domingo, 5 de febrero de 2017

LAS RECORDADAS CUADRILLAS OROTAVENSES DEL BANANO



En esta fotografía de un jueves de la Octava del Corpus, el segundo Jueves más importante de la Villa de La Orotava (el primero el Jueves Santo). Y en plena Fiestas Mayores Villeras.
Me viene a la rutina el recordar de mi infancia, aquellas inolvidables cuadrillas de trabajadores en las fincas de plataneras del Valle de La Orotava. Que partían de madrugada desde la ermita de Santa Catalina (camino de La Sierra), hasta la Ermita del Calvario en la plaza de la Paz y luego distribuirse por las diferentes fincas que cubrían y embellecían de verde el Valle.
Eran cuadrillas de hombres, solo hombres que bajaban desde Los Altos de la Villa y a su pase por la ciudad se unían a los que habitaban, por la Villa de Arriba. La filosofía, el cantar y la poesía de estos pobre hombres que bajaban con una cestita de comida, que comida en esa pequeña cestita, lo suficiente para el aguante del trabajo muy poco remunerado y de muchas horas, en lugares fríos y húmedos, en los inviernos lluviosos y solo protegerse de la intemperie y la inclemencia del tiempo, de una simple camiseta (camisa) y un pobre sombrero.
El recuerdo infantil, del bajar de madrugada por la calle El Calvario y el subir a la media tarde cargados de troncos de bananas para alimentar a los animales, era evidente, y de mucha tristeza para un niño de mi entonces edad, la verdad que me entristecía de ver a aquellas famosas cuadrillas de trabajadores de banano.
En esta foto, es triste que un día de las Fiestas Mayores, el día más importante, estos pobres hombres, regresaran a su casa, después de tristes y duras faenas laboral, por el recorrido de las alfombras, por donde , hora posterior transcurre la procesión de la Divina Majestad. Es triste de verdad.
Esta panorámica está tomada en la calle Colegio de la Villa de La Orotava, por fuera de la Mansión fundadora de las alfombras de Flores “Casa de Los Monteverde”.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario