miércoles, 25 de enero de 2017

LA FINCA DEL “RONCO”



Esta extraordinaria fotografía de la Villa de La Orotava que me remitió el amigo desde la infancia de la calle El Calvario; Sixto Trujillo García, podemos ver íntegramente lo que  conocíamos  en la época colegial por la finca del “Ronco” propiedad entonces de don Antonio Díaz, puesto que por esas veredas que vemos en la panorámica, el medianero o encargado Cho Victoriano “El Pancita” que conocíamos por “El Ronco”,  tenía una voz chirriadora de desapacible que asustaba a veces, cuando por esas líneas campestre  atravesaban las niñas que iban  al colegio de La Milagrosa, y que partían de la parte baja del Calvario (Plaza La Paz -  El Ramal), Paseo Domínguez Afonso, Los Poyos e incluso de la Calle El Calvario, para ir a clases. Y también lo hacíamos lo muchachos cuando íbamos al fútbol al estadio Municipal de Los Cuartos o a ver a las muchachas a la salida del Colegio de La Milagrosa.
Este histórico y popular Barrio de la Villa de La Orotava que en su tiempo fue campo y hoy zona residencial antiestética. Se le conoce por “LA SIDRONA”, denominación que supuestamente puede tener su origen en los apellidos de una de las familias que ocuparon parte de esta zona agrícola desde el siglo XVII: Cidrón (o Sidrón). El miembro más destacado de la misma fue Fray Manuel Cidrón (o Fernández Cidrón) que  ingresó en la Orden Franciscana y ocupó el cargo de Visitador Delegado en la  Isla de La Palma, en 1729; diez años después aparece como definidor en las decisiones del Capítulo provincial de los franciscanos; fue, además, lector jubilado y examinador sinodal. Murió en torno al año 1745.
Fotografía tomada desde el edificio de la calle El Tejar, al final de la década de los sesenta y principio de los setenta del siglo XX, aún se conserva virgen, con su caseta central para áspero, cultivo de papas, plataneras y cereales, con sus atarjeas correspondiente por donde pasaban las aguas procedentes de las dulas para humedecer y cubrir las charcas. Mi padre Juan Álvarez Díaz, fabricó un pequeño estanque  cubierto que aún se conserva a la derecha de este territorio, para depositar allí el agua de las dulas y suministrar el líquido a los automóviles en su industria de suministros y lavados en la calle El Calvario.
 Podemos ver por la derecha los primeros edificios de la actual avenida de Emilio Luque Moreno y Sor Soledad Cobián. Conservándose el chalet del doctor don Ignacio Zarate, la casita de doña Petrolina la medianera del Colegio de La Milagrosa, el mismo colegio femenino como era en antaño. Por la izquierda los últimos edificios de Sor Soledad Cobián y la casa de Doña Chana, tal como siempre la vimos en la vida.
El amigo de la Villa de La Orotava; Casiano García Torrents,  remitió entonces estas notas: “…Victoriano el Pancita, “El Ronco “era una buena persona que se ocupaba de la finca de Don Antonio Díaz y vivía allí. Entre los escolares existía la creencia de que el ronco era alguien malvado. En la foto se distingue el camión de Don José Reyes y la ranchera de Severiano junto a la cuadra.…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario