sábado, 11 de febrero de 2017

DON JUAN ANTONIO JIMÉNEZ GONZÁLEZ. ALCALDE DE LA OROTAVA Y VILLERO DE HONOR



EL PRIMER ALCALDE DE LA OROTAVA QUE SE VISTIÓ DE MAGO EN LA ROMERÍA DE SAN ISIDRO.
HOMENAJE AL ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO. ¿YA QUE FUE EL ALCALDE QUE DESARROLLÓ LA TRANSICIÓN EN LA VILLA, PARA CUANDO SE ROTULA UNA CALLE EN SU MEMORIA…?

El día 11 de febrero del 2012, estaba celebrando con mis compañeros de promoción curso 1967 – 68 del colegio de San Isidro de La Villa de La Orotava el cuarenta y cinco aniversario de la despedidas con el titulo de 6º y revalidas (bachiller superior). Despedidos todos con alegrías, acompaño a mi mujer; Antonia María González de Chaves y Díaz a Santa Cruz de Tenerife, a visita obligada como era costumbre todos los sábado a mi suegra; Antonia María Díaz y Díaz. De regreso a la Villa de La Orotava, me paso por mi despacho a darle un vistazos a los correos recibidos en el día, aparece uno del amigo de la infancia de la Villa de La Orotava Ángel García González, la verdad que me suponía que alguien conocido nos había dicho adiós definitivamente, la verdad que acepté, se trataba la ida al infinito del amigo y ex alcalde Juan Antonio Jiménez González. No me lo esperaba, pero tal como me contaron la noticia, me sorprendió de toda manera. Sucedió en la Sociedad de Liceo de Taoro, ese mismo sábado por la tarde noche, estaban en la sala de audiovisual; Ángel García González y Evaristo Fuentes Melián dos compatriotas aparejadores jubilados, y ex deportistas, viendo como su equipo el CF. Barcelona iba perdiendo el encuentro que ofrecía en directo la tele, con el Osasuna CF. de Pamplona, mientras que Juan Antonio Jiménez González hace presencia en la sala, algo le sucedió, por lo que hizo presencia en el citado lugar la ambulancia mecanizada.
Amigo Juan Antonio, tuve que escribirte muy de madrugada, con un sentimiento profundo, acordándome de tu querida esposa Teresa Calderón Orenes, tus hijos; Sebastián, Evelyne, Juan Antonio, y José Enrique, tus nietos; Carolina, Alejandro, Mikel, Jorge que a lo largo de la vida te han queridos. Ahora a descansar, el descanso eterno es una magia, un paraíso a dónde vas a regir tu recordadas políticas como las hiciste en la Villa en tiempos difíciles, coincidiendo con la transición española a la nueva democracia, un lugar blanco, -así lo pienso yo-  -y siempre lo he soñado-. Allí están tus padres, tus hermanos, amigos íntimos y muchos de tus compañeros de la corporación municipal que trabajaron contigo.
Para ti reproduzco parte resumida del trabajo que en su día publiqué en LA PRENSA del matutino EL DÍA, en 7 capítulos donde me cuenta tu vida infantil y juvenil de La Orotava, el fatal accidente de tu hermano Enrique por la carretera de Tacoronte, tus estudios como alumno interno en el Quisisana santacrucero (un grandioso edificio Chicharrero tipo Castillo Inglés que en principio fue un Hotel) con los escolapios, tu carrera en la politécnica de La Laguna para obtener el título de Perito Agrícola, tus peripecias por el continente Africano, concretamente en COSTA DE MARFIL, y tu trabajo en las Campiñas de Francia.
Disfruta en ese lugar muy desconocido por nosotros, término del sosiego y de la Esperanza.
 “…Don Juan Antonio Jiménez González nace en la Orotava un veinte y nueve  de Marzo de 1930, en la calle de León, numero 41.  Sirvió voluntario en el ejército de aire, en Gando, pasando luego a los Rodeos para poder terminar sus estudios. En  septiembre de 1955, se va a Marsella, en Noviembre sale de Francia en un barco "General Mangin", hacía Palma Mallorca, siguió hacía Argelia, Casablanca, Daca, y Abidjen capital de Costa de Marfil.
De vuelta a la  Orotava se dedica a explotar el negocio agronómico familiar, por entonces fallece el Laureado Alcalde de la Villa Don Juan Cúllen y Lugo, asiste a su sepelio. Posteriormente recibe una llamada del Gobernador Civil de Tenerife Don Antonio Menéndez del Valle, le llamaba para proponerlo Alcalde de la Villa, desconoce las razones de su llamamiento pero supone que fue debido a un escrito que se publicó en el periódico ya desaparecido "La Tarde" sobre un tema agrícola, sobre la calidad y el mercado del Plátano-Canario. Una entrevista que el periodista Luis Ortega le hizo como cosechero-exportador, en la que hablaba de la necesidad de un organismo que coordine la acción y los intereses de los cultivadores, exportadores y receptores, porque Canaria estaba en un  red privilegiada, cerca de todos los centros de consumo. O tal vez pudo haber sido a través del ex-alcalde de la Villa Don José Estévez Méndez, que ocupaba el cometido de Jefe Provincial de Movimiento de la provincia de Tenerife. No tuvo interés de ser Alcalde, pero le insistieron, no había forma de  decirle que no, y como hacía poco tiempo que había vuelto de Francia, a ser un individuo sincero se auto convenció para ocupar el sillón presidencial de la siempre difícil corporación villera. Sin embargo sabía que estaba buscando Alcalde para la Villa, que tras el óbito del ilustre Don Juan Cúllen y Lugo, ocupó interinamente la Alcaldía el teniente Alcalde Don Antonio García que aludió la porción de Ley impuesta para tal función. A pesar del régimen autoritario de aquellos años, hizo de la Alcaldía una tendencia liberal progresista, aunque con cierto apego a conservar lo compasivo, las cosas sanas de presentimiento altruista, insólito en la España democrática de hoy, incluso en la época de crisis profunda que vivimos. Pidió consejo por su propia aquiescencia, en primera posición a su querida madre Doña Antonia González por ser la superiora de la familia, que le decía; - con la cuchara que escoges con esa comes -, y en segundo término a sus hermanos que tenían interfaces con él en los negocios familiares. Como Alcalde no tenía sueldo fijo, tenía que trabajar fuera del Ayuntamiento para mantener a su familia. Precisamente le reportaron la conciencia del trabajo allegado y de otras administraciones, para poder vivir. Pues todo eso lo tenía que conservar aparte de la Alcaldía.
Toma posesión como Alcalde de La Villa de La Orotava, el nueve Junio del año 1973, pero le comunicaron que tenía esencia de Alcalde, desde el día que se lo dijeron en el Gobierno Civil hasta la confiscación, efectivamente en ese intervalo aprovechó la oportunidad, para, con Don Antonio García Alcalde Interino y el Secretario de la Corporación Sr. Don Ricardo Balcells, familiarizarse con la dinámica reguladora del Ayuntamiento.
Siendo Alcalde tenía que renovar las dos tercera parte de concejales en Noviembre de 1973. Como había disfrutado de ciudadano residente en el extranjero, conocía el liberalismo democrático francés, país colmado por españoles exiliados tras la guerra civil, como un tal Marcelino, catalán que le faltaba un brazo, otro que era zapatero, le faltaban los pies, de sobrenombre Agustín Jiménez y era murciano. Francia como república tenía legalizados todos los partidos políticos, pero a ser Alcalde de la Villa, tenía que seguir con lo que se hacía aquí, no había necesidad de ir en contra de nadie. En esa época los concejales se elegían por un tercio; de padres de familias, sindicales y empresarios, propiamente se podía seleccionar a tres. Había personas que querían presentarse. Don Juan Antonio democráticamente se reúne con ellos en Casa de Onelia, -    restaurante típico de la Villa de Arriba ya extinguido -, para confeccionar una lista por orden de apellidos, culminar con un sufragio enigmático de los asistentes, para finiquitar la lista electa de la dos tercera parte de concejales. Los diez primeros clasificados se convirtieron en concejales de la Villa. En Noviembre de 1973 se encontró con una corporación nueva compuesta por; Don Manuel Barrera Piñero, Don Cecilio Árbelo Sánchez, Don Francisco Mesa Bravo, Don Miguel Ángel Domínguez Hernández, Don José Manuel Cabrera Estévez, Don José Álvarez Acosta, Don José Valladares Pacheco, Don Isabelino Martín Pérez, Don Manuel Rodríguez Mesa, Don Antonio Santos Cruz, Don Juan Antonio Gutiérrez Hernández, Don José Ernesto Villavicencio Áfonso, Don Norberto Yánez Pérez, Don Carlos Argüelles García, y Don Ángel Martín Trujillo.
Sus disposiciones más importantes fueron, la venta de la planta eléctrica, por el atraso en que estaba y la aprobación del Plan General. La Planta eléctrica sufría déficit que oscilaba entre ochocientas y un millón doscientas mil pesetas al mes, vendiéndose a UNELCO, y poder compensar la deuda del Ayuntamiento, pero lo más destacado de esta operación fue que los operarios de la antigua planta eléctrica municipal pasaron a la plantilla de la avenida explotación, e incluso los que ya estaban jubilados se acogieron a las ventajas de jubilación de Unelco.
El Ayuntamiento de la Orotava, - que no es tan rico como muchos creen -, tiene un presupuesto ordinario para este año de 1975 de 56.300.000 pesetas. Ya desde el inicio de su toma de posesión como alcalde, la primera inquietud y urgencia en cuanto a materia presupuestaria, que es la que condiciona las demás realizaciones que se quieran hacer, tanto culturales, deportivas. Están condicionadas, pues se venía contrayendo con UNELCO una deuda, desde muchos años atrás, que en mayo del pasado año era del orden de 29.500.000 pesetas. Esta deuda todos los meses se iba incrementando en 1.200.000 pesetas debido a que el fluido que el Ayuntamiento compraba a UNELCO lo tenía que vender a precios inferiores, ya que podía aumentar. Entonces, para liquidar la deuda de UNELCO tenían tres caminos: de corto, medio o largo plazo. Hemos escogido el corto de liquidación total de la deuda en este año, en acuerdo plenario del 26 de Diciembre de 1974 por las siguientes razones: primero, para poder disponer del importe de la venta de nuestro servicio municipalizado eléctrico a UNELCO en el municipio que son de 16.000.000 de pesetas para emplear en obras de primer establecimiento, y segundo para poder lanzarnos a un empréstito con el Banco de Crédito Local, ya que mientras tenga deudas de este tipo no puede solicitarlo.
De infraestructura, tenían ampliación de la plaza de la Constitución, ampliación de la red de aguas con la construcción de sus depósitos correspondientes; vía de acceso a la Playa de Bollullo, o m s conocido por Camino del Rincón, cuyas  obras están en fase de subasta por parte del Cabildo Insular de Tenerife, aportando el Ayuntamiento los terrenos correspondientes con un desembolso de 6.000.000 de pesetas. Esta en marcha la revisión del Plan General de Ordenación Urbana del Municipio a cargo de la Doxiadis Ibérica SA. Dentro de este plan de ordenación urbana se están estudiando una serie de núcleos urbanos a establecer en el campo, con el fin de proporcionar solares edificables para los que necesitan construir sus viviendas, pudiendo, de esta manera, acogerse los beneficiarios a créditos oficiales.
En el capítulo de viviendas, el Ayuntamiento ha entregado terrenos a la Obra Sindical del Hogar para la construcción de 100 viviendas. Y al Ministerio de la Vivienda los terrenos necesarios de erradicación del chabolismo. Los terrenos para las primeras están entregados desde hace dos años...
Constantemente se pensaba en el progreso de los barrios, pero en principio quería sustentar el casco, no como ahora que se fomentan los barrios para conseguir votos demagogos, su designio de avalar a los barrios de su villa se hacía por su sensibilidad, había que hacerlo y se lo merecían. Es decir su intelecto es hacer las cosas porque hay que hacerla, no por la demagoga imitación de conseguir votos políticos.
La Corporación presidida por Don Juan Antonio Jiménez González, por ser La Orotava propietaria del Parque Nacional de las Cañadas, proyectaron programar generosamente, la organización del mismo dentro del marco legal implantado en los Parques Nacionales, a pesar de que ICONA era la administradora de conservarlo, y el Cabildo Insular de Tenerife actuaba como reconfortante. El director general de ICONA de la década de los setenta en una charla que ofreció en Chanajigua, expresó que gracias al Cabildo de Tenerife estaban ellos en las Cañadas, Don Juan Antonio como Alcalde le ratificó, que gracias al Ayuntamiento de La Orotava, que es el propietario, esto es debido a la confección que existe en las herencias del patrimonio de las Cañadas. De todo modo ICONA se hizo con el conjunto de competencia en la circunscripción del Parque Nacional. Pero este organismo estatal no puede embolsar carga debido a su característica funcional, el Ayuntamiento de la Villa si la podía avezar, y la necesitaba para el privilegio de su población. Desde el Ayuntamiento se proyectaba el ordenamiento de Las Cañadas, para convertir su destino en fuente de ingresos a través de canon y gravamen, y as potenciar las arcas municipales. Se pretendió que la carretera comarcal de La Orotava-Granadilla, en su trámite diagonal por Las Cañadas, desviarla por los extrarradios del Parque. Los vehículos que pasen por la diagonal de visita, pagarían un canon. Se deseaba fomentar el acarreo a través de animales.
Aparece un embrollo con el deslinde de dos municipios, todos ellos quieren Las Cañadas. El Barranco de Las Lajas o Raya divide a La Orotava de Los Realejos. Al llegar a las Lanadas tiene dos brazos, uno hasta el Portillo (Asiento de la gallina) por el poniente y el otro hasta la montaña de Limón por el naciente. Los Realejos decían que su línea era desde la montaña de Limón, hacía la Cruz de Abreu, montaña de Mostaza, y montaña de la Fortaleza, volviendo hacia abajo. Con vista a este farallón llaman desde el Ministerio de la Gobernación para que se presentaran los expedientes de los deslindes de las Cañadas. Una vez confeccionados y estudiados los envían a Madrid.
El Ayuntamiento había recibido unos créditos para compra de terrenos en absoluto de unos treinta millones de pesetas, y trece millones aproximadamente para acomodar la Luz a los barrios. Con los treinta millones mencionados se decide expropiar los terrenos de la futura estación de guaguas general del Norte, y estudiar la forma de actuar, que podía ser una sociedad mixta con TITSA, o una empresa municipal. En fin hubiese sido una gran fuente de financiación para las arcas municipales, o más que nada el paso de todas las guaguas del norte por dicha estación, para consolidar el comercio.
En el plano cultural, destaca la adquisición del antiguo Cuartel de San Agustín, en una misiva plegaria que le dirigió al laureado General Don Lorenzo Machado y Méndez F. de Lugo, para implantar la filial del Conservatorio Superior de Música de Tenerife, puesto que se estaba utilizando el Casino de Los Caballeros (actual hemeroteca municipal) para la práctica musical, pues no se había producido la transmisión al Ayuntamiento del indicado local. El General Don Lorenzo Machado y Méndez F. de Lugo, solicitaba la transmisión de San Agustín, en una carta que le envió al Coronel Jefe Agrupación Tropas del Ministerio del Ejército, Don Antonio Alemán Ramírez, en la que pedía, el Cuartel, que era un antiguo convento y que se hicieron obras suficientes para residir el Regimiento. Y luego Destacamentos, se debía más que nada al Ayuntamiento de La Orotava, que donó terrenos que compró a particulares, más del doble de lo que era el referido convento. Ya allí solo hay unos 10 soldados para cuidarlo; el Ayuntamiento hace años que quería que Guerra se lo vendiera, para dedicarlo a Colegios, Cosas culturales.
Don Juan Antonio recompuso la histórica banda de música de la Villa que atravesaba malos momentos, se reunió con sus músicos en el salón de pleno del Ayuntamiento, llegando a un consenso con ellos en el tratamiento de varios asuntos importantes, como la subvención, el nombramiento del director, organización de la academia, y el novel vestuario. En cuanto a director llegó a un acuerdo con el compositor realejero Don Manuel Plasencia Pérez. Años posteriores el maestro Plasencia solicita a Don Juan Antonio la concepción de la función publica municipal de director de banda, hecho que no pudo aceptar, debido a las leyes municipales de entonces. Don Juan Antonio se decide que lo fundamental es buscar un director. Contrata  los servicios del maestro Don Ángel Hernández y Hernández (actual director), que  acepta dirigir la banda tal como se estipuló en la reposición de la misma.
Continuando en el plano cultural villero de aquella época, indicamos que, el Instituto de enseñanzas medias "Villalba Hervás" de La Orotava, pasó a ser de Sección Delegada a Instituto oficial, concluyeron los colegios públicos: Manuel de Falla en Barroso, Ramón y Cajal en la Villa de Arriba y Santa Teresa de Jesús en la Perdoma. Adquirió los terrenos para la edificación de colegios; en la Florida, y San Antonio. En el Barrio de La Luz se autoriza la construcción de un colegio de EGB, quedando en trámite la adquisición del terreno a Dª. Laura Salazar, aprobado por el pleno. Se proyecta la edificación del Centro de Formación Profesional en San Antonio, el cual se empezó a construir pero por asuntos interno de la empresa adjudicataria no se pudo concluir el edificio, instalándose unas aulas prefabricadas en el adyacente para que se impartieran las clases profesionales…”
La amiga de la Villa de La Orotava Teresa Torrents Arbelo, me remitió entonces estas notas: “...Triste y sorprendente noticia la de nuestro querido Juan Antonio Jiménez. Él nunca dejó de ser Alcalde de la Orotava pues seguía cada día paseando y preocupándose por este pueblo y su gente y saludando a niños, jóvenes y adultos con su increíble memoria y reconociendo a todos por sus nombres propios. Una buena persona. Amigo de todos. Descanse en paz...".

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

1 comentario:

  1. Muchas gracias, Bruno, por tu artículo homenaje a mi querido tío Juan Antonio en su quinto aniversario de su fallecimiento.
    Yo soy Enrique Jimenez Ribas, y como digo, sobrino de Juan Antonio. Con él compartí unos años importantes de mi vida, primero como estudiante -coincidimos en las Escuelas Pias de Santa Cruz, él en 7º curso y yo en 2º- y luego, profesionalmente, y sobre todo familiarmente en Francia.
    Me parece estupendo, Bruno, que lo recuerdes y que sugieras una calle de La Orotava, en su homenaje. Con razón se dice que mientras permanezca en la memoria de los que lo conocimos, seguirá de alguna forma vivo..

    ResponderEliminar