viernes, 17 de febrero de 2017

LA EXPOSICIÓN ANTOLÓGICA EN EL TEMPLO DE SAN AGUSTÍN DEL ANTIGUO CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE GRACIA DE LA VILLA DE LA OROTAVA, DICIEMBRE 1988 – ENERO 1989



Foto y datos del catalogo de la exposición antológica del Bicentenario del escultor orotavense FERNANDO ESTÉVEZ DE SALA (1788 – 1854). Edición y diseño Carlos Gaviño de Franchi.
La foto corresponde a una de sus grandes producciones “ÁNGELES DE SAN PEDRO PAPA” Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de La Villa de La Orotava

Conmemoración en el año 1988 del II centenario del nacimiento del escultor de la Villa de La Orotava  FERNANDO ESTÉVEZ DE SALAS no podía cerrarse sin una exposición pública de su obra más representativa orientada a lograr un acercamiento eficaz al arte de este excelente imaginero nuestro que llena con su producción buena parte del panorama escultórico de la primera mitad del siglo XIX canario.
Así lo entendía la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, de la que Estévez fue Miembro de Número Profesor, pues es notorio que su personalidad, bastante más rica sugestivamente humana que lo que haría pensar su condición de entallador, no es bien conocida, ni su obra estudiada y valorada en la medida que le corresponde, ni se le reconoce el puesto que en justicia debiera ocupar en el ámbito de la escultura española de la centuria precedente; todo a la espera del trabajo de los investigadores Martínez de la Peña, Alloza Moreno y Rodríguez Mesa, en fase avanzada de publicación.
La iniciativa de la Real Academia encontró inmediata y cálida aceptación por parte del Obispado de Tenerife como de la Vice consejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, al igual que por los Ayuntamientos de La Orotava y de La Laguna, donde, respectivamente, nació y murió el artista. La muestra que, por vez primera, se exhibe del maestro orotavense, reúne la casi totalidad de su obra conocida. No se han incluido diversas piezas que, aunque se le venían atribuyendo por algunos investigadores, no se encuentran documentadas ni responden de manera inequívoca a las características de la gubia de Estévez. Tampoco figura, por motivos devocionales, alguna imagen de especial veneración del pueblo isleño, como es el caso de la de Nuestra Señora de Candelaria, Patrona del Archipiélago, que preside la Basílica de su nombre, en el sur de Tenerife.  
La buena disposición de los señores párrocos y rectores de la iglesias y la comprensión de las comunidades de fieles de los lugares donde reciben culto las imágenes elegidas, han hecho posible. La celebración de esta exposición de arte escultórico sagrado, que las entidades organizadoras quieren hacer patente y agradecerles de manera pública.
El bicentenario de Fernando Estévez de Salas.se ha venido celebrando desde la primera mitad de 1988  con actos diversos, uno de ellos de especial significación histórica y cultural, y culmina ahora, de forma relevante, con esta muestra antológica, que aspira a cumplir el doble propósito de acercar a la mirada de nuestro pueblo las expresiones más notables de uno de los artistas tinerfeño orotavense menos conocidos con rigor, y, al propio tiempo, poner al alcance de los estudiosos del arte canario tan importantes testimonios de la producción dispersa y no muy abundante de Estévez, o que sin duda, producirá nuevos trabajos que contribuyan a perfilar, con la claridad y la rotundidad que merece, su personalidad  artísticas.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada