domingo, 15 de enero de 2017

LOS RETIROS ESPIRITUALES EN EL COLEGIO DE SAN ISIDRO DE LA OROTAVA



Desde Pozoblanco provincia de Córdoba don Luis de Torres y Fernández remitió entonces estas fotos, correspondiente a los veranos de los años de 1966, 1967, 1968 y 1969, el tiempo que don Luis de Torres Fernández ejerció de sacerdote en el colegio de San Isidro de La Villa de La Orotava. Las fotos están tomadas en la carretera general del Pinito en los altos de La Orotava y en la finca Carmenati entonces propiedad de la fundación San Isidro.
Se trata un descanso a los retiros espirituales que realizaban conjuntamente los padres salesianos de La Orotava y Santa Cruz de Tenerife, en el centro villero. Se encerraban durante unos quinces o más días en el mes de julio o agosto para ejercer los retiros espirituales, normativas de la congregación que fundó el italiano Don Bosco en Turín (Italia) al final del siglo XIX, cuya misión era proteger a los jóvenes y niños de la entonces  arriesgada revolución industrial impuesta en los países europeos, enseñándole la Formación Profesional para progresar en sus pésimas condiciones laborales.
En la primera foto de la izquierda aparecen; el salesiano Manuel Porlán, prefecto del colegio, un gran orador y literato, fue en algún tiempo coadjutor eclesiástico obligado por la ley cinematográfica de la censura del régimen franquista de las películas del Cine Club Orotava, el cual había sustituido al también Salesiano Ángel Martín cofundador con Justo  Díaz Expósito fallecido en Valencia y demás del mencionado Cine Club. Ángel Martín había sido cesado de la comunidad salesiana en La Orotava por el incidente que tuvo en las aulas del colegio de San Isidro con el recordado e inolvidable profesor, historiador  e investigador y convecino Alfonso Trujillo.  Luis de Torres Fernández catequista del colegio y propietario de las fotos,  Fernando León, estaba en el colegio Salesiano del Barrio de Duggi de Santa Cruz de Tenerife, José Pacheco Orellana, gran pintor y músico, expuso en varias salas en Santa Cruz de Tenerife. De José Pacheco tengo varias anécdotas que presencié cuando ejercía en el colegio de San Isidro de La Orotava; como buen músico se hizo cargo por un tiempo después de la marcha de Manuel Roja de la rondalla de pulso y púa del colegio que dirigía don Paco Dorta Hernández, en los veranos tenía la costumbre de montar a patines por las galerías y corredores del colegio, e incluso bajaba por las escalinatas de la entrada principal del edificio docente, antes el asombro de Isaac el portero, y pasear por las aceras de la calle Verde (Nicandro González Borges), hasta el templo de Santo Domingo de Guzmán y volver hacía el colegio de la plaza de Franchi Alfaro, y además en muchas ocasiones llevaba a ristre una bandurria en la que interpretaba notas de valses, zarzuelas y demás. Como artista, recuerdo que en la clase de ingreso solía coger los tinteros de porcelanas que estaban en los hoyos de los pupitres de las aulas y vaciar gotas de tinta en cuartillas, para obtener una imagen abstracta al doblarla. Y por ultimo en la misma clase de ingreso, a veces se le cruzaban los cables, cogía los entonces plumín de madera y puntas metálicas con los que escribíamos la bonita caligrafía de entonces que utilizábamos los colegiales. Realizar exhibiciones y lanzarlo en punta hacía las pizarras de maderas colgante en las paredes donde daba con el blanco, el panorama era competitivo por parte de los alumnos allí presente. Sentado en el suelo Enrique Moraga, consejero con su célebre campanilla para las entradas y salidas de clases, era asmático y jugaba muy bien a la pelota con los dos pies.
La foto de la derecha;  Juan Rosales se casó en la Cruz Santa, vive actualmente en Los Realejos, me lo he tropezado varias veces en el Auditorio Adam Martín de Santa Cruz de Tenerife, a donde suele ir con frecuencia por su afición por la música clásica.  Miguel Raigón excelente persona, me une desde hace muchos años una gran amistad, de hecho en mi luna de miel matrimonial, en la visita que le hice a la ciudad de Córdoba, me acompañó a ver sus grandes monumentos. , Rafael Andrés que fue en el curso 1962 - 63 consejero del colegio de La Orotava, recuerdo de verlo saltar por las ventanas del corredor, para poner disciplina a los colegiales allí presente. Y Luis de Torres Fernández (propietario de las fotos). Los tres primeros sacerdotes salesianos daban algunas clases y estudiaban Ciencias en la Universidad de  La Laguna. Además estaban encargados de la parroquia de la Cruz Santa (Los Realejos) ayudándole al presbítero orotavense Sotero Álvarez titular de la parroquia del citado Barrio realejero.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario