domingo, 26 de febrero de 2017

DESAPARECIDA FAMILIA DE LOS MONTENEGRO DE LA VILLA DE LA OROTAVA



Fotografía tomada con mi cámara en la capilla exterior del templo parroquial de Santo Domingo de Guzmán de La Villa de La Orotava, ex convento dominico de San Benito.
Notas biográficas publicadas en un boletín de la Real Sociedad Económica de Amigo del País de la Ciudad de La Laguna por mi amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; ANTONIO LUQUE HERNÁNDEZ.

Según notas que me envía el amigo y convecino de la Villa de La Orotava Antonio Luque Hernández, escritor, historiador, investigador y heráldico para mi Blog personal y Altruista EFEMÉRIDES.
CRÍSPULO RESTITUTO DE MONTENEGRO Y OCAMPO: Nació y fue bautizado el 13 de junio de 1760 en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de La Concepción de La Orotava, siendo apadrinado por su hermano mayor, el presbítero Juan Nepomuceno de Montenegro. Estudió y practicó en el oficio en la escribanía de su tío Joseph de Montenegro, ya la muerte de Ángel Ginori y Viera, ocurrida el 5 de enero de 1791, solicitó ese empleo de escribano público, que le fue concedido en 3 de abril de 1791, por concurrir en su persona la «aptitud y fidelidad, pureza de costumbres, limpieza de sangre y de más cualidades y circunstancias exigidas».   
Celebró matrimonio, el 17 de julio de 1785, con Gervasia de Alayón y Salcedo, hija del ayudante Pablo Alayón Salcedo y Antonia de Castro. Ambos esposos sucedieron en los patronatos y bienes que por vínculo, en fuerza de mayorazgo, habían fundado María de la Concepción Castro y Joseph de Montenegro, sus tíos y, por tanto, poseyeron la hacienda de El Ancón. No obstante ser universales legatarios, recibieron unos bienes bastante esquilmados al haberlos gravado sus tíos de obligaciones y pensiones con prodigalidad. En la información de 28 de enero de 1791, que acompaña la solicitud de Críspulo a suceder en la escribanía pública, que había pertenecido a su tío, se afirma: Logró ocupar el empleo de escribano público y lo ejerció desde fines de enero de 1791 hasta su renuncia en mayo de 1809. Al parecer ese matrimonio no gozó de buena suerte, unos nacen con estrella y otros, para su desventura, nacen estrellados. El activo de la familia se había disipado. Primero fue la quiebra del negocio de vinos que había emprendido su hermano Secundino, y que obligó a vender la bodega familiar en la calle Viera. Bien vengas, mal si vienes solo, dice el refrán, así que a continuación el beneficiado Juan Nepomuceno de Montenegro, quien por su autoridad y medios era el principal puntal de sus hermanos, fue víctima del robo doméstico en el que desaparecieron sus importantes ahorros y otros caudales ajenos que él custodiaba, hechos que ya hemos referido. Toda- vía Críspulo necesitó pleitear ante la vicaría del Partido contra el prior de los dominicos por la famosa cruz de carey porque, terminada la procesión de El Paso, el religioso pretendió que- darse con ella. Sin bien la justicia falló a su favor y obligó al fraile a devolvérsela, con tal que todos los años la prestase y la volviese a percibir, pero ello ocasionó gastos y molestias; pleitos tengas y los ganes, que dice el proverbio. Su débil esposa, Gervasia de Alayón, murió de repente, tras larga enfermedad, el 2 de marzo de 1807, a la edad de cuarenta y cinco años, y su cadáver fue sepultado, al día siguiente, en la cripta de su familia en la capilla de Ánimas del monasterio de los religiosos dominicos.  Críspulo Restituto de Montenegro testó el 21 de abril de 1810 y tres días después otorgó codicilo de últimas voluntades. En ese documento, afirma que el 26 de mayo de 1809 había renunciado a su oficio de escribanía pública, ante el rey Fernando VII y su Supremo Consejo de Regencia de España e Indias, en favor de Domingo de Montenegro y Alayón, su hijo primogénito, que no tenía aún los veinticinco años, edad reglamentaria para ejercer dicha escribanía, y dado que ese oficio era el único recurso para remediar la orfandad en que quedaban sus dos hermanas menores y su hermano inepto, insiste al tutor que gestione de las autoridades competentes la certeza de dicha sucesión
La tesorería de Críspulo iba mal, de tal forma que necesitó que su hermano mayor le adelantara su legítima paterna; éste lo hace constar en su testamento, y declara que «cuanto los bienes que quedaron al fallecimiento de mis Padres, como los que he adquirido son propios míos constan a mis hermanos, cuyos bienes si el tiempo tiene ocasión declararé juntamente con los pagamentos que hecho a mis a hermanos don Secundino y su mujer, y a don Críspulo Montenegro por cuenta del  que les toca de la herencia común, y asimismo lo concerniente al disfrute que he tenido de los bienes hereditarios».
Al final, la situación económica de Críspulo continuó declinando y así lo dice en su codicilo: «Mando que cuando suceda el acaecimiento de mi muerte mi cadáver sea sepultado en la capilla de las venditas animas del convento de Predicadores de esta Villa de que soy patrono con sepulcro propio y amortajado con el habito de mi gran patrono Santo Domingo de Guzmán, el cual pido desde luego para ganar las gracias que estas conceden». No obstante, a continuación impugna esa disposición y exige: «enmendando la cláusula que precede en orden a la mortaja, declaro que esta sea solamente con la ropa interior de mi uso y envuelto en una sábana blanca, descalzo, lo que pido se me haga así para imitar la pobreza de Nuestro Señor Jesucristo y porque mis haberes no me permiten otra cosa, lo que declaro para que conste».  En otro apartado afirma que en poder de su hermano Pedro se halla una imagen de san Juan Nepomuceno de bulto y un retrato de su hermano mayor, que ambos objetos le pertenecen por habérselas legado aquél, por cláusula testamentaria y ordena a sus hijos que las recojan y les den el destino que les había precisado. El 18 de mayo de 1810 murió Críspulo Restituto de Montenegro a los 49 años de edad y su cuerpo fue inhumado junto al de Gervasia de Alayón, su esposa, en el panteón familiar en la capilla de Ánimas del convento dominico. Dejaron los cuatro hijos que a continuación se expresan: Domingo Eustaquio Ceferino de San Juan Nepomuceno, nacido el 26 de agosto y bautizado el 1 de septiembre de 1787 en la parroquia matriz de La Concepción, apadrinado por Joseph de Montenegro, su tío abuelo. Domingo, que a pesar del insistente deseo de su padre no alcanzó a desempeñar su oficio de escribano público; murió joven y soltero, el 9 de junio de 1823, a los 35 años de edad, y recibió sepultura en la ermita de San Sebastián de La Orotava. Felipa María Gervasia del Sacramento de Montenegro y Alayón nació el 1 de mayo de 1789 y fue bautizada ese mismo día en la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción. En esa iglesia celebró su enlace matrimonial el 30 de noviembre de 1814 con Luís Sánchez y Sánchez, hijo de Francisco Sánchez Barrios y de Felipa María Sánchez. Rufina María, y  Leandro José Pascual nació el 18 de mayo de 1798 y  murió célibe el 17 de octubre de 1814. El menor de los hermanos, así lo quiso la suerte, era incapaz, y falleció dos años después que su padre, el 17 de octubre de 1814, a los dieciséis años de edad.
RUFINA DOMINGA DE SAN PEDRO DE ALCÁNTARA DE MONTENEGRO y ALAYÓN: Nacida el 16 y bautizada el 18 de noviembre de 1792 en la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, donde casó el día 24 de septiembre de 1818 con Domingo Ruiz de Mora, escribano público de La Orotava. Ruiz de Mora ejerció en La Orotava el año 1818, Y luego en Vilaflor, donde fue, al parecer, el último escribano. En esa localidad escribió desde 1826 a 1849; si bien faltan los protocolos suyos correspondientes a los años 1834 a 1836 y el de 1842. Domingo había nacido en Puerto de Orotava, hijo de Salvador Ruiz del Hoyo, natural de La Laguna, y de Antonia De Mora, que lo era de esta Villa de La Orotava. Rufina de Montenegro sucedió en los vínculos amayorazgados de la familia, entre ellos la hacienda de El Ancón. De esta unión nacieron: María Ruiz de Mora y Montenegro. Norberta Ruiz de Mora y Montenegro.
 De ellas sólo sabemos que el 6 de abril de 1852, cuando dividieron en dos y enajenaron El Ancón, María vivía casada en Santa Cruz de Tenerife y Norberta, que permanecía soltera en 1855, residía en La Laguna con su padre.
 En 1821 fue desamortizado el monasterio de Santo Domingo, y en 1826 pasó también al Estado el convento de San Nicolás de monjas dominicas, y su templo fue desacralizado. De este modo desapareció el retablo de san Juan Nepomuceno del templo de San Nicolás y la capilla de Ánimas del de Santo Domingo, perdió su carácter sacro. Muchos de los objetos de culto, cuadros, imágenes y otras alhajas pertenecientes a los conventos desamortizados fueron depositadas en la parroquia matriz de Nuestra Señora de La Concepción, donde se exponen a la veneración pública, una efigie de san Juan Nepomuceno y un precioso cuadro de Ánimas del Purgatorio, del pintor Juan de Miranda (1723-1805), que podrían proceder de los patronatos de Montenegro, pero el cojín de plata se extravió. La cruz de carey embutida en nácar con remates de plata de filigrana es la que aún lleva a cuestas Jesús Nazareno en el «el Paso» que sale en procesión cada mañana del viernes santo desde la iglesia de Santo Domingo, pese a que los remates de plata se los llevaron los amigos de lo ajeno, entre 1978 y 1992, en el tiempo en que permaneció cerrado y en restauración ese templo. Todavía la ermita de El Ancón conserva su cautivador aspecto original y el precioso retablo con las imágenes de Nuestra Señora de Montenegro, San José y San Juan Nepomuceno, además de los tres cuadros del siglo XVIII, colocados en las paredes, dos que representan a Santo Domingo y otro al patrono. Aunque inexplicablemente pasó a llamarse de Montserrat, olvidándose la advocación fundacional. Y por lo que respecta a La Orotava, no existe memoria de esta familia, ninguna persona recuerda hoya Joseph de Montenegro, el Erector, un villero pleno de dotes personales, generoso, creador de riqueza, que llevó la religiosidad en la masa de la sangre. Ni a Juan Nepomuceno, su sobrino, que de haber sido beneficiado cinco años antes de 1782, Viera y Clavijo, ciertamente, le hubiera incluido en su Biblioteca de los autores canarios, ya que gozaba fama de protector de las artes y de las letras y patrocinó a las primeras y lo demostró sobradamente con su extraordinario entusiasmo en la fábrica del nuevo templo parroquial de La Concepción. En este caso parece que los orotavenses gustaron las tranquilas aguas de aquel infernal río Leteo que hacían olvidar el pasado terrestre a los hombres que habían bebido de ellas.
VICENTE DE MONTENEGRO Y DÍAZ DE LUGO: Natural de La Orotava, fue ayudante de Milicias del Regimiento provincial de La Orotava. Casó en la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, en el año de 1738, con Josefa Francisca Díaz de Ocampo, de igual naturaleza, hija de Simón Lorenzo de Ocampo y Hernández y de Florencia Díaz de Olivera, ambos de La Orotava. Durante su matrimonio fabricó, en la calle Viera, dos viviendas contiguas de alto y bajo, y adquirió otra inmediata con huerta propia, y al otro lado de la calle construyó una amplia bodega, que «linda con ella por el frente, con la viña de doña Beatriz de Mesa por la parte del mar, con el poniente con casas altas de los mismos, y con casas de la misma construcción por el naciente propias de doña Andrea Alzola y Monteverde, viuda del teniente coronel don José Rafael Benítez». El exterior de la casa principal conserva su traza y su solera, tiene una fachada alargada de dos plantas, huecos simétricos y cornisa de mampostería. En el piso bajo distribuye tres puertas de cojinetes y en medio, dos ventanas de guillotina, con antepecho de cojinete. En el alto los vanos corresponden a cinco ventanas de dos hojas, con postigos, antepecho de cuarterones y cristales en la parte superior, aquí llamadas de cojinetes lisos. La edificación interior ha sido muy modificada. La puerta del zaguán, de madera, es del siglo XIX. El patio alargado en forma de L, hacia el poniente. La antigua escalera, que arranca a la derecha del vestíbulo, conduce a la antesala y al salón principal situado sobre la entrada.
Vicente de Montenegro testó en su casa de la calle Viera y en ella falleció en el año 1777. Josefa de acampo, que otorgó testamento ante el escribano José Domingo Perdomo el 12 de enero de 1798, murió a la edad aproximada de ochenta años y fue sepultada en el convento de San Benito de la Orden de predicadores de la Villa de La Orotava, el 14 de marzo de 1798. Tuvieron la dilatada sucesión de siete hijos, que fueron: Juan Nepomuceno de Montenegro y Ocampo, natural de la Villa de La Orotava. Abrazó la carrera eclesiástica desde sus años más tiernos y se graduó de doctor por la Universidad de Sevilla; fue abogado de los Reales Consejos. Nombrado beneficiado rector de la parroquia matriz de Nuestra Señora de la Concepción de la Villa de La Orotava y examinador sinodal de este obispado de Canarias, desde el mes de enero de 1782 hasta su fallecimiento en abril de 1808, demostró, en el desempeño de ese honroso cargo, su fervor, el desinterés y la generosidad de su carácter, sembrando constantemente el bien con generosa mano. Se destacó, además, por su admirable entusiasmo en la construcción de la nueva parroquia de La Concepción, que fue bendecida personalmente por el doctor Antonio Martínez de la Plaza, obispo de Canarias, el día 7 de diciembre de 1788. El doctor Juan Nepomuceno de Montenegro, su párroco, tuvo el honor de presidir la celebración de la primera misa en ese magnífico templo.
 Por su testamento, sabemos que Montenegro gastó importantes sumas de dinero en la mejora y decoración de su espaciosa morada: Un desagradable suceso trastornó los últimos años de vida del beneficiado Montenegro. Conservaba este sacerdote muchas piezas de oro, pesos y medios pesos fuertes, algunas perlas, algunas onzas de oro, en un cofre colocado sobre un escritorio que tenía en su cuarto de dormir. Esos valores eran el producto de su talento y del esfuerzo de toda una vida. Los guardaba para su seguridad, por algún lance que pudiera ofrecérsele y como garantía de una tranquila vejez. En esa misma caja también estaba depositada una importante suma perteneciente al patronato de Huérfanas, cantidad comprobada en el último balance rendido en la visita general del obispo Manuel Verdugo. Así que tenía guardados, con todo el cuidado que exigían sus cosas, bastante más de mil pesos.  Una aciaga medianoche entraron ladrones en el dormitorio del sacerdote y, con el mayor sigilo, robaron todo ese caudal. A punto estuvieron de matarle del susto; la acción confundió verdaderamente al beneficiado, porque en ese aposento se encontraba profusión de muebles y los malhechores fueron directamente a esa arca, no registraron ninguna de las ocho gavetas de los dos escritorios, ni las otras cajas de tapa, ni tampoco los cofres que estaban en dicha habitación, a pesar que el cofre inglés con color verde, por ser más rico de aspecto, podía parecer más a propósito para custodiar riquezas. Pese a que dicha arca estaba colocada sobre un escritorio en el que se encontraba un bastón con puño de oro, una azucarera de plata y tenía encima una salvilla, también de plata, de estos objetos los ladrones no hicieron ningún caso, por lo que desde el primer momento se sospechó que la acción había sido obra de una persona de mucha confianza, alguien conocedor de las interioridades de la casa, práctico en entrar y salir de ella. Ya que a la medianoche se hallaban las puertas cerradas, todos recogidos y en plena oscuridad, los ladrones necesitaron llevar una luz hasta el zaguán y abrir la puerta de la calle. Ese último manejo fue presenciado por Ana Alzola y Monteverde y sus hijos, Bernardo y José Benítez de Lugo, sus vecinos, cuando a la medianoche regresaban a su casa, pero no les causó extrañeza ya que pensaron que se trataba de alguna persona en solicitud de los Sacramentos, y así lo declararon en los autos que obran en el Juzgado. A pesar de la gravedad del robo, el beneficiado Montenegro, hombre de honor, logró entregar el total depósito perteneciente al patronato de Huérfanas y, también, legó una importante suma de dinero a «los pobres del Hospital de esta Villa, la otra a los comunes y de la Cárcel, y la otra, se daría al Patronato de las Huérfanas establecido por el Venerable Gaspar González Monroy y Marta López». Montenegro otorgó testamento cerrado el 10 de abril de 1808, ante Domingo González Regalado, y murió en su casa de la calle Viera el 20 de abril de 1808. En ese documento instituyó por único y universal heredero a su hermano el presbítero Pedro Ruperto de Montenegro, «por haberle acompañado en todo el tiempo desde la vida de sus padres y por haberle servido en todo cuanto se le ha ofrecido en el tiempo de su Beneficio, con la circunstancia de que trate designar a su muerte o antes, a persona de los nuestros para la sucesión de mis bienes y que no los enajene conservándolos con aumento y encargándose a este mismo el cuidado que debe tener con ellos, entendiéndose de los raíces porque de los muebles podrá usar como guste el dicho mi hermano, que ésta es mi última y deliberada voluntad». En su testamento Juan Nepomuceno asegura que había entregado a sus hermanos Secundino y Críspulo la parte que les correspondía de la herencia paterna y expresa igualmente el deseo de ser amortajado con las vestiduras sacerdotales y, sobre ellas, el hábito de santo Domingo, y de que se le dé sepultura en la nueva y monumental iglesia de La Concepción, por él inaugurada, en la tumba situada en las gradas del presbiterio, al Iado del Evangelio, con lápida propia, en la que había sido enterrado el cadáver del doctor Francisco Domingo Román y Machado, su compañero en el presbiterio y beneficiado de dicho templo.  Benigno de Montenegro y Ocampo, alférez de Milicias y subteniente del Regimiento provincial de Güimar, por Real Despacho 16 de julio de 1791. Casó con María de Guía de Torres, hija de Cristóbal Hernández de Torres, capitán y síndico personero de la Villa de La Orotava, y de Catalina Álvarez. En 1768 viajó a La Habana como escribano del navío La Perla, para lo cual hizo una escritura de riesgo.  De esta unión nacieron: Antonio de Montenegro y Torres, procurador en los Tribunales. Contrajo matrimonio en la parroquia matriz de La Orotava, el 23 de junio de 1805, con Francisca Bethencourt y Martín, natural y vecina de Villa, hija de Bartolomé Betancourt y de María Josefa Martín. María Candelaria, que casó con Rafael de Frías, hijo de Juan Pedro Frías, subteniente de Milicias, y de María Josefa Cruz Alayón. De quienes procedieron la numerosa descendencia que a continuación se relaciona: Antonio Frías y Montenegro. Buenaventura Frías y Montenegro.
 En la obra Estancia en Tenerife 1866-1867, Ricardo Ruiz y Aguilar dice:
 «Don Ventura Frías, jugador de ajedrez, y hombre callado como deben serIo aquéllos que a semejante juego dedican sus ocios, era un archivo cerrado en el que yo conseguí entrar entre jaques al rey, saltos de caballo y avances desgraciados de algún alfil que se comía sin avisarme. Esos cuentos o historias, porque de todo tenían, referidos por hombre sin pretensiones de causar efecto porque eran confidencias arrancadas en momentos breves a quien hablaba muy poco; y escuchadas por mí solo, desconocedor de las personas que figuraban en ellas, tenían un interés que yo no aprecié sino más tarde, al leer «El Tisón de Canarias», que vino a recordármelas. Conoció a don Ventura cuando era mozo y los vio partir sin pena siendo ya hombre maduro. Sonríase cuando yo le decía que volverían y su sonrisa me hacía dudar.  ¡Ah si don Ventura resucitara!».
Cipriano Frías y Montenegro, que se unió sacramentalmente en la parroquia matriz de La Concepción, el 6 de marzo de 1851, con María Manuela Pérez Valladares, que estaba viuda de Bartolomé Betancourt y era hija de Antonio Pérez Valladares y González de Chaves y de María Díaz de Lugo y Hernández fue su hija  Matilde Frías y Pérez Valladares, que contrajo matrimonio en 1869 con Fernando Monteverde y Castillo, nieto de los condes de la Vega Grande de Guadalupe, segundogénito de la ilustre Casa de Monteverde Rivas y alcalde que fue de La Orotava, y cuya numerosa descendencia, aparece historiada en el Nobiliario de Canarias (tomo III, pp. 560- 562). Fulgencio Frías y Montenegro. Juana María Frías y Montenegro. 
Sebastiana Frías y  Montenegro. Petronila Frías y Montenegro. María Frías y Montenegro, que, como sus anteriores hermanos, no tomó estado. Catalina de Montenegro, que casó con Martín González del Castillo, hijo del teniente-capitán Antonio González del Castillo y de Manuela Saravia. Joaquina de Montenegro, esposa de Francisco de Cala y Ugarte, natural de Puerto de Orotava, fallecido en Caracas, Venezuela. Doña Joaquina, viuda desde 1808, murió en la Villa de su nacimiento el 11 de marzo de 1810, a los 70 años de edad, y fue sepultada en la iglesia del convento agustino de Nuestra Señora de Gracia. Sus hijos: Dámaso de Cala, esposo de Catalina Melo. Don Dámaso testó el 6 de enero de 1851.  De este enlace procedieron: Dolores. Joaquín Juana de Cala y Melo.
Peregrina de Cala y Montenegro, natural de La Orotava, donde falleció soltera, a consecuencias de una pulmonía, el 16 de julio de 1822, a los 54 años de edad. Domingo de Cala y Montenegro nació en La Orotava y casó en La Concepción el 8 de octubre de 1814 con Candelaria Acosta y Camacho, natural de la isla de La Palma, hija de Félix de la Concepción y Josefa Lorenzo Camacho. Fue albacea testamentario de su tío, el beneficiado Juan Nepomuceno, conjuntamente con Pedro y Críspulo de Montenegro, los tres hermanos de su madre. Pedro Ruperto de Montenegro y acampo, natural de La Orotava, presbítero, notario público y de número del partido de Taoro. Albacea y universal heredero de su hermano mayor, el doctor Juan Nepomuceno de Montenegro. El 12 de marzo de 1822 murió, «de vejez», a los 81 años poco más o menos, después de haber consagrado su vida al culto de la virtud y al servicio de la Iglesia.
Demetrio de Montenegro y Ocampo. Se encargó del gabinete de su padre y de los papeles que en él se custodiaban, y por descuido o por otras circunstancias que no indagó  - dice en su última voluntad su hermano el beneficiado Juan Nepomuceno la memoria testamentaria de su padre se extrapapeló o confundió, lo que declaró para que constase y obrase a los efectos que hubiere lugar en derecho. Don Demetrio no casó y falleció soltero.
Secundino de Montenegro y acampo, que se unió en matrimonio con Mariana Orange, natural de Francia. Don Secundino murió en La Orotava, a los 76 años de edad, el 8 de octubre de 1825. Juan Nepomuceno de Montenegro y acampo cuenta en su última voluntad el desastroso negocio que emprendió este hermano suyo con Bernardo de Ascanio y Llarena, señor de La Gomera, capitán comandante del Regimiento Provincial y gobernador de Armas de esta Villa, y con la esposa de éste, Juana Nepomuceno de Franchi Alfaro y Mesa. Todo empezó en el momento que don Secundino ajustó comprar, a los señores de Ascanio, a crédito, una importante cantidad de vinos para llevados y revenderos en el Puerto y Plaza de Santa Cruz, pero incumplió el trato, por lo que se incoó un procedimiento judicial. Entonces, su hermano mayor intentó ayudar a Secundino y para ello gastó mucho dinero en alguaciles y peritos; luego, para evitar mayores males, trató saldar el débito y entregó al capitán Ascanio ciento cuarenta pesos de su bolsillo, al tiempo que, conjuntamente con sus hermanos, don Pedro y don Críspulo, se constituía en fiador del resto de la deuda. Por carecer de efectivo acordaron enajenar la bodega que sus padres habían fabricado en la calle Viera. La compradora fue Andrea Alzola, quien se hizo cargo de desembolsar a Ascanio el remanente, para posteriormente liquidar con los Montenegro la diferencia. Así quedó la bodega en poder de la señora Alzola, quien cumplió su parte con Ascanio; sin embargo dice el beneficiado Montenegro en su testamento en ese día (10 de abril de 1808) que aún no había liquidado la diferencia con los vendedores. Además, cuando se formalizó el contrato de compra- venta se le entregó a la susodicha señora la llave de la bodega y ella acordó pagar un alquiler hasta la entrega del total de su valor. Así que Juan Nepomuceno aconseja a su heredero que, para mayor claridad, sólo celebre la escritura de dominio con la señora Alzola cuando ésta finiquite su compromiso, y lo tenga presente a la hora de retribuir a sus restantes hermanos las partes que les correspondan Críspulo de Montenegro, sucesor. 

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada