lunes, 16 de enero de 2017

EL OROTAVENSE ORATORIO FESTIVO SALESIANO EN EL TIEMPO



Fotografía que remitió entonces mi amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; Melchor García Ruiz.
Texto del libro Los Salesianos en La Orotava (1948 – 1998), de don Guillermo Navarro González.

El Oratorio Festivo es la obra genial de Don Bosco. El empezó la obra reuniendo los domingos y días festivos a los niños abandonado de la calle, para jugar y darles la oportunidad de oír la Santa Misa y enseñarles catecismo. Ese fue el origen de la Congregación. Don Bosco vio la necesidad de acoger a estos jóvenes y crear para ellos escuelas profesionales donde aprendieran un oficio que los capacitara para la vida. Hoy es el patrono de la Formación Profesional, incluso en nuestra patria a nivel oficial.
El Colegio" San Isidro" de la Villa de La Orotava quería llegar a todos los niños y jóvenes de La Orotava y abría sus puertas los domingos y festivos para que usaran sus instalaciones y pasaran un día alegre como reza la Biblia: "Servite Domino in laetitia" (servid al Señor con alegría). La convocatoria del Oratorio Festivo se hizo con unas hojas volanderas impresas en la Imprenta Herreros de La Orotava que decían: "…Padres y madres de familia: ¿Queréis quitar a vuestros hijos de la calle? ¿Queréis librarlos de los malos amigos? ¿Queréis defenderlos de los espectáculos inmorales? ¿Queréis hacerles pasar los domingos santamente alegres?
Mandadlos al Oratorio Festivo Salesiano ''.  "Niño de la Orotava: ¿Quieres divertirte en grande? ¿Quieres jugar a tus anchas? ¿Quieres pasar los días de fiesta alegremente? Acude al Colegio todos los días festivos. Desde el día 22 de Febrero a las 9 de la mañana tienes las puertas del colegio abiertas para tí. Ven desde el primer día. A las 9 de la mañana. 
Juego diversiones, campeonatos, premios...  Todo Lo tendrás aquí. ¿Tienes 8 años? Ya puedes pertenecer al Oratorio…”.
Esta obra arraigó pronto en La Orotava. Entonces no había televisión, polideportivos, ni campos de fútbol a disposición de niños y jóvenes. El alma del Oratorio eran los clérigos que jugaban al fútbol con ellos, los llevaban de paseo a Las Cañadas del Teide en el camión de Don Pedro Cruz "el Chatarra" o en el de la Sra. Marquesa del Sauzal que con desinterés los ponían a disposición del Oratorio. También los entretenían en el Teatro con sainetes y pasillos cómicos. Y no faltaban la clase de catecismo y la celebración de la Santa Misa.
Cada oratoriano tenía su carnet de Asistencia, cuyos sellos eran puntos para la feria final en la que podían adquirir premios y regalos. Directores del Oratorio fueron los sacerdotes Don Teodoro Nieto, Don Alejandro Guarde y Don José Rodríguez, un año cada uno. A partir del año 1955 hasta 1962 lo va a ser Don Antonio Montero Marroquí, de quien guardan grato recuerdo todos los antiguos oratorianos por su bondad, paciencia, dedicación y entrega. El sacerdote paúl Don Salvador Quintero se considera vocación de aquel Oratorio Festivo.
De entre esos oratorianos se escogían a algunos bien dotados y se les daba Beca del Colegio para que pudieran estudiar de modo gratuito su Bachillerato. Era una gran ocasión para muchos.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario