viernes, 3 de febrero de 2017

EL CARRITO DE EUSEBIO EN SAN FRANCISCO (II)



Fotografía que remitió entonces el amigo y compañero de pupitre en el colegio de San Fernando en la calle de  San Francisco de La Villa de La Orotava; Braulio Gómez.

Me cuentan que fue Víctor Polo Rocío, el que primero instaló los carritos de golosinas y demás en la Plaza del Kiosco de la Música, de La Constitución, de La Alameda y de Los Soldados de La Villa de La Orotava. En el tiempo se tuvo que hacer cargo del bar – pensión – fonda “El Suizo”, que adquirió su padre  oriundo de Málaga don Paco Polo Verdugo en la Calle de García Beltrán. Los carritos desaparecieron de su propiedad, y fueron distribuidos (vendidos) a; Manuel Regalado (su cuñado), Paco Luis Expósito y el que se instaló por fuera del desaparecido Cine Teatro Atlante de la Villa (de los hermanos Nano y Tomás) que fue famoso por los garbanzos tostado y los rosquetes salvavidas.
Con el tiempo el santacrucero don  Miguel Monasterio, entonces administrador del hospital de la Santísima Trinidad de La Orotava, montó un carrito similar frente a dicho recinto sanitario en la calle – plaza de San Francisco. Este carrito que ya lo trabajaba el orotavense Eusebio Delgado Luis (como operario), se trasladó a la plaza de la Constitución, en el lado oeste frente al famoso estanco de Anita, mientras que los otros dos estaban en el lado este.
Al final el amigo “Eusebio” lo adquirió en propiedad, ampliando sus ventas de golosinas, cigarrillos y demás que la niñez de la villa se enamoró, y siempre se reencontraban en el Carrito de “Eusebio”.
Cuando tuvo que realizar el servicio militar obligatorio, se lo arrendó al defensa central del UD. Orotava “Chuchito”, cambiando el denominativo durante esa temporada por “Chuchito el del Carrito”. Hasta que se reincorporó de nuevo “Eusebio”. Existía en el Carrito un Radio – transistor de grandes dimisiones, donde nuestra savia juvenil solíamos sentarnos en sus alrededores para escuchar los carruseles deportivos de los domingos, referentes al campeonato de liga de la primera y segunda división del fútbol español.
A título anecdótico, menciono dos acontecimientos que se me quedaron grabados en la rutina: Un encuentro correspondiente a la primera división del Fútbol Nacional (radiado en directo por una emisora de Las Palmas) de la temporada 1967 – 1968, en el Estadio Valenciano “Mestalla” (actual Luis Casanova), entre los conjuntos Valencia CF. – UD. Las Palmas, en ambos conjuntos jugaban dos primos hermanos de la Orotava; Francisco Sánchez García (fallecido) en la UD. Las Palmas y Nolito Hernández Sánchez en el Valencia CF. El encuentro acabo en empate a dos tantos, marcando ambos primos para sus equipos respectivamente. En segundo lugar, aquel famoso combate por el título Europeo de los pesos súperligeros entre Carrasco y el tinerfeño Miguel Velásquez, el cual fue vencedor por puntos el peninsular, aparecer no lo mereció. La retrasmisión en directo por radio nacional de España a través de la sonora voz del inolvidable don Matías Prat, se realizó un jueves Santo por la noche.
Recordar que los carritos de la Plaza del Kiosco de la Música, al diario por las tardes, bajaban por la Calle El Calvario a pernoctar sus noches en unos garajes de la calle “El Tejar”, propiedad de los herederos de don Justo Díaz, al día siguiente regresaban por la misma calle cuesta arriba hasta la plaza. La misma operación realizaba el Carrito del Teatro – Cine Atlante, pero por la calle de Juan Padrón, subía por García Beltrán y bajaba por la del Calvario. El Carrito de Eusebio, hacia el mismo recorrido que los primeros, pero pernoctaba en el Salón Industrial de mi padre Juan Álvarez Díaz. Al final los Carritos de la Plaza se quedaban amarrados y bien cerrados en sus lugares respetivos, bajo las sobras de los arboles de la Alameda, que recibían los reverberos de Luna llena en noches estrelladas.
Esta fotografía del amigo y compañero de pupitre en el colegio de San Fernando en la calle de  San Francisco de La Villa de La Orotava Braulio Gómez, que ya es recuerdo del pasado, vemos el famoso carrito de Eusebio en su primitivo puesto de ventas en la calle de San Francisco frente al templo franciscano y al desaparecido Hospital de La Santísima Trinidad de la Villa de La Orotava. En la panorámica están presente un muchacho desconocido al menos para mí, Antonio tío de Braulio Gómez (propietario de la foto), el propio Eusebio Delgado Luis y su querida madre. En esta época el carrito pasaba las noches en el zaguán de la casa de Eusebio en la calle Salazar de La Villa de La Orotava.

BRUNO JUAN  ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario