jueves, 23 de febrero de 2017

FÉLIX HERNÁNDEZ ÁLVAREZ Y DOMINGO HERNÁNDEZ "EL TÉCNICO". DOS GRANDES AMIGOS EN LA VIDA Y EN EL CINE VILLERO.



No fueron los únicos, otros también participaron en el mundo del Cine en La Villa de La Orotava, algunos aún quedan entre nosotros y otros se fueron para siempre.
A Domingo Hernández y Hernández le tenía un especial aprecio, en muchas ocasiones me ayudó en proyectos interesantes. Domingo fue un enamorado del Cine, en su casa conservó un gran monumento que hace cátedra sobre el material del séptimo arte.
Fue un gran aficionado al fútbol a su UD. Orotava, al Atlético Madrid, a los carnavales, en el que participó en numerosas parodias locales, a las alfombras de la Orotava, y sobre todo a la Romería de San Isidro.
Félix Hernández, le conozco desde la niñez, que iba al Cine con mi papá Juan Álvarez Díaz, casi siempre me entraba gratis. Pero cuando lo llegué a conocer verdaderamente como persona, fue ya en la madurez. Me enteré que fue un gran ebanista, de los tantos de La Orotava, un gran alfombrista y dibujante. Músico (clarinete) de La Banda Municipal de Música de La Orotava, con el maestro Berenguer y Domingo Delgado González (Febles). El ultimo del Cine Orotava del Cine de don Casiano, del Cine de Arriba. En el traspaso o venta al Ayuntamiento, el amigo Félix se convirtió en el primer conserje del desaparecido Conservatorio Elemental de Música de La Orotava. Perteneció a la Banda de Música de los Carpinteros. Y viajó al festival de Internacional de música de Valencia con la Banda de Música de la Agrupación Musical Orotava, portando la bandera de la misma. 
Al amigo Félix le debo dos trabajos de frontis a escalas de mis casas, las dos en la calle El Calvario, la que nací, que ya es topónimo y la actual donde vivo. Además de unas cajitas confeccionadas en su gubia para depósitos de los mandos de la televisión y un atril hecho a la medida de recuerdo a la música.
Agradecerle el gesto humanitario que tuvo con mi pobre padre Juan Álvarez Díaz en el patio de butacas del Cine Orotava. En el verano del año 1965, siendo conserje de la citada sala cinematográfica, le ayudó en los primeros auxilios, tras sufrir su tercero y último ataque de trombosis, cuando presenciaba una importante cinta del séptimo arte.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada