miércoles, 22 de febrero de 2017

LA PARODIA DEL SIGLO XX OROTAVENSE, CARNAVALES DE 1975.



Finales de la década de los años sesenta y principio de los setenta del siglo XX, siendo alcalde de la Villa de La Orotava; don Juan Cúllen Lugo, don Antonio García y don Juan Antonio Jiménez González.
Se realizaba en la Villa en el domingo de “PIÑATA”, unas parodias censurando el mal funcionamiento de temas municipales y otros quejándose de las momentáneas malas rachas futboleras de la citada Villa.
El protagonista de la organización era el amigo y convecino de La Orotava, Arquitecto Técnico – Aparejador jubilado Ángel García, que casi siempre organizaba el evento con el camión de la empresa promotora de su recordado padre don Ángel García. Recuerdo que una vez reivindicaban mejora del recién construido Puente del Escultor Estévez que une la calle el Calvario con la de La Carrera, otra vez se manifestaron empichando las calles en petición al ayuntamiento del arreglo de las mismas, otra, está vez futbolera con una carta al fallecido y recordado doctor cardiólogo de la Villa don Buenaventura Machado Melián, con la letanía “VENTURUS SALVANUS”, un domingo de carnaval que la U.D. Orotava perdió en Las Palmas con el Hespérides por 7 a 0 y que lloraron como viudas desconsoladas por las calles de la Villa, implorando el favor de Don Ventura.
Pero lo que me dejó impresionado para siempre, fue la gran parodia en los carnavales del año 1975. Resulta como ya hemos indicado que en la Villa existía un grupo carnavalero (la mayoría ex-futbolistas), que desde 1969, sacaban a la calle por esos días, una satírica  parodia de temas de actualidad local, compuesta por carroza, música y picantes canciones que no pasaban censura, tan estricta por esa época. Ese año se dio la circunstancia favorable para la fiesta, de que unas semanas antes, se suspendieran, casi al unísono, en Pleno en el Ayuntamiento, una Junta en el Liceo y otra en la U.D. Orotava, al parecer por "falta de asuntos". El pueblo soberano por un día, condenó a los máximos responsables a la guillotina, eso sí, previa concesión de la última voluntad. Las escenas fueron de tal crudeza, que presenciando tal parodia delante de la antigua sede del viejo “Bar Parada” en el lateral del templo de San Agustín,  cuando presencié volar desde lo alto de la cabina del camión hacía el citado BAR al verdugo de la Parodia el amigo Tomás Luis Expósito “El Cojo”, posteriormente se subió al camión como si nada había pasado en él. Parece ser que el que hacía de sacerdote que vestía de clásico cura de la época de antaño, Pedro Cruz Hernández, anecdóticamente y por si las moscas, mezclara los garrafones de vino allí existentes con el famoso licor conocido por “El Cuantrol”, claro el efecto hizo que el verdugo volara por el aire. Esta impresionante parodia la vemos en la fotografía presente, tomada por fuera del estanco de “ANITA” en la plaza de la Constitución o del Kiosco de la Música.
Las reacciones esa noche y en los días siguientes fueron dispares. Quizás habían ido demasiado lejos. Quizás no se respetó el guión.
Hasta que aparece un regalo del recordado Don Buenaventura Machado Melián (fallecido) consistente en un garrafón de 16 litros de vino, una cesta de chorizos y una carta que remitió entonces el amigo desde la infancia de La Villa de La Orotava; ÁNGEL GARCÍA GONZÁLEZ: “… BUENAVENTURA MACHADO MELIAN  - Médico - Calle Dr. Domingo González García - La  Orotava – Mis estimados amigos: Les escribo estas líneas desde el Olimpo, sitio al que me habéis enviado el pasado domingo, después de hacerme conocer las delicias de mi colega el Dr. Guillotín.
Es un honor éste, no merecido, aunque por ahí me las den todas, como decía aquel castizo corregidor, pero para que veáis no anida el rencor, en esta mi ánima, os envío el más selecto "Néctar de los Dioses", en prueba de buena voluntad; creo que os llegará intacto, y, si por casualidad no fuese así, habría que achacárselo a la evaporación que, en estas regiones etéreas, existe en grado sumo, y no a descuido ó trasiego del portador, que es un Espíritu puro, y, por tanto, incapaz de catar un buen vino, aunque sea de un Monje.
Por aquí, y no más llegar, buscaron me empleo en las etéreas praderas, para replantar el césped, que el Gran Manitú y su séquito hoyan frecuentemente, en pos de la caza del búfalo; también hay otros cuantos chalados, que se empeñan en jugar al fútbol con una pelota cuadrada ó, mejor, cúbica, haciéndome sudar luego de lo lindo, poniendo panelas en los destrozos.
A nuestro compañero de infortunio, LUIS ACEBAL, lo han empleado escanciando sidra en los banquetes de Baco, le vistieron con el traje típico de Asturias y le colgaron una gaita, para que en los intermedios sople, y hay que ver la maña que se da soplando a pleno pulmón.
Lo más curioso que he encontrado, es lo sucedido a nuestro Alcalde ,después de su decapitación, por ese verdugo vuestro tan refinado, alias "El Cojo", le recibieron a las puertas de la Laguna Estigia con todos los honores, propios de un Aquiles o un Teseo, Dioses y Diosas, Ninfas, Faunos, y todo este Olimpo en pleno, le dieron la Bienvenida, acompañamiento con músicas, por cierto ,alcancé a ver a lo lejos, a aquel Regalado, el célebre TAQUITO, que cantaba, aquello de "Las Cosas del Pueblo", de Calamita: "Mujer, mujer, venga para acá ...etc."
La mismísima Diana le entregó un cetro parecido al que el Mencey Acaymo usaba en los consejos reales, y el Dios Marte, radiante su cimera plateada, le condujo a presidir más lejos de la constelación de Magallanes, a un municipio que, por lo visto, tiene problemas con el alumbrado, tal cual pasa en nuestra Villa. Por de pronto la cosa le debe ir bien, pues no ha vuelto de ese nuevo cargo.
Estas cosas, tan peregrinas, que nos están pasando en estas regiones celestes, os lo debemos a vuestra manía de arreglar el mundo al estilo de Robespierre; si al menos hubierais llevado el caso en un sentido más moderno, cual corresponde a vuestra época juvenil, nos hubierais hecho gracia de presentar el nuestro en la ONU ó en el Tribunal de La Haya. De este modo nos hubiésemos librado per secula  seculorum de la maldita guillotina de ese demonio del Cojo, y de todo el cortejo de Angelitos que tan ignominiosamente nos condenó a morir, por defender al pueblo, como los hermanos Graco y otros patricios hicieron en su tiempo.
Al ser inmortales en estas horas, podemos saber lo que ocurrirá en el futuro a vosotros, aunque el porvenir no podemos revelarlo a los mortales, bajo pena de expulsión al territorio de Plutón. Sólo os hacemos esta advertencia: acordaos que hubo también un 9  Termidor. El que a hierro mata......
Hasta entonces estaremos aquí penando, pues a vosotros os tocará relevarnos de estos menesteres tan poco acorde con nuestro oficio, y entonces reunirme con mis maestros Hipócrates, Galeno y Jiménez Díaz, para escuchar de nuevo sus dilectas palabras
Adiós amigos, probad el néctar y emborracharos a mi salud. Gracias por todo.  Un abrazo…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada