domingo, 15 de enero de 2017

EL FUTBOL EN EL CAMPO VIEJO DEL COLEGIO DE SAN ISIDRO



En la década de los años cincuenta y sesenta del siglo XX en el Colegio de San Isidro de la Villa de La Orotava, se hacían campeonatos de fútbol entre grupos de alumnos y grupos del Oratorio Festivo. La pequeña cancha futbolera situada en el costado derecho del edificio colegial de dimisiones irregulares, e incluso no reglamentarias, entonces era un vivero de futbolistas de una autentica escuela, muchos de ellos llegaron a la élite del fútbol español y otros se quedaron con los estudios y trabajos profesionales.
Recuerdo que los padres salesianos para organizar este evento futboleros tenían cuatros vestuarios de diferentes equipos de la primera división nacional. Los alumnos del Colegio le pertenecían dos equipajes el del Barsa y el del Atlético Madrid o Atlético Bilbao, los oratorianos tenían otros colores, los del Real Betis Balompiés y Córdoba y los del Deportivo de La Coruña y El Español de Barcelona.
En la fotografía observamos a unos de esos equipos que se formaron en el mismo colegio, con los colores del Barcelona CF: De pie de izquierda a derecha: Agustín González, Juan Jesús (jugó en el UD. Orotava, si se hubiese tomado el fútbol en serio, pudo haber sido un jugador de primera división), Franci Miranda, Berto Hernández(que maravilla de jugador era este convecino, no tenía afición, si no hubiese sido por ello, como jugador de fútbol pudo ser de los mejores de la cantera de la Villa), Quique Ascanio, y Crisjalvo. Este último que no lo recuerdo, me dicen que vivió en la calle Verde (Nicandro González).
Agachado de izquierda a derecha; Enrique Hernández, Félix Domínguez (fallecido), Tomás Guardia (Ilustre abogado…), y Carvajal (alumno interno).
Lo curioso de la foto, solo están 10 componentes y son 11 los que forman un equipo de fútbol, el que falta donde está ¿…?. Según el propietario de la fotografía Agustín González, parece que el que aún no se había incorporado a la misma es el orotavense Miguel Domínguez.
Recuerdo que casi siempre los padres salesianos nos ofrecían los colores del Atlético de Madrid y el Barsa, y como anécdota surrealista, nos calzábamos en ese duro campo de tierra y piedras con tenis, e incluso con alpargatas como lo demuestra la fotografía.

BRUNO JUAN  ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL



No hay comentarios:

Publicar un comentario