sábado, 14 de enero de 2017

EL PROMONTORIO DE RISCO



El promontorio de risco del viejo Campo de fútbol de condiciones no reglamentarias del Colegio San Isidro de La Villa de La Orotava, era una especie de malditos graderíos de donde nos colgábamos para presenciar los partidos de fútbol. Además en los recreos, lo utilizábamos para jugar, distraernos e incluso casábamos lagartos para las clases de Ciencias Naturales y hacíamos caminitos pasando la tierra entre los riscos como si buscábamos el oro, esto casi siempre era un tema atractivo pero que nada tenía que ver con el oro puro que se recoge en las orillas de los ríos de Norte América.
Esta foto que me envió el amigo y compañero de pupitre del citado colegio Medardo Díaz González, se recuerda este peligroso y atrayente PROMONTORIO DE RISCO que daba para la huerta patio de la zona sur del antiguo hospital de la Santísima Trinidad del Llano de San Sebastián, donde los agustinos en la postrimería del siglo XVII  fabricaron su capilla después de pernoctar en el templo de San Juan Bautista en Farrobo, e irse al Llano de San Roque (actual plaza de La Alameda), donde construyeron su convento y templo dedicado a Nuestra Señora de Gracia. 
Recordado PROMONTORIO DE RISCO del viejo campo de fútbol del colegio de San Isidro actual cancha polideportiva, entonces el antiguo hospital estaba ocupado por pobres familias numerosas que se ganaban la vida en el oficio como se podía.
Quiero decirle al amigo Medardo, que estos compañeros nuestros; Julio Rodríguez Carrillo, José Hernández Gómez (Pepillo) fallecido en trágico accidente, Medardo Díaz, Joaquín Espinosa de la Peña y José Manuel Pérez González (El Despiste) fallecido, se atrevieron a subirse al PROMONTORIO DE RISCO, caprichosamente.
Recuerdo que por la esquina donde estaba la cantina (de este lugar al saque de esquina por la izquierda de la portería que daba para el lateral del colegio habían dos metros de largo), tenían unos escalones, por donde siempre subíamos y a desviar hacia la derecha (la línea de la parte sur del campo de fútbol era de forma de un trapezoide), acaecía una piedra cuadrada o rectangular, que utilizábamos como asiento y ver desde ese lugar o atalaya los partidos de fútbol, de esa piedra o roca hacía allá no pasábamos, por miedo de caer al suelo. La ventaja del juego en el promontorio, es que solo tenía unos dos metros y pico de altura, si nos caíamos un buen golpe nos llevábamos, pues debajo estaba el campo y era de piedrillas finas.
La fotografía pertenece al curso escolar 1963 – 1964 cuando estudiábamos 2º curso de Bachillerato en el mencionado colegio. Me cuenta Medardo Díaz González: “…Bruno, vaya por delante un saludo de amigo y compañero. Limpiando armario y desechando trastos viejos, me encontré con ésta entrañable foto. Puede ser el 3º de bachillerato en el colegio. Por sino los conoces y creo que sí porque sé que no se te olvidan las “caras”, son de izquierda a derecha: Julio Rodríguez Carrillo,  “Pepillo”, fallecido, Medardo, Joaquín Espinosa, y José Manuel Pérez González (El Despiste) fallecido. Recuerdo que unas de las distracciones en el momento de recreo, era la de escarpar y conseguir llegar de un extremo a otro, el promontorio de risco que lindaba con los vecinos de la zona sur de aquel campo de tierra que nos servía de lugar de recreo. Un saludo, Medardo…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario