lunes, 6 de febrero de 2017

EL PUERTO DE LA CRUZ Y ALFREDO FUENTES “FRENTE AL MAR”



Fotografía, vista panorámica del bello rincón del Puerto de la Cruz en los alrededores de su Puerto Pesquero y comercial, donde observamos a la derecha la antigua pescadería confeccionada de madera con celosías del color verde y a la izquierda la inolvidable balconada de la casa Mercantil y Comercial oriunda de Gran Bretaña Yeoward, primera mitad del siglo XX.
Artículo del ilustre orotavense amigo de la naturaleza y del árbol FRANCISCO DORTA Y JACINTO DEL CASTILLO que firmaba con el seudónimo ALFREDO FUENTES publicado en la revista Hespérides correspondiente al mes de septiembre año 1926. PAGINA 1. Titulado: FRENTE AL MAR.

Estamos frente al mar: al Atlántico mar que cantara en vibrantes estrofas el altísimo poeta Tomás Morales y diese sensación de color y vida a sus entrañas el mágico pincel de Néstor. El mismo mar que mece las islas y que yace en estos momentos tranquilo y sosegado, rítmico y cadencioso,  "Lo contemplamos desde un acantilado, cortado a pico, a unos treinta metros de altura, y ya se nos imagina un extensísimo campo llano y árido, ya un inmenso manto azul orlado de encajes.
En esta parte del valle, él Teide lo tapa. El Cabezón o Cordillera de Tigaiga; Fuerza es miraral mar. Olvidemos por una vez la grandiosa montaña.
Pero es que el mar continúa en su impertérrita quietud, no se agita, sus convulsiones no son tales convulsiones, sino más bien movimientos voluptuosos. Las olas apenas se rompen sin producir ruido al llegar a la playa o al chocar lánguidamente contra las rocas.
"El mar, pensamos,' para producir sensación, para que nos interese y cautive, es preciso que se encrespe, que muja, que suba hasta los altos acantilados como si quisiera devorar a la tierra.
Separamos un momento la vista del mar. Miramos a derecha e izquierda. ¡Qué cúmulo de nuevas y halagadoras impresiones!
El Valle aparece en todas direcciones nimbado de luz. A un lado Gordejuela, con su elevada chimenea, signo de progreso maternal. Más allá, la Rambla de Castro con su bosque de adelfas y gigantescas palmeras. y siguiéndole, por las sinuosidades de la costa, la carretera de la Rambla atrayente y poética.
Al otro lado, el progresivo Puerto de la Cruz, tendido a los pies del valle, dominado por el Gran Hotel Taoro que nos hace recordar el patriotismo y entereza de los hombres de otros tiempos. La bahía de  Martiánez, amplísima, en condiciones naturales magníficas para ser un gran puerto.
Más arriba La Paz, el Jardín Botánico lugar de interés y encanto, y siguiendo su curso, la costa bravía de San Diego, El Ancón...
El mar, cada vez más tranquilo, parece; que se duerme.
Solamente, como dijo el poeta: "... En la noche tormentosa / se le siente rebramar. / Es que está la mar celosa. / ¡Qué celos tiene hasta el mar  / cuando la tierra es hermosa!..."

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario