viernes, 10 de febrero de 2017

LA GARROTA (II)



Territorio conocido en la Villa de La Orotava por “LA GARROTA” situado al final de la histórica calle Zacarías (actualmente Pescote) en La Villa Arriba muy cerca del Barrio de Farrobo. Detrás del conocido Molino de gofio de las cuatro esquinas, el séptimo, que ha conservado hasta nuestros días intacta su maquinaria tradicional, aunque no se encuentra en uso, está situado en la misma calle, dando al sur con Pescote “Calvo Sotelo” y al norte con Figueroa. Compartían su titularidad el Marqués de la Candia Don Segundo de Franchi y María Benítez, hija y heredera del Señor de la Alegranza, Bartolomé Benítez de Lugo, perteneciente a la rama de los Benítez de las Cuevas.
En lateral de la fotografía existió un descampado de tierra que no sólo se utilizó para el ocio sino también para hacer la venta de los productos agrícolas.
Este terreno, los muchachos del Barrio, lo convirtieron en un pequeño campo de fútbol que durante tres décadas del siglo XX  juntamente con la plaza del templo parroquial de San Juan Bautista en Farrobo y la pista del Campo de Tenis en la Torrita fue la gran escuela de futbolistas de La Villa de Arriba (La Orotava). En estas pistas se anticipo lo que en años después iba a convertirse en el futbol sala.
El único material que tenía esas canchas para la práctica del balompié era la recordada pelota de fabricación artesanal, cuyos materiales eran hojas de bananas y el papel de bolsas de cementos, y una piedra en el punto central de la bola. Con este simple material que en la actualidad se rebuzna, salieron futbolista con una calidad que muchos quisiéramos tener en la vida.
El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava, compañero de docencia; JESÚS GARCÍA DELGADO remitió entonces estas notas: “…No cabe duda de que el entorno ha cambiado un poco. De estar apoyado en las balaustrada, como llamábamos al lugar, y ver una panorámica estupenda de toda la calle y de la zona baja del Valle, así como las huertas de platanera de Francisco Torres, la casa de Melchor Escobar, calle de Figueroa, "mi" campo de La Garrota, las cabras de Adrian, Juan, El Caballero,..."La Mariposa", "La Cafetera", "La Mocha",...La Casa de La Garrota, donde vivía María del Carmen "La Perdorina" y Micaela "La Coja", con sus hijos Jesús, Santiago, María del Carmen, Chita, ...y junto a ellas el fiel compañero de Doña María del Carmen, Patricio "El Mudo" , ya que su marido, Juan Salazar "Chinina", estaba más "dentro que fuera", me refiero a la cárcel, y solo por simples delitos, que a veces ni cometía él, y al fondo, como vigilando todo lo expuesto, y más, ese maravilloso molino de las Cuatro Esquinas, con su precioso arco de tranquil, que era alimentado con agua que era conducida por la canal aérea, al igual que en la calle Marqués, pero que luego fue sustituido, al abrir la calle y conectar con Pescote, por una canal de mampostería. La casa de Don Pedro Pérez (Pedro de "El Poyo") y Doña Eladia Hernández, era de antigua construcción, con cubiertas de teja árabe, a cuatro aguas, prototipo de las que en la zona existían. Tenía su vivienda de una planta, con entrada por la calle Zacarías, piso de madera y al final corredor o mirador hacia el Norte, con escalera de acceso a la planta baja o semisótano con bodega, con piso de tierra, y zona de despacho, donde se comían buenos armaderos, sobre todo de carne cabra (que mataba su sobrino Jorge, en una pequeña y antigua casa que tenia Don Pedro en la misma calle, después de la carretera, frente a la barbería de don Antonio Álvarez  "El Tacón", con solar, donde jugábamos al boliche y servía de "secadero" a las personas mayores que cogían el sol de la mañana, y donde fabricó el actual edificio, su hijo Chicho que en esos momentos estaba en Venezuela, casado con una hija de Don Pedro Cruz), con entrada por la calle Limonero, una calle hoy muy remozada y cómoda, pero no tanto en aquella época a los que salían de la bodega un tanto "inestables" y tenían que bajar o subir las rampas de la calle. Tenía la casa un patio o huerto, con un gran ciruelo (creo que se laman japonesa, eran , cuando maduraban, amarillas grandes), debajo del cual tenían una mesa, donde en verano jugaban al tute o al pericón José Carrillo, Pepe "el Sordo", Chicho "Fuma", Antonio "Tacón" Hijo, Emilio "El Cañón", Ventura "El Cagalera", Miguel Hernández, "El Perrinche", mi hermano Vicente "Vital", etc., más menos los mismos que jugaban también, los lunes en casa de Domingo González "El Cruzantero" . Por debajo del patio o huerto había una serventía que desde la calle Limonero llegaba a las traseras de la casa de Don Ignacio "El Cubano", un caballero en todos los sentidos, con su presencia impecable de metre y su hija Mercedes, conocida por nosotros por "La Cubana" . No quiero seguir hasta la calle Nueva porque sería muy pesado estar enumerando y plasmando las características de casas y personajes. Los que jugábamos en el campo La Garrota teníamos mucho cuidado que la pelota no cayera en al patio y sobre el ciruelo, porque entonces adiós pelota. Don Pedro y Doña Eladia, estupendas personas, tuvieron cinco varones: Nilo, Chico, Imeldo, Tomás, Juanito, y una sola hembra: Esther. Todos  fantásticos hijos, emprendedores, casi todos, menos Juanito, emigraron a Venezuela. Imeldo, me acuerdo cuando en la Escuela de La Alhóndiga o Escuela de Niños y Niñas nº 1 de San Juan, como oficialmente se le llamaba, verlo prepararse para entrar en la Escuela Náutica, con Don Francisco Pérez Saavedra, mi gran maestro, y el de muchos de nuestra época, llegando a ser el Capitán de Marina Mercante más joven de España Luego dejo lo de marino y fue a Venezuela a dar con sus hermanos. El que era de la edad mia y solo nos llevábamos un mes era Tomás, y Juanito (Juan Manuel), el menor, gran estudiante, estudio Ingeniería en Madrid. En fin, muchos recuerdos nos trasladan a aquella época, donde muchos personajes, que sería imposible enumerar y hacer una simple síntesis de ellos: vecinos, vivencias con ellos, pero sobre todo de mis amigos de infancias y juegos, entre La Garrota y Plaza de San Juan…”
MI amiga de la Villa de La Orotava; MARÍA LUZ RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, actualmente residente en Santa Cruz de Tenerife, esposa de mi compañero de pupitre en el colegio de San Isidro de La Orotava;  Medardo Díaz González, remitió entonces estas notas: “…La Garrota, lo conozco bien , en esa chabola, vivía una familia, allí llevaba sus cabras Adrián el cabrero, las ordeñaba y vendía la leche, incluso recuerdo que se instalo allí un circo , al que me llevaron de pequeña, alguna vez también me escapé con las amigas a correr y jugar como locas…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada