domingo, 26 de febrero de 2017

FRAILE CAYETANO BENÍTEZ DE LUGO



Fotografía referente al grabado de La Villa de La Orotava del principio del siglo XIX, observamos, el camino de Las tenerías, las Mansiones del Márquez del Sauzal, Monteverde y Lercaro, Templo de Nuestra Señora de la Concepción, Convento dominicos de San Benito, Casa Colegio de los Jesuitas, Convento de franciscanos de San Lorenzo, Convento de San José de las monjas claras, convento de San Nicolás de las monjas catalinas y dominicas y el convento de Gracia de padres agustinos etc.

Fray Cayetano Benítez de Lugo y Xuárez- Gallinato, citado por Viera en su Historia de Canarias (Libro XIX). Su pueblo La Orotava le dedicó una calle importante de la Villa, donde había nacido en el año 1676. Fue consagrado obispo de Zamo­ra en 1737 y murió en Madrid el 4 de sep­tiembre de 1739; recibió sepultura en el convento del Rosario. Teólogo y cano­nista, fue catedrático de la Universidad de Salamanca y maestro y provincial de la Orden Dominica en Castilla. Jugó un papel importante en la Guerra de Sucesión, a favor del Archiduque de Austria, por lo que fue confinado en el convento dominico de Lugo, a causa de la amistad suya y de su familia con el Almirante de Castilla, jefe de la facción partidaria del Archiduque. El obispo Benítez de Lugo era hijo del primer Mar­qués de Celada. Su familia jugó también un papel preponderante en la historia de España.
El amigo y compañero de docencia Juan J. Martínez Sánchez. En su libro “LA OROTAVA, SUS CALLES, SU HISTORIA” en la página 87, nos habla del que fue ilustre obispo; FRAILE CAYETANO BENÍTEZ DE LUGO: “…  El obispo Benítez de Lugo (Fray Cayetano), nació en la Villa de La Orotava, donde fue bautizado el 10 de enero de 1676. Pertenece a una de las familias de más renombre de Canarias: los marqueses de Celada.
Las relaciones de esta familia en la Corte madrileña, que podrían haber favorecido la escalada de cargos para sus descendientes, se vieron alteradas por el apoyo que el marqués prestó al Archiduque Carlos de Austria, perdedor en la Guerra de Sucesión a la corona española de 1700.
El joven Benítez de Lugo viajó a la Península con su padre y tomó el hábito de Santo Domingo tras realizar estudios en las llamadas facultades mayores. Fue catedrático de la Universidad de Salamanca y prestigioso teólogo y canonista; el Maestro General de la Orden le asignó en Roma los cargos de Consultor de la Sagrada Congregación de Ritos y calificador de la Santa Inquisición.
Todos estos méritos le condujeron al obispado de Zamora en 1739. Su consagración tuvo un matiz un tanto anecdótico, según nos relata Viera y Clavijo: Benítez de Lugo estaba gravemente enfermo de gota y temiendo que la enfermedad le impidiese el ser consagrado, recabó los servicios de un médico amigo que, a base de calmantes, mitigó sus dolores. Fue consagrado, pero murió días después. Fue sepultado el 5 de  septiembre de 1739 en Madrid. …”.

.
BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario