lunes, 9 de enero de 2017

DESDE AQUEL ÁRBOL QUE SE MUEVE



Foto de la familia Domínguez Luis, publicada en el libro homenaje a la memoria del amigo Domingo Domínguez Luís. En ella vemos a dos hombres de la Villa de La Orotava que lucharon por la democracia y la libertad. Dos políticos de mi Villa, dos grandes amigos ya fallecidos, Francisco Sánchez García y Domingo Domínguez Luis.
Los dos coincidieron en la primera cooperación municipal democrática, el primero como Alcalde gracias a los votos del segundo que se hizo cargo de la tenencia de Alcaldía y delegado de cultura.

El sábado veinte y cuatro de septiembre del 2011 en la Sala Auditorio Teobaldo Power de La Orotava, llena a rebosar de amigos de todas ideologías, se le tributó un merecido homenaje al que fue un polifacético político progresista de La Villa de La Orotava el amigo y convecino de toda la vida Domingo Domínguez Luis.
Se habló de su vida, de su obra, a través de una exhibición de un video, y la presentación de un libro titulado “DESDE AQUEL ARBOL QUE SE MUEVE”, en el que participaron; en la primera parte unos cuarenta colaboradores, y su familia y en una segunda parte sus inéditos escritos y poemas.
Reproduzco en mi Blog altruista Efemérides, las lecturas de su tía María Luz Luís Illada, su segunda madre, que lo vio nacer, crecer, y morir. La lectura de su hermana, mi amiga desde la infancia Cecilia Domínguez Luis que convivió con él la vida y conocía sus esencias, sus pensamientos y sus quehaceres.
Su tía MARÍA LUZ LUIS ILLADA, remitió estas notas que tituló “DOMINGO COMO PERSONA”: "...Nació En La Orotava el 11 de Agosto de 1951, hijo de Domingo M. Domínguez González y Cecilia Luis Illada, cuando estos ya tenían  una hija, su hermana Cecilia. Fue un niño, como tantos otros,  tranquilo, travieso, revoltoso y muy curioso por saber. Se reunía  en casa con sus amigos para jugar sobre una mesa con figuritas de  goma (indios, caballos, soldados yanquis) reproduciendo batallas que veían en el cine.
Comenzó de párvulo en el Colegio de La Milagrosa pasando luego al colegio de los Salesianos. Desde que comenzó a leer se  aficionó a los "Comics" de todas clases y estilos: cowboys, sheriffs,  caballos y también epopeyas, personajes ilustres, ejemplares, etc. De los que tenía una gran colección y que leía con entusiasmo, y pienso  que estas lecturas marcaron su conducta en la vida.
Desde siempre tuvo una gran afición a la lectura, que practicó toda su vida. Una de las veces que fui a la Librería Miranda, Juanita que en aquella época la regentaba, me comentó: me asombra tu sobrino, nunca viene, como los chicos de su edad, (tendría 13 o 14 año) por novelas de aventuras o entretenimiento, siempre me preta por libros de ensayo y literatura de autores muy importantes.
En Mayo de 1967, tenía 15 años, participó en un Concurso Nacional de Redacción de Coca-Cola y fue Primer Premio Regional. Presentó su trabajo porque le pareció un reto, pero sin esperar  este resultado. Lo cierto es que ni se quedó con la copia. Cuando le preguntamos por el escrito que había hecho, nos contestó que no se acordaba, que lo hizo conforme a las bases del concurso, pero una vez enviado se olvidó de él. El Premio consistió en una medalla y un viaje a varios lugares de España y Portugal con todos los finalistas.
Acabado el Bachillerato, que inició y terminó en el Colegio Salesiano, pasó a la Universidad de La Laguna comenzando la carrera de Filosofía y luego cambiando a Derecho. Ya en ella, tuvo los primeros contactos con compañeros de ideas progresistas y se unió a ellos, convirtiéndose con todos en un grupo de izquierda en la clandestinidad. Organizaron reuniones para comentar y cambiar  impresiones sobre los ideales marxistas y algunas veces también tomaban parte en manifestaciones cuyo resultado era correr delante  de los "grises" y huir de las posibles consecuencias. Era la época  de la Dictadura, de las inquietudes, ilusiones y también como no,  de la utopías. Fue una etapa en su vida y en la de sus compañeros que estuvo llena de agitación y sobresaltos pero también, sin duda,  apasionante.
Había nacido y vivido en casa de su abuela materna, que pertenecía a la familia de los Illada, a la que le preguntaba sobre la  trayectoria política de sus hermanos, dos de ellos fusilados en 1940.
Fueron para él muy importantes estas conversaciones con su abuela, que le contaba los avatares de sus hermanos, sobre todo de Lucio.
Sus luchas en defensa de los trabajadores agrícolas, su rechazo a la opresión caciquil, las veces que fue detenido y deportado por estos motivos. La honestidad con que siempre actuó. Creo que esto lo marcó mucho en su vida y vivió siguiendo el ejemplo que le legó su familia, y también que se reafirmaran sus ideas de izquierda y sus convicciones antifranquistas.
A la muerte de Franco y en Democracia, quiso seguir luchando  por sus ideales y lo hizo durante toda su vida. Varios de sus amigos  han descrito en sus artículos, su condición humana y política.
Siempre le gustó mucho escribir y aprovechaba cualquier momento libre para hacerla e incluso en sus noches de insomnio ocupaba esas horas escribiendo.
Muchos de estos artículos eran, según  su estado de ánimo, más o menos pesimistas y fueron muchos los que dejó. Se han elegido los que dedicó a las personas por las que sentía una especial afecto y simpatía; otro» de temas políticos y de actualidad en los que exponía sus ideas e impresiones que, en aquellos momentos, eran de su interés.
Una de sus grandes aficiones fue la música; le gustaban todos los géneros, desde pop, rock, música clásica, nuevas trovas cubanas e hispano-americanas en general, y tenía una gran colección de discos de todas ellas. No perdía ocasión si podía ver cualquier concierto que le gustara, llegando a ir a Barcelona, con tres amigos, a ver la De Eric Clapton,  su preferido, entre otros.
El Cine, otra de sus aficiones. Tenía sus directores preferidos de los que procuraba ver todas sus películas, así como de actores y actrices que le gustaban. Grababa las películas que le interesaban para verlas más de una vez. Le apasionaba la cultura en todas sus facetas, y procuraba estar en cada una de ellas.
Esta afición la tuvo desde muy joven. Como espectador asistía a todas las sesiones del primer "Cine Forum Estudio 3" y luego del “Cine Club Orotava" creado en 1965, llegando, pasados los años, a formar parte de la directiva del "Cine Club Valle Taoro".
El Deporte fue otra de ellas. Durante su etapa en el Colegio Salesiano, fue jugador en varios equipos de baloncesto. Más tarde, en la Universidad, formó parte también de equipos universitarios.  
Como deporte preferido, el Baloncesto, sigue luchando desde siempre corno aficionado, jugador y luego como directivo, llegando a ser Presidente del C.B."San Isidro".  
Más tarde, en el "C.B. Tenerife Rural, desde la directiva, luchó siempre por la formación de un gran equipo que representara la región. Esa fue siempre su ilusión, que mantuvo como Presidente de esta entidad hasta el día de su muerte..."
EL LIBRO: Alguien preguntó: ¿cómo nació la idea de este libro? Desde la muerte de Domingo mi deseo fue recopilar en un bloque, destinado sólo a la familia, los artículos y poemas que él había publicado, unidos a los que había dejado manuscritos e inéditos. Aunque este era el proyecto, en aquellos momentos no pude llevarlo a efecto. Se quedó aparcado.
En estos próximos meses en que se cumplen los 10 años de su ausencia, quise llevarlo a feliz término. Lo comuniqué a su hermana Cecilia, a Toño Mesa y a varios de sus mejores amigos y todo se han sumado al mismo con su colaboración. Como es sabido, tenía  muchos y buenos amigos en todos los ámbitos; amigos que fueron  muy importantes para él. Se les fue informando de este proyecto, por si querían aportar con algún artículo, parte de sus vivencias con  él durante su vida política o personal y el resultado es este libro.
Se suele decir y estoy convencida de ello, que mientras alguien recuerde a sus seres queridos, aunque se hayan ido, permanecerán con nosotros, con el mismo afecto que siempre tuvimos para ellos.
Leyendo a Javier Marías decía, refiriéndose a un amigo desaparecido: "Que no esté en este mundo y sí en mi memoria, todavía  es parte de este mundo”.
Es la sensación que siempre he tenido cuando en alguna reunión de amigos nombran a Domingo con alguna anécdota o frase  que dijo; siento que aún está entre nosotros, que los que le conocieron y quisieron, la familia y los amigos, siempre le recordarán.
El subtítulo "Recordando a Domingo y su condición humana" tiene también su razón. Quién le conoció sabrá de su condición humana, de su culto a la amistad, de su defensa a los más desfavorecidos, de sus  convicciones políticas, su dedicación a la Cultura y el  Deporte; a todas ellas dedicó su tiempo y empeño. Creo que todos  estos esfuerzos acabaron con su vida.
Cecilia y Domingo han sido para mí mucho más que sobrinos. Durante muchos años compartimos la vida en cada una de sus  etapas. Mi propósito era que cuando me necesitaran siempre estaría a su lado. Domingo siguió, como cuando era niño, llevando a casa  a sus amigos, lo que me permitió conocerlos a todos, a oír música o  a confeccionar pancartas y guardar documentos comprometedores. Mas tarde, con sus familias, me proporcionaron muchas alegrías.  
Me siento muy orgullosa de ellos y con este deseo y proyecto hecho realidad es como un homenaje que les hago a los dos…"
Su hermana amiga desde la infancia en la Villa de La Orotava; CECILIA DOMÍNGUEZ LUIS (premio Canarias de Las Letras 2015), remitió entonces estas notas que tituló “JUSTIFICACIÓN”: "...Se escribe desde la soledad, aunque estemos rodeados de gente, incluso de aquellos a los que queremos y que nos quieren. Porque lo previo a la escritura es la reflexión, y para ella es necesario ensimismarse, buscar en uno mismo y en lo que nos rodea, y ofrecer así una mirada diferente y personal del mundo que nos ha tocado vivir.
Es cierto que es una soledad buscada, pero no por eso resulta,  ocasiones, menos dura, sobre todo cuando el objeto de nuestra reflexión es nuestro propio yo, inmerso en una época determinada donde las heridas del otro o de los otros parece que van a echar por tierra nuestras ilusiones, nuestra fe en el futuro.
Afortunadamente la escritura nos salva, nos tiende puentes sobre los abismos, nos rescata del odio o de la indiferencia y nos impulsa a seguir a pesar de todo.
y digo todo esto porque me ha tocado a mí elegir entre todos o escritos de mi hermano, aquellos que mejor reflejan su carácter,  manera de vivir y sentir, sus deseos y sus realidades.
Domingo era una persona muy vital y por eso precisamente le dolía muchas veces la vida. Idealista y luchador por todo aquello que creía justo, se crecía ante el fracaso, aunque no dejaba de sentirlo como una panzada que lo llevaba a coger el papel y el bolígrafo o el lápiz para que palabra acudiera en su ayuda. Y sé que ella acudía y lo ayudaba a poner  cada cosa en su sitio, a volcar sus éxitos y sus derrotas, a alabar al amigo y también al rival -que no enemigo-, a dolerse en el dolor de los otros a alegrarse con las oportunidades que le ofrecían los días más claros.
Tal vez muchos de sus textos pueden resultar un tanto pesimistas, pero algunos datan de una época en la que, como decía Blas Otero “vivir se ha puesto a rojo vivo” y en la que el desaliento parecía querer aplastar las esperanzas con la incertidumbre que suponía pensar que “todo estaba atado y bien atado”; otros, fueron escritos ante los impedimentos a los que tuvo que enfrentarse  - muchas veces sin éxito – para conseguir sus proyectos. También habría que señalar la influencia, sobre todo cuando escribía poesía, el poeta “umbrío por la pena”. Sin embargo y a pesar del desasosiego, muchos de sus textos dejan “unas manos abiertas / a los sueños posibles / de una mañana”. Y son esos la mayoría de los que he elegido, pues pienso que también él lo hubiera querido así.
En ellos podremos encontrar una muestra de sus intereses, aficiones y preocupaciones a los que se entregó de una manera apasionada, porque él no podía ser de otra manera: la política, la familia, los amigos, los desfavorecidos por una sociedad injusta, el deporte, la cultura y los malos momentos…, y todo ello escrito a borbotones, impulsado por la necesidad de desahogarse, de tratar de entender mejor el mundo en el que vivía, de comunicarnos lo que pensaba y sentía en lo más profundo.
Dejo para el final un poema suyo escrito en 1974 que parece adelantarse a lo que, desgraciadamente se cumpliría veintiséis años después – él siempre pensó que moriría joven – y que, no obstante, no es un poema desesperado, sino en el que, al contrario, nos da una lección de entereza ante su propia muerte, pidiéndonos que recordemos de él los buenos momentos.
Han pasado diez años y creo que es ésta una buena ocasión para traer a este tan complicado presente su talante, su condición humana, a través de sus palabras y de las de aquellos que, de una manera u otra, formamos parte de su vida.
Volviendo al poeta de Orihuela, cuyo centenario celebramos, elijo un poema suyo que pienso define bien a Domingo, y que dice: “Llegó con tres heridas:/ la del amor./ la de la muerte./ la de la vida.// Con tres heridas viene:/ la de la vida./ la del amor./ la de la muerte.// Con tres heridas yo: la de la vida./ la de la muerte./ la del amor”.
Así era mi hermano y así continuará siendo en nuestra memoria…"

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario