viernes, 27 de enero de 2017

LUIGGI CARLO LAVAGGI



Casona en la calle Blanco del Puerto de la Cruz, donde vivió Luiggi Carlo Lavaggi, y nació el primer regidor de la ciudad portuense Álvarez  Rixo.

Nace en Génova en el año 1768, se traslada muy joven a España, concretamente a Cádiz, donde se exilio. Según cuentan, se batió en un duelo con un caballero de la aristocracia genovesa. En esta Ciudad de Cádiz comenzó como empleado de comercio, contrajo matrimonio en esta Ciudad con Teresa Toscano, de la cual tuvo un hijo llamado Juan Bautista.
Luis Carlos Lavaggi, abandona completamente solo Cádiz en el año de 1787 con rumbo al Puerto de la Cruz de La Orotava. Con la actividad comercial que mantenía Cádiz con el Puerto de la Cruz no le fue difícil ser contratado por la Casa Comercial de Juan Cólogan e Hijos, como dependiente de comercio y luego como escribiente y tenedor de libros. Los Cólogan lo instalan en la vivienda que poseían en la Calle de Quintana.
En Septiembre de 1890 Luis Carlos tuvo una aventura amorosa con la Sta. María Rosa, hija de Francisco Benítez de Lugo y Viña, persona de notoria categoría en la isla, que vivía en la Calle Santo Domingo esquina a Punto Fijo, el cual enterándose que Luis Carlos era casado en Cádiz tomo la decisión en presencia del párroco José Dávila y Francisco Bautista de Lugo, pariente suyo, y de Bartolomé Sinnot, irlandés y amigo de ambos, de enviar a su hija a la isla de La Palma.
En los carnavales de 1802 Luis Carlos organiza una espléndida fiesta de Carnaval en su casa, situada entre la Calle Venus (hoy Iriarte) esquina a Oposición (hoy Agustín de Bethencourt) con unos trescientos invitados, donde se dieron cita toda la burguesía comercial del Valle, ya que por estas fechas, instaura su propia empresa comercial de vinos y banca, siendo nombrado Cónsul General de Génova y Cerdeña.
En 1804 edificó la casa de los dos sobrados, en la calle de Las Cabezas (hoy Blanco) esquina a la de Cupido, tenía las habitaciones más cómodas costosas y elegantes que había en este pueblo, hechas por el maestro carpintero José Acosta Acevedo, siendo esta la residencia habitual de Luis Carlos. La casa que ocupaba, anterior a esta, nació José Agustín Álvarez Rixo.
En 1812 comenzó a construir casas y bodegas empleando a muchos majoreros en la construcción de las mismas, llegando a realizar más de sesenta. En 1816 Luis Carlos era uno de los diez primeros comerciantes del Puerto de la cruz, llegando a hacer un préstamo al Ayuntamiento de 20.000 reales de vellón junto con diez comerciantes más, para ser devueltos con sus correspondientes intereses.
Fue un hombre culto e inteligente poseedor de una envidiable fortuna, uno de los extranjeros que más invirtió en este pueblo. Muere el día 16 de mayo de 1828. Como cristiano fue enterrado en el Cementerio de San Carlos. Regresa su hijo Juan Bautista Lavaggi Toscano el cual se izo cargo de todos los negocios de su padre y residió en el Puerto de la Cruz, llegando a ocupar cargos en su Ayuntamiento desde 1834 a 1841 como Alcalde segundo y Sindico Personero.
El amigo del Puerto de la Cruz, Catedrático de la Universidad de La Laguna; ANTONIO GALINDO BRITO, remitió entonces estas notas: “… Luis Lavaggi llegó a tener un importante capital una vez que se independizó de la Casa Cólogan. Edificó varias hermosas viviendas algunas de las cuales siguen en pie. En la calle Iriarte, existe la casa llamada popularmente Casino, que yo conocí muy bien, pues vivía frente de ella y tenía amistad con el empleado que cuidaba de la finca y que se llamaba Wenceslao. A la entradas había una espléndida escalinata y en los lados bellos maceteros cubiertos de flores. Recuerdo que su descendiente estaba casada con D. Nicolás Yumar. Otra casona de Lavaggi es el hospital que está en la calle Cólogan, además de su vivienda particular que es la foto de tu portada y se halla en un lamentable estado. Vivió siempre sólo pues su mujer y su hijo sólo vinieron al Puerto después de su fallecimiento. Fue cónsul de Génova y a su costa para dar trabajo a un grupo de majoreros que llegó al Puerto huyendo de la hambruna, hermoseó el Paseo que hoy lleva su nombre desde El Peñón hasta el cementerio…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada