martes, 7 de febrero de 2017

MANOLO EL 88



El Amigo de juegos de la infancia y la imaginación de la Calle El Calvario de La Villa de La Orotava; Carmelo Santos Villar. Remitió entonces esta fotografía del recuerdo.
Panorámica donde vemos al recordado “Manolo el 88”, que había venido a la Villa de La Orotava en tres ocasiones con la compañía teatral de María Teresa Pozón, cuya carpa, pernoctó primero en la araucaria izquierda del camino Los Cuartos (actual Avenida de Emilio Luque Moreno), en segunda y tercera vez, en la desaparecida Terraza del Teatro Cine Atlante. Se le conocía por “Manolo el 88”, debido a que en los descansos de las secciones teatrales, rifabas objetos de regalos, casi siempre repetía el “88”, en voz sonara de origen peninsular.
Era casado con una bella actriz de la misma compañía y al final optó por quedarse en la Villa, donde montó una churrería con los “Fariña”, en lo bajo de la Pensión de los mencionados en la calle El Calvario. Lugar con anterioridad estuvo la barbería del fallecido Manolo Toste.
La churrería fue una novedad en la villa, por primera vez se hacían los churros cortados con una maquina con polea giratoria manual, de forma;  trenzados, huecos, lazos, rectos, porras, incluso en rosquillas. Manolo, siempre decía que el mejor sabor churrero radicaba en el cambio constante de los aceites.
La fotografía tomada al final de los años cincuenta, vemos en el despacho a; Rafael Gómez (fallecido), natural de Écija provincia de Sevilla, había venido a La Orotava al servicio militar en el acuartelamiento de infantería de San Agustín, trabaja de camarero y churrero de los “Fariña”, posteriormente arrienda el Bar "El Camellito" en lo bajo de la antigua sede social del Liceo de Taoro en la calle de San Agustín, después de haberlo dejado Fidel Delgado Hernández que había sido su fundador. Cuyo contrato de arrendamiento se lo redactó el jurista orotavense Jesús Hernández. Acosta.  Y Manolo “El 88” (fallecido en la capital tinerfeña).
Delante entonces el niño y amigo Jaime Yanes Hernández, fallecido trágicamente en un accidente de tráfico en la Avenida de Sor Soledad Cobián, concretamente un dos de Febrero del año 2004, día antes de cumplir los 54 años de edad.
Todo una mampara que en el tiempo habla por sí mismo.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario