viernes, 17 de febrero de 2017

LA INDISCUTIBLE ESENCIA PORTUENSE



Esta sí que es la verdadera estampa de una tarjeta postal de la década de los años cincuenta del siglo XX del muelle romántico pesquero del Puerto de la Cruz, una estampa ilustrada a todo color de lo que fue la batería de Santa Bárbara para la defensa de la piratería, estampa surrealista que tiene todo lo que verdaderamente fue el trabajo y la vista al mar portuense, en la que destaca la verdadera entrada al Puerto de la Cruz por la mar. Estampa que el amigo artista y arquitecto egipcio Osmán debería de llevar a sus grandes lienzos de rincones ilustrados del Valle de La Orotava.
Está todo lo que fue y lo que debería ser; La Casa de Aduana con la Cruz que dicen que le dio el nombre a la ciudad, el Convoy de viviendas de pescadores de hombres y mujeres de la mar, la casa Sindical a su izquierda del régimen franquista y su brutal desaparecidas balconadas fiel de la mar portuense, la torre de nuestra Señora de la Peña Francia, las barcas que ocupan el cien por cien de la playa, los viejos pescadores a la expectativa, el antiguo chorro de agua potable de donde se eliminaba la sed del trabajo cotidiano, la desembocadura de las tres principales calles; La de la Lonja, la de Santo Domingo y la de San Juan.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada