jueves, 23 de febrero de 2017

DOS MASCARA (II)



Al final de la década de los años cincuenta del siglo XX, se restaura en Tenerife (provincia), el carnaval entonces prohibido en toda España por el general Franco, lo hace con el seudónimo de FIESTAS DE INVIERNOS, con un objetivo bien claro auspiciar lo que se llamó el boom turístico. Que una nariz, con goma y gafas, y una sábana, con o sin antifaz, fueron los contundentes objetos que desbarataban cualquier movimiento de los representantes del Gobierno central estratégicamente situados por el señor-gobernador de turno en las calles tinerfeñas. Mencionamos a unos señores que entonces fueron historia en estas fiestas: el obispo, Don Domingo, de grato y santo recuerdo para todos, se empleó a fondo con sus curas, quienes desde sus púlpitos nos estaban llevando a todos a la hoguera, diciéndoles que su pueblo tenía derecho a un rato de esparcimiento. El gobernador Ballestero, caso insólito y jamás repetido en la historia de aquellos señores-gobernadores, ordenó a su policías que cuando viesen una nariz miras en insistentemente al cielo. Y Don Opelio pasaba por alto las letras de las murgas que contenían denuncias a cacicadas y monopolios, entre otras regalías franquistas.
Esta exposición es lo que sabes el pueblo tinerfeño, lo que figura en las hemerotecas, lo que figura en la historia y lo que se ha escrito con mucha tinta, pero lo que no se sabe y nunca se ha sabido, quienes fueron los que dieron la cara a estos señores de alta capa jerárquica del entonces. Verdad que no se sabe, pues yo se lo voy a demostrar y se lo seguiré demostrando a lo largo de esta semana con el carnaval. Dos auténticos señores de la Orotava don Norberto Morales y don Maximino Álvarez Álbelo, ambos con auténticos disfraz, sin miedo pero con pausa se personaron en el palacio episcopal de la ciudad de La Laguna, que hace poco fue pasto de las llamas por un descuido, el cual ha sido totalmente recuperado, ante la figura y conocida por ellos el obispo don Domingo Pérez Cáceres, y así con esos hábitos de la foto salvo don Domingo que, le invitó a merendar de muy larga tarde, ofreciendo y disfrutando de un espectáculo en el palacio lagunero que terminó por sacar el carnaval a las calles en toda las ciudades y pueblo de Tenerife.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario