos, uno de Franciscanos, el Convento de Santa Lucía; y otros dos de Agustinos en el actual barrio de San Agustín, uno de frailes, el de San Juan Bautista, y otro de monjas, el de San Andrés y Santa Mónica. Tras la desaparición de los conventos en el siglo XIX, y el reparto de las imágenes entre ambas parroquias, la Semana Santa pasa a dividirse definitivamente, dando lugar a la actual conformación, en la que coexisten, en un mismo municipio, dos "semanas santas" diferenciadas.
Por un lado la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago, cuya Semana Santa sigue fiel a la tradición de que sus pasos sean cargados a hombros en su totalidad, y la cual, tras la incorporación reciente de nuevas tallas de importantes escultores andaluces, posee una Semana Santa en la que perviven tradiciones muy antiguas, como por ejemplo la "Procesión del Resucitado" en la mañana del Domingo de Resurrección, en la que procesiona la custodia con Sagrada Eucaristía bajo palio; con costumbres nuevas, como la procesión del "Cristo de la Oración en el Huerto", obra del imaginero cordobés Antonio Bernal Redondo.
De indudable importancia histórico-artística es El Nazareno, obra tallada en 1637 por Martín de Andújar Cantos para el Convento franciscano de Santa Lucía y que pasó al Apóstol Santiago definitivamente en el año 1856. El Nazareno desfila, desde su traslado a la parroquia, en la Procesión del Encuentro que tiene lugar al medio día del Viernes Santo, y en la que se escenifica el encuentro de Jesús con San Juan Evangelista y La Virgen María, así como con al Santa Mujer Verónica y la Magdalena. De igual manera, y desde que en 1991 se fundara la Franciscana Cofradía del Nazareno, ésta organiza en la tarde del Domingo de Ramos, con toda solemnidad, su función propia, en la que, además de imponérsele las medallas-insignias de la cofradía a los nuevos hermanos, procesiona la venerada Imagen de El Nazareno.
Merece mención también la imagen del "Señor Difunto", imagen que los estudiosos consideran muy próxima al lenguaje artístico del XVII. Poseyó camarín frente a la fachada principal del templo. El Cristo procesiona desde 1733 en su urna de madera dorada, custodiada por seis ángeles plorantes. Con esta imagen, al igual que en otros lugares de la isla, se realiza la noche de Viernes Santo la ceremonia del Santo Entierro, a la entrada la Procesión Magna, desfile en el que participan los doce pasos que procesionan en esta Semana Santa realejera, todos ellos llevados a hombros por "cargadores".
Entre las nuevas adquisiciones y donaciones que se han hecho recientemente para esta Semana Santa, y además de la ya mencionada "Oración en el Huerto" merece también mención al paso de "La Piedad" obra también del cordobés Antonio Bernal Redondo, así como el "Señor Preso" del gaditano Luis González Rey.
Por otro lado, la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, que aunque poseyó un gran patrimonio escultórico atesorado durante siglos, sufrió en noviembre de 1978 un pavoroso incendio en el que desapareció prácticamente todo el conjunto escultórico de su Semana Santa, salvándose únicamente la imagen de “La Soledad” pieza atribuida a José Rodríguez Oliva y que había pertenecido al convento agustino de San Juan Bautista, encontrándose, en esos momentos, fuera del templo.
No obstante, pronto los vecinos se empeñaron en recuperar su Semana Santa. Así, en 1985 se procede a la bendición de la Imagen del “Santísimo Cristo de la Redención”, obra y donación a la parroquia del imaginero orotavense Ezequiel de León Domínguez. El Cristo de la Redención cuenta desde 1990 con cofradía propia, quien lo prosesiona en la madrugada del viernes santo, en procesión de traslado hasta El Calvario, para luego regresar en la tarde de ese mismo día.
Otras imágenes esculpiera Ezequiel de León para esta semana santa. Así, merecen mención “La Piedad” bendecida en la semana santa de 1990, el San Juan Evangelista, "El Nazareno" o el "Señor de la Cañita".

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

jueves, 25 de febrero de 2016

LA PROCESIÓN DEL CALVARIO BAJANDO POR LA CALLE EL AGUA



Fotografía correspondiente al principio de la década de los treinta del siglo XX: Procesión de la Piedad de “Estévez” a su paso por la calle La Carrera, curiosamente bajando por la calle El Agua, no sabemos el porqué regresa otra vez por la calle Verde y no baja por la Calle el Calvario como es habitual, me hace pensar que entonces, posiblemente fuese por amenaza de lluvias, o probablemente acompañase a la magna procesión de Santo Entierro que sale del Templo Parroquial de San Juan Bautista de Farrobo.
Le corteja la banda de música “La Filarmónica” del entonces Realejo Bajo dirigida por don Agrícola E. García, conjuntamente con la Banda de Música Municipal de La Orotava dirigida entonces por don Tomás Calamita y Manteca.
Autor desconocido y propiedad del templo parroquial de San Juan Bautista de la Villa Arriba “Farrobo”, publicada en el programa de la Semana Santa de La Orotava año 2009.

Procesión del Santísimo Cristo del Calvario de la Villa de La Orotava que sale los Viernes Santo al mediodía. Curiosamente baja por la calle de Tomás Zerolo antigua El Agua, desconozco el motivo, puesto que en el regreso a la ermita, regresa por la calle El Calvario. Posiblemente fuese por amenaza de lluvias, o probablemente acompañase a la magna procesión de Santo Entierro que sale del Templo Parroquial de San Juan Bautista de Farrobo.
Le corteja la banda de música “La Filarmónica” del entonces Realejo Bajo dirigida por don Agrícola E. García, conjuntamente con la Banda de Música Municipal de La Orotava dirigida entonces por don Tomás Calamita y Manteca.
Al fondo dos caserones tristemente desaparecidos, el del Márquez de Celada, donde estuvo la Acción Católica Masculina, en la actualidad solo queda la tercera parte de la misma propiedad de los herederos del ebanista don Isaac Valencia Pérez, el resto fue destruido para la construcción del puente antiestético que enlaza la calle de La Carrera con la calle El Calvario. La otra casona donde estuvo ubicada la joyería - relojería del Señor Puerta. En el horizonte vemos el templo de San Agustín del convento agustino de Nuestra Señora de Gracia, la Plaza de la Constitución de la Alameda o Kiosco de la Música y el original Marquesina del Bar Parada.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL



miércoles, 24 de febrero de 2016

TRES MONAGUILLOS



Tres monaguillos que el Viernes Santo del año 1964, acompañaban en la procesión del mediodía al Santísimo Cristo del Calvario de La Villa de La Orotava, una de las mejores tallas barroca salida de la gubia del escultor del siglo XIX el orotavense Fernando Estévez del Sacramento. Tres monaguillos que entonces eran santitos, que vestían la sotana negra como los eclesiásticos, tres santitos que entonces cumplían con la preceptiva de la Santa Iglesia Católica y apostólica, de acompañar en silencio, orden y anímicamente a la famosa Piedad de La Villa de La Orotava.
En la actualidad tienen famas desde otra repecho, desde otro término: Miguel Ángel Santos Cruz (1º monaguillo de la izquierda), amigo de mi infancia en la calle el Calvario de La Villa de La Orotava, le llamaba Miguelito o “Mimí”, la verdad que los dos hicimos entonces verdaderas jugueterías infantiles paseándonos por los tejados de nuestras casas y de los vecinos, si estos eventos los realizamos en la actualidad nos parecen surrealistas pero si le damos vuelta a tantos años atrás eran considerados travesuras infantiles. Luis Perera (2º monaguillo de la izquierda) estudió y jugó con un servidor en la infancia y primera juventud, fue durante muchos años monaguillo de la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción que con su camarada Emeterio Hernández Padrón (jubilado de la empresa autobuses TISA) hacían de todo, desde ayudar a misas, novenas, repicar,  jugar al fútbol y al escondiste hasta algunas torpezas dentro del sagrado recinto Barroco tardío canario declarado monumento histórico nacional en el año 1947. Después estudió para electricista y actualmente es un pintor de vanguardia, un pintor que pinta la luz, la sombra, los claros oscuros de diferentes colores espectrales, las flores y la naturaleza, un pintor totalmente surrealista y muchas veces con constriñes.  Y por último el monaguillo más pequeñito, de edad y de estatura, se trata de Ike Dorta Hernández (1º monaguillo de la derecha), al igual que su difunto padre don Paco Dorta Hernández fue futbolista en el Infantil San Isidro y en el UD. Orotava.
Esta importante foto me la cedió el amigo Luis Perera (monaguillo del centro) como indiqué al principio corresponde al viernes Santo del año 1964, vemos a la Santa Imagen cargada por los hermanos de su esclavitud, acompañado por mujeres devotas y hermanas de la Real y Misericordia hermandad del Santísimo Cristo del Calvario de La Orotava.
La Panorámica está tomada en el comienzo de la calle El Calvario, a la salida del Santuario, subiendo hacía la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción donde se celebra los actos y cultos del día.
A la izquierda vemos la casa – ferretería entonces propiedad de los herederos de Arturo Domínguez. A la derecha la desaparecida casona donde vivió Manolo Pérez (presidente y tesorero del Calvario CF.) y sus familias fallecido en Venezuela, mansión que en la parte baja había una venta bazar donde se alquilaban novelas del oeste, y en la alta y trasera vivía don Gregorio Domínguez y familia edificación desaparecida y sustituida por un edificio moderno y antiestético.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

lunes, 22 de febrero de 2016

AL FINAL DE LA OROTAVENSE CALLE EL CALVARIO EN EL TIEMPO



Desde la octava Isla (Venezuela), el amigo de la infancia; José Polegre Arbelo, me remite esta histórica fotografía dedicada a sus primos laguneros.
La panorámica tomada al final de la calle El Calvario de la Villa de La Orotava de pavimento aun empedrado, frente a la mansión - comercio  de los herederos de don Cipriano Hernández, delante de las casas de estilos canarios de los herederos de “García” y “Delgado González”. 
Fotografiados al principio de los cincuenta del siglo XX en la misma; Ana María Arbelo (con uniforme de estilo de marinero y de verano del Colegio de las féminas de La Milagrosa, viuda de don Ignacio Torrens), Augusto  Arbelo y  María Lourdes Méndez  García (hija de la recordada y afamada modista de señoras; doña Concepción García Hernández y esposa del practicante sanitario jubilado portuense; Celestino González Herreros).

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL