viernes, 17 de febrero de 2017

LA DEMOLICION DEL CONVENTO DE SAN NICOLAS



Fotografía que remitió entonces la amiga de La Villa de La Orotava; MONTSE QUINTERO, es el ejemplo vivo, del mayor atentando patrimonial que se cometió en la Villa de La Orotava al mediado del siglo XX. La demolición del templo y convento de San Nicolás de las monjas dominicas y catalinas. En donde sobresalía la espadaña de piedra molinera que vemos en la foto, gemela total a la del convento agustino de Nuestra Señora de Gracia que se conserva actualmente. Similar atentando patrimonial se produjo al final del siglo XIX, con el convento de San José de monjas Claras (franciscanas), ubicado donde hoy está la plaza del Ayuntamiento, edificio Consistorial y la Hijuela del Jardín Botánico, en donde destacaba la portada del templo (actualmente en la capilla del Campo Santo orotavense)  y el mirador, similar al de las claras de La Laguna, ubicado en la esquina de las calles La Carrera y Tomás Pérez antigua de Home.
Siempre me he preguntado, y he preguntado, no había otros solares, tanto al final del siglo XIX y al mediado del siglo XX, donde fabricar la Casa Consistorial, Correo y Telégrafo y centro de salud (seguridad social). Era necesario cargarse sin el sentimiento histórico y patrimonial dos grandes inmuebles conventuales de la villa, dos interesantes templos.
De los tres restantes edificios conventuales, el que más y mejor se conserva es el dominico de San Benito, puesto que el agustino de Nuestra Señora de Gracia (modificado el claustro por el acuartelamiento) y el de San Francisco, por la ampliación del Hospital de la Santísima Trinidad (a pesar del incendio que sufrió en el año 1801, y lo dejo en una cuarta parte de lo que Viera llamó el Escorial de Las Canarias). Lamentable, pero cierto, en el caso de esta magnífica fotografía, es totalmente inaplicable, sobre todo lo que estos pobres e inocentes  obreros trajinan, destruyendo en los años cincuenta del siglo XX, el templo del mencionado convento..
El Convento de las monjas dominicas de San Nicolás, se fundó según Viera y Clavijo, por los años de 1626. Siendo su instaurador  Don Nicolás de Cala, clérigo presbítero, deseoso de fundar en La Orotava un monasterio de monjas dominicas, donde pudiesen profesar, solicitó pasasen a la Villa norteña algunas religiosas de la Laguna, a quienes daba vivienda en sus propias casas. Pero aconteció la desgracia de que apenas se habían apeado las fundadoras, cuando el devoto presbítero murió de repente y, no queriendo sus herederos continuar las piadosas ideas del difunto, padecieron las religiosas notables incomodidades, pues sólo libraban su subsistencia y los adelantamientos del edificio en las limosnas de los fieles, de modo que éste no tuvo su complemento hasta que, habiéndose conferido el patronato, en 1632, a Don Diego Benítez de Lugo, les fabricó la capilla mayor con todo esmero. Desde entonces este célebre monasterio de San Nicolás obispo y su digna comunidad lograron toda suerte de conveniencias, estando bajo la dirección y obediencia de los religiosos dominicos. Pero llegó a los principios del siglo XVIII una época memorable, en que mudaron de semblante las cosas. Viera hablaba del tiempo en que, habiendo declinado las monjas de esta sujeción a aquellos padres, se entregaron a la ordinaria del obispo, suceso famoso en que sin duda mediarían grandes divisiones, grandes revueltas y recursos. Se encontraba cerca del monasterio, con cuya iglesia comunicaba por una tribuna, la casa de los marqueses de Celadas, sus patronos, edificio el más bello y suntuoso de la Villa y se había espaciado en varias ocasiones el rumor popular de que por allí se les había de quemar a las monjas el convento. Este pronóstico, que unos despreciaba y otros temían, asegurando que por las noches se solía observar en el cielo el fenómeno de no sé que llama sobre la casa del marqués, se edificó en la referida del 31 de Agosto, entre doce y una, incendiándose súbitamente, con increíble voracidad, y en cuatro horas, a tiempo que todos dormían. Por más prisa que se dio el pueblo, nada perezoso en tales casos, ya el fuego se había apoderado del monasterio, de donde apenas pudieron escapar las religiosas, quemada alguna y casi todas chamuscadas. El vicario Don Juan Delgado Temudo las recogió en una casa inmediata al colegio de los jesuitas, en cuya iglesia colocó las especies sacramentales. Allí estuvieron algunos meses, excepto unas cuantas de la antigua parcialidad de los frailes que, con beneplácito del obispo y del provincial, pasaron a albergarse al monasterio del Puerto de La Orotava, que es de la misma orden. Pero como las otras no habían encontrado en la casa que habían ocupado ni la comodidad ni la seguridad precisa, resolvieron echarse sobre el inmediato colegio de los jesuitas, desalojarlos y apoderarse de él, hasta que se reedificarse su convento. Subió, pues el monjío con los jesuitas y toda la nobleza a tomar posesión de la casa, donde se acomodaron del mejor modo que pudieron, y permanecieron en ella más de un año. El marqués de Celada, el obispo Don Lucas Conejero y varios caballeros deudos de las monjas contribuyeron para la pronta reedificación del convento; de modo que antes de un año de la quema pudieron volver a habitarle, bien que se quedaron las otras en el del Puerto. Tardo algunos años en perfeccionarse el edificio, especialmente la iglesia, que por último se dedicó con memorables regocijos en 1737. Pero tuvo muy corta duración este segundo monasterio, pues aquellas vírgenes religiosas, que parece que se dormían con las lámparas encendidas, despertaron otra vez atónitas en medio de las llamas, la noche del 27 de julio de 1761, saliendo apresuradamente de entre ellas. Ardió todo el convento, y después de haber andado errantes, se retiraron a las casas del coronel Don Juan Bautista de Franchi. Era vicario Don Domingo Delgado, sobrino del otro vicario de la quema anterior. Estuvieron allí alojadas, hasta que a solicitud del coronel Don Juan de Franchi Grimaldi, su inmortal bienhechor, se reedificó el tercer monasterio que tuvieron ya por fin, del cual tomaron posesión el día 8 de Junio de 1769, habiendo vuelto de aquel retiro en procesión solemne, a tiempo que su iglesia, ya reparada, servía interinamente de parroquia, con motivo de estarse fabricando el nuevo templo de la Concepción de la Orotava. Al final del siglo XIX, el monasterio ocupaba una gran manzana, así nos indican los historiadores Alloza Moreno y Rodríguez Mesa: En un plano levantado en los primeros años del siglo XIX, se comprueba la superficie y los limites que llegó a tener después de sucesivas ampliaciones el ex-convento de San Nicolás, alcanzando a cubrir una manzana de considerables proporciones. Tras la exclaustración de órdenes religiosas en 1835 el monasterio pasa al Ayuntamiento de La Orotava, colocándose allí el Teatro Power.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada