martes, 28 de febrero de 2017

AQUELLA TARDE PORTUENSE, DEL DÍA 28 DE FEBRERO DE 1960 (BODAS DE ORO 1960 – 2010)

EL CAMPO DEL PEÑON REGISTRÓ EL MAYOR LLENO DE SU HISTORIA 6.000 PERSONAS…
EL C.D. PUERTO CRUZ GANÓ AL SILENSE, EN “EL PARTIDO DEL AÑO”.
Foto: Alineación que presentó el CD. Puerto Cruz en esa tarde gloriosa para el fútbol portuense. De pie de izquierda a derecha; Vicente “El Rubio”, Berto, Alberto Illada, Galindo, Elfidio, Arturo y Tito Pisaca.
Agachados de izquierda a derecha; Germán, Soriano, Pagés, Tito del Pino y Vicente conocido por “El Mudo”.

Era el último domingo del mes de febrero del año 1960, tenía un servidor 9 años, y como de costumbre mi padre Juan Álvarez Díaz me lleva al fútbol , está vez lo hizo al estadio El Peñón  del Puerto de la Cruz que visité por primera vez en mi vida, no sabía lo que era la placidez de una afición tan grande, y me sorprendió la entrada al estadio por la portada derecha del Peñón ya empezada la contienda de la mano de mi padre, ver muchas sillas en unas trincheras más baja que el terreno de juego. Aquello parecía un volcán en actividad que atravesaba las almas futboleras de aquella tarde portuense.
Estando en la biblioteca municipal de La Orotava ojeando la prensa tinerfeña del mes de febrero de 1960, me encuentro este interesante relato del entonces cronista oficial de EL DÍA Tinerfe que reproduzco a continuación; El campo del Peñón ampliado en sus graderíos, con un terreno de juego mejorado, en perfectas condiciones y completamente abarrotado de público, fue un magnifico escenario del decisivo encuentro CD. Puerto Cruz y Juventud Silense.
Si a todo esto le unimos su privilegiado emplazamiento, que tiene como fondo el exuberante Valle orotavense, el que junto con las montañas que le circundan, proporciona toda la gana del color verde; el mar batiendo su lateral de naciente, en cuyas aguas ajenas por completo a la pasión deportiva que a dos pasos se estaba viendo, se bañaban en pleno mes de febrero los turistas nórdicos; y si tan maravilloso marco esta presidido por la majestuosidad impresionante del Teide, en una tarde clara y de  sol radiante, habrán de convenir ustedes que bien valía la pena de hacer el desplazamiento, aunque el encuentro, como era de esperar cuando dos equipos se juegan tanto, no respondiera a la expectación despertada.
EL PARTIDO NO FUE DIGNO DEL MARCO. Ya lo hemos adelantado: el partido no respondió a la belleza del marco. Ambos equipos se mostraban muy afectados por la decisiva importancia de los puntos que había en litigio. Muchos jugadores se preocuparon de ir más al hombre que al balón, con el consiguiente perjuicio para la calidad del juego desarrollado y  aun para sus propios intereses, pues de haberse empleado con la sola misión de jugar a la pelota otro gallo le habría cantado.
Pasados los primeros minutos, en que parecía que el Puerto Cruz se iba a imponer, reaccionó el Silense, y si su entrenador hubiera aprovechado aquella coyuntura sicológica favorable, lanzando todos los efectivos de su delantera al ataque, probablemente a estas horas el alirón no estaría resonando en el amplio Valle de La Orotava. También el árbitro, con su error, al anularle un legitimo tanto al Silense, contribuyó a que el cuadro local pasara aquellos minutos de crisis y se repusiera de la sorpresa de verse superado por la mayor codicia del adversario. El tanto que el señor Calvo anuló al conjunto visitante por culpa del juez de línea, que levantó la bandera, señalando un imaginario fuera de juego, pudo haber sido decisivo para la posterior marcha del encuentro, pues en esos instantes el Puerto Cruz se hallaba desmoralizado, al comprobar que sus arranques iniciales no habían tenido el fruto deseado. El gol fue completamente limpio, puesto que en la jugada inicial no hubo fuera de juego, y  en el remate posterior el balón venía rechazado de un contrario.
Pasado ese cuarto de hora en el que mandó el Silense, pero sin precisar su juego, volvió a imponerse el Puerto Cruz, que roseaba más la pelota y ligaba mejor  sus avances. No obstante, en otro de los contragolpes que lanzó el  Silense, hubo una formidable “melee”, en la que un defensa local sacó la pelota de junto al mismo poste izquierdo, cuando ya Tito estaba batido. Fue otra clara oportunidad en la que la suerte jugó un papel importante. Esto ocurrió a los 23 minutos de juego. Ocho minutos más tarde vino el primer gol portuense, que hizo vibrar los graderíos en donde se hallaban los hinchas locales. Después de varios rechaces de la defensa del Silense, el balón llego franco a los pies del interior izquierdo Del Pino, el cual de un gran disparo raso lo alojó en la red. Sin más variaciones se llegó al descanso.
UN SEGUNDO TIEMPO BRONCO. Ya con el marcador,  1 – 0 a favor del Puerto Cruz, el partido en este segundo tiempo tuvo un cariz demasiado bronco. Los malos modos empezaron a salir a flote y muchos de los actores iban más a procurar hacer daño a su inmediato adversario que a jugar el balón con sentido. En este aspecto hay que reconocer que destacó más el Silense, aunque hubo algunos hombres del Puerto Cruz que tampoco fueron mancos a la hora de replicar.
Con el partido desenvolviéndose ya en un tono nada recomendable y el buen juego brillando por su ausencia, el Puerto Cruz  marcó su segundo y ultimo gol, que ya dejaba resuelto virtualmente el encuentro. A los 37 minutos, un acertado cambio de juego de Vicente, lo recogió el interior izquierdo Del Pino demarcado sobre la derecha; la defensa del Silense dudó más de lo conveniente y el disparo del  citado jugador raso y cruzado, sorprendió a Manolo en la mitad de su salida.
Cuando faltaban cinco minutos para el final, el arbitro expulsó al central del Silense, Ninín, pero no hizo lo mismo con Del Pino, que también agredió y hacia ya un gran rato que venía provocando a su adversario. La decisión fue tardía, pues ya muchos antes ambos jugadores habían hecho meritos suficientes para irse camino de los vestuarios, como los hizo el meta portuense, que agredió descaradamente y sin balón  aun delantero visitante, tomando el árbitro la absurda decisión de castigarlo con golpe franco indirecto, cuando siendo muy benigno era un penalti indiscutible. En esta falta, como en otra castigada al meta del Silense, por estimar que había cogido el balón fuera del área, cuando estaba perfectamente claro que lo tenía debajo de su cuerpo a más de treinta centímetros dentro de la zona del castigo máximo, el colegiado perjudico notablemente al Silense, aparte de que pasó también por alto una agresión de Soriano, que dio ante sus propias narices con el balón en el rostro a un jugador contrario.
Y ya el partido no tiene más que contar. A nuestro juicio, el Puerto Cruz mereció la victoria, porque hizo algo mejor fútbol que el Silense y también fue un poco más limpio en su juego; pero indiscutiblemente las mentadas decisiones del árbitro, ambas de carácter decisivo, le favorecieron en grado sumo.
El Silense equivocó la táctica cuando tuvo el partido con signo favorable, pues si bien Juanito hizo un excelente marcaje de Pagés, anulándolo por completo, y Andrés vigiló bastante bien a Soriano la corpulencia del habitual centro delantero Silense hizo mucha falta en ese futbol de contraataque que intentó practicar el  cuadro visitante, para lo cual  era preciso un delantero en punta de mas talla física que Manolo, que se pasó los noventa minutos cometiendo faltas innecesarias.
UNOS Y OTROS. Por el cuadro vencedor cabe destacar a su meta Tito, que hizo dos paradas de mucho merito, salvando otros tantos goles cantados. En la defensa, el mejor el central, muy seguro y expeditivo, seguido de Elfidio; bien los volantes, y en la defensa lo mejor el ala izquierda, y de esta Vicente, que hizo un partido muy completo; también Soriano realizó un buen fútbol, pero a ráfagas.
Por el Silense, el defensa  izquierdo, que fue además el jugador más limpio de su equipo; el  buen marcaje de Juanito y Andrés a Pagés y Soriano, y los destellos de clase de Gilberto, junto al empuje de Lorenzo en los medios. De haber pasado desde  la mitad del primer tiempo a  Juanito al ataque, es posible que otro hubiera sido el resultado; pero la decisión de Hernández Coronado llegó con mucho retraso.
EL ÁRBITRO. Ya dejamos dicho en el transcurso de la crónica, que no nos satisfizo el arbitraje del señor Calvo; estuvo visiblemente casero, perjudicando en sus decisiones al equipo visitante, las cuales influyeron en el resultado final.
CITA DE HONOR. Esta cita de honor le corresponde a la directiva del Puerto Cruz, pero de manera especial al hombre que lleva casi todo el peso de la labor rectora. Nos referimos a su secretario Roberto Hernández, quien con el tesón y un espíritu de trabajo realmente encomiástico, ha hecho posible aquello que nos pareció un milagro; llenar hasta más allá de su capacidad el remozado campo del Peñón. Por todo esto y por  ese titulo de campeón, ya virtualmente en las manos, nuestra más cordial enhorabuena…
El amigo del Puerto de la Cruz, ex alcalde de la ciudad; SALVADOR GARCÍA LLANOS, remitió entonces estas notas que tituló “EL CÉLEBRE PUERTO CRUZ- SILENSE”: “…Se cumplen 28/02/2015 cincuenta y cinco años de aquel célebre encuentro de fútbol que determinó el primer ascenso del C.D. Puerto Cruz. Tan célebre que tiene hasta un libro, ‘Recuerdos de un partido memorable C.D. Puerto Cruz-Juventud Silense (Temporada 1959-60),’ editado por la Asociación de Vecinos La Peñita-Aqualia y escrito por Pedro Barreto, Gregorio Dorta y José Manuel Martín. Y por si no bastara, hasta se repitió el 1 de agosto de 1982, con los supervivientes de aquella confrontación. Jesús Hernández, desde la corona, alertado de la fecha, ha hurgado en las hemerotecas y ha encontrado una de las principales referencias periodísticas del acontecimiento, la crónica de Tinerfe en el matutino El Día.
Hablamos de un partido cuyo resultado (2-0) fue decisivo para que el equipo local se proclamara campeón del Grupo Norte de Segunda categoría regional y disputara posteriormente, con el Estrella de La Laguna, le eliminatoria definitiva de ascenso. En la primera vuelta, en Los Silos, ganaron los de casa (2-1). En la clasificación final, los dos equipos igualaron a puntos (29), al cabo de dieciséis jornadas, por lo que el campeonato se resolvió con la fórmula del ‘goal average’. Es verdad que los números de Puerto Cruz eran mejores: marcó 79 goles, por 52 del Silense. Encajó 11 frente a los 13 que recibieron los de la isla baja.
Fue el domingo 28 de febrero de 1960. Hay algunas citas de que era pleno Carnaval pero nadie recuerda ver máscaras o disfraces en un campo abarrotado, con unos seis mil espectadores. Remozaron con prisas El Peñón (apenas se distinguen y el risco y el templete en las fotografías, dada la cantidad de personas que buscaron cualquier acomodo) y hasta instalaron graderíos supletorios. Casi todo el mundo de pie, desde luego. Debió lucir un sol abrasador: muchas gorras y pañuelos en la cabeza.
Las localidades costaron veinte pesetas. Aunque algunos precisan que veinticinco.  La recaudación se elevó a ochenta mil pesetas, todo un récord de la época. El ardor de algunos aficionados les llevó a mostrar desde las gradas billetes de cien y mil pesetas para premiar a los jugadores. Nunca fue especificada la prima por ganar. En cambio, sí está probado que Isidoro Luz Cárpenter, alcalde la ciudad, regaló sendos trajes a los autores de los goles, Vicente y Del Pino.
Los jugadores y aficionados del Silense, desplazados en varias guaguas, protestaron la actuación arbitral de Antonio Calvo, auxiliado por Almenara y Valle. Anuló un gol a Jacinto, por presunto fuera de juego, aún con la igualada inicial. Y ya avanzado el segundo tiempo, expulsó al visitante Ninín.
Es curioso pero un simple titular periodístico de vísperas del choque “calentó” el ambiente y no gustó a la afición portuense: “La luz que va delante es la que alumbra”, declaró Vicente Hernández Coronado, entrenador del Juventud Silense, en clara alusión a la condición de líder con que su equipo se presentaba en la “cazuela” portuense.
Puerto Cruz ganó el ‘goal average’ y sumó dos puntos -así se premiaban entonces los triunfos- en su camino hacia el título que hubo de refrendar en la última jornada con un resonante triunfo (7-2) sobre el Icodense. Del partido se siguió hablando durante mucho tiempo, pese a que, según cuentan las crónicas y muchos testigos presenciales, no fue de gran calidad. Y hasta resultó duro y bronco en el segundo tiempo.
El C.D. Puerto Cruz militaba en Segunda categoría, donde había dos grupos, Santa Cruz-Laguna y Norte. El club portuense compitió con Juventud Silense, Icodense, Gara, Buenavista, Vera, Rambla, Imperial y Canteras. Orotava y Realejos ya andaban en Primera. Las bases de la competición establecían que los primeros de cada grupo se enfrentaban en un encuentro de ida y vuelta, de modo que el ganador era el que ascendía. El equipo portuense jugó con el Estrella de La Laguna, al que ganó los dos partidos: (0-1) en La Manzanilla y (2-1) en El Peñón.
Aquel Puerto Cruz-Silense de 1960 alimentó una seria rivalidad futbolística, salpicada años más tarde con algún episodio extradeportivo de infausto recuerdo. Era imposible, cada vez que se enfrentaban, dejar de recordarlo así como los lances del memorable partido en el que intervinieron:
C.D. Puerto Cruz (2): Tito; Alberto, Galindo, Elfidio; Berto, Arturo; Germán, Soriano, Pagés, del Pino y Vicente.
Juventud Silense (0): Manolo; Mederos, Ninín, Mora; Lorenzo, Andrés; Manolito, Enrique, Juanito, Gilberto y Jacinto.
Vicente (31’) y Del Pino (79’) marcaron los goles portuenses. Pedro González de Chaves y Rojas presidía el club cuyo secretario factótum, Roberto Hernández Illada, fue vitoreado cuando se consumó el ascenso.   Ramón Mesa era el entrenador de aquella memorable formación, bautizada e inmortalizada en los versos de Vicente Yanes como “el pequeño Real Madrid”…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada