viernes, 10 de febrero de 2017

50 AÑOS DE LA TELEVISIÓN ESPAÑOLA EN CANARIAS (1964 – 2014)



Televisión Española en Canarias comienza sus emisiones en Blanco y Negro el día 12 de febrero de 1964, desde la Casa del Marino, en Las Palmas de Gran Canaria.
El 10 de Febrero de ese año de 1964, se inauguraba así el nuevo centro de radiodifusión y televisión española (en blanco y negro), concretamente en el centro de retrasmisiones de Izaña (Villa de La Orotava).
La Marquesa de Villaverde Doña Carmen Franco Polo pulsa el botón del mando del centro emisor, de 400 vatios en potencia de antena, en presencia del Ministro de Información y Turismo, don Manuel Fraga Iribarne.
Precisamente en ese escenario actuaron los Coros y Danzas de la Sección Femenina de La Orotava, componentes que dos meses después marchaban a Nueva York. A partir de entonces los colegiales solíamos ir a ver los partidos de fútbol de la primera división nacional, al escaparate de Los hermanos “Reyes” frente a las escalinatas (que usábamos como gradas de un estadio) de la Plaza del Ayuntamiento y al escaparate del comercio de Don Pedro Pérez Betancourt, en la Avenida de de José Antonio (actual de Canarias). Disfrutábamos del talento del gran jugador Alfredo Distéfano, así como de sus compañeros; Puska, Gento, Santamaría,…..
Por imperativos técnicos, entre 1964 y 1971, mantiene una programación autónoma de la que se emite en el resto de España, hasta que, en esta última fecha, se establece la conexión con la península a través del satélite Intelsat IV, hecho que coincide con la inauguración de sus instalaciones, aún hoy en uso, en un chalé ubicado en la Plazoleta de Milton, en la capital grancanaria.
Apenas un mes más tarde, el 21 de mayo, España entera pudo contemplar en directo la transmisión del VI Festival de la Canción del Atlántico, presentado por Raúl Matas e Isabel Bauzá, desde el Parque de San Francisco del Puerto de la Cruz.
Este recordado año trajo para TVE-Canarias otros hitos como el nacimiento del programa informativo más veterano “Telecanarias”, que se ha mantenido desde entonces como el informativo más importante de alcance regional.
También a primeros de noviembre surgió otro programa señero de folklore y etnografía del Archipiélago denominado “Tenderete”, que fue fundado por un profesional de la casa, gran amante de la música popular, Fernando Díaz Cutillas, “Nanino”, y cuya cabecera continúa hoy en antena con éxito de audiencia y, a la vez ,es emitido por el Canal Internacional de TVE.
La paulatina introducción del color en los equipos de filmación a partir del año 1976 marcó una revolución tecnológica en TVE-Canarias que culminó en 1982 con la inauguración de las emisiones de la Segunda Cadena, lo que permitió contemplar en Canarias los partidos del Mundial de Fútbol “España 82”.
También en el año 1982, la original delegación de TVE en Tenerife, situada en la calle de La Marina de Santa Cruz de Tenerife, se cambió por una nueva sede en la Avenida de Buenos Aires, donde quedó inaugurado el Centro de Producción de TVE en Tenerife.
Desde sus inicios TVE  Canarias hizo una decidida apuesta por lanzarse al exterior realizando reportajes en el vecino Archipiélago de Madeira, manteniendo la red de corresponsales en el Norte de África o contando con una de las primeras Unidades Móviles.
Imágenes como las de la erupción del volcán Teneguía, situado en la isla de La Palma, servidas ese mismo año, desde TVE-Canarias, son paradigma de la infinidad de acontecimientos, ocurridos en el Archipiélago o su área de influencia, a los que se ha dado cobertura desde el Centro de Producción de TVE en Canarias.
Durante cuatro décadas TVE en Canarias ha sido testigo de cuantos acontecimientos han ocurrido de trascendencia nacional e internacional tales como el fatídico accidente aéreo de Los Rodeos, Tenerife, en el que murieron 583 personas o la descolonización del Sáhara, entre otros, que pudieron seguirse en los hogares de todo el mundo.
Más de 200 programas de facturación propia destinados a los ciudadanos del Archipiélago han sido emitidos a lo largo de este período. Desde la transformación de sus paisajes vírgenes en zonas antropizadas por el desarrollo turístico, hasta las entonces denominadas Fiestas de Invierno, sus célebres carnavales, los profesionales de TVE-Canarias han dado testimonio con su trabajo de la evolución de esta tierra circundada por el Océano Atlántico.
El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS, ex alcalde de la ciudad, remitió entonces (Febrero del 2014) estas notas que tituló “MEDIO SIGLO DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA EN LAS ISLAS”: “…Cincuenta años dan para mucho. Son los que ha cumplido Televisión Española en Canarias. Aún recordamos aquellos comienzos, cuando todavía sin aparato en casa, eran seguidos desde algún comercio cercano: las primeras informaciones, las primeras transmisiones, los primeros programas… La televisión, aún en una oferta muy limitada, única prácticamente, abría las ventanas del mundo y de las islas.
Por supuesto que hay licencia para la nostalgia pero cualquier balance pasa por el papel del medio a la hora de vertebrar la sociedad canaria. Así como hemos dicho que la contribución de Radio Nacional de España, Centro emisor del Atlántico, ha sido decisiva, no siendo menor la televisiva, sí que ha sido más cuestionada históricamente: no hay debate ni análisis ni impresión que resista la inclinación de Televisión Española en Canarias hacia Gran Canaria. O hacia Las Palmas, como se dice en lenguaje coloquial. Más cobertura, más espacio o más tiempo para hechos noticiosos que tenían como escenario la otra orilla: esa ha sido una queja muy extendida, en ocasiones puede que exagerada. Aunque en nuestra particular opinión, siempre atribuimos buena parte de esa culpa -sin personalizar- al propio centro de producción de Tenerife, entre dejaciones, insensibilidad, omisiones y la carencia de una respuesta informativa más activa o más dinámica.
En realidad, buena parte de estos cincuenta años ha sido un juego de equilibrios, de luchas permanentes para librar las peculiaridades territoriales, los intereses políticos y las presiones que provenían del lado más insospechado. Interiormente, el desgaste para algunos directores, jefes de informativos y editores ha sido descomunal. Como que se entiende que no aguantaran.
Pero gracias a los avances técnicos -la implementación del color fue un auténtico acontecimiento- y a la profesionalidad general de Televisión Española en Canarias fue posible conocer mejor las islas, simplemente. Una crónica de cualquier corresponsal en cualquiera de las islas no capitalinas, basada muchas veces en recursos que duraban una buena temporada; o la aparición de algún grupo artístico de esas mismas islas en programas que, como Tenderete, universalizaban lo canario, supimos qué había en esos territorios. La televisión los acercaba. El costumbrismo, las inquietudes, los afanes institucionales, los personajes y los sucesos iban, progresivamente, configurando una realidad social y económica que los TeleCanarias y el resto de la producción propia se encargaban de impulsar y consolidar.
La Casa del Marino, la plazoleta de Milton, la calle La Marina y la avenida Buenos Aires fueron sedes, en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, de los centros de producción de programas de Canarias de TVE. Hasta la moderna instalación de nuestros días, en la avenida Escaleritas de la capital grancanaria.
(En los estudios de la santacrucera calle La Marina, por cierto, hicimos nuestros primeros pinitos televisivos, aun en blanco y negro. Durante dos veranos consecutivos, finales de los setenta, sustituimos a los compañeros de deportes: Calabuig, Díaz Cutillas, Paco Álvarez… Fue una experiencia inolvidable, muy autodidacta: la pretemporada de la Unión Deportiva, entonces en Primera división; los torneos veraniegos; las aspiraciones de autonomía de la lucha canaria; el mundo de la vela latina; los cinturones ciclistas en las islas… Entonces, comprendimos el valor de una frase común: “Te vi por la ‘tele’).
Cincuenta años dan para mucho, vaya que sí. Blanco y negro, las 625 líneas, el color, ‘adelante telecine’ y ‘envíalo por teleproceso’, unidades móviles, enlaces, vía satélite, transmisiones… Se acumulan tantos hechos y tantos métodos de trabajo como rostros que se hicieron familiares: Carlos Pablo, Luis Zárate, Adela Cantalapiedra, Rosi Jorge, María del Carmen Alemán -con la que presentamos algunos festivales artísticos-, José Antonio Pardellas, MariCarmen Iza, Luis Ortega, Armando Marcos, Paco Montes de Oca, Pepe Martín Ramos, José Manuel Pitti, Cristina García Ramos… Perdón por las omisiones, totalmente involuntarias. Excelentes profesionales, por cierto, han quedado registrados los directores que se esmeraron en hacer un producto televisivo digno.
Medio siglo, en fin, de poner imagen a la convivencia y al desarrollo de los canarios. Y de trasladarla al exterior. Ahora que las restricciones y las dificultades condicionan también planes de futuro, que al menos la celebración de las bodas de oro sirva para dimensionar la aportación del sello televisivo al archipiélago primero y a la comunidad canaria. 
Por cierto, un logro de estos cincuenta años: jamás hubo ‘telebasura’…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada