viernes, 17 de febrero de 2017

PEDRO CONCEPCIÓN UN AMIGO PARA EL RECUERDO.



Aniversario de su fallecimiento. La pérdida de un amigo cercano siempre es un momento triste y lamentable. Quienes han perdido un amigo se sienten deprimidos al saber que no volverán a verlo, que no volverán a conversar con él y no podrán compartir instantes de alegría.
Es imposible no llorar por la muerte de un querido amigo, lo único que nos queda es recordar todas las experiencias que tuvimos al lado, en el Baloncesto orotavense por supuesto.
A Pedro le conocí en el colegio, en el baloncesto donde compartimos aulas y canchas. Su fallecimiento es una pérdida lamentable para todos los que eran sus amigos, ya que lo apreciábamos mucho en nuestro corazón,
Nació en La Orotava en el año 1948, estudió primero con las “Lorencitas”, después en el Colegio de San Isidro de La Villa de La Orotava, donde realizó el Bachillerato, finalmente en la politécnica de La Laguna donde estudió Aparejador. Profesión que ejerció toda su vida, en los estudios de la calle El Calvario con su cuñado Cecilio Hernández y otro socio del Puerto de la Cruz Julián Peña. Jugó al baloncesto, era su hobby, lo hacía por las bandas con su larga mano izquierda. Fundador del CB AA. AA. Salesianos (actual CB. San Isidro), en ese club salesianísta colgó las botas, después de participar en aquellos inolvidables encuentros que dieron glorias y victorias al deporte del cesto de la Villa, frente a los entonces potentes conjuntos tinerfeños; CB. Káiser y CB. Canarias.
Pedro, aquí entre nosotros dejas a una buenísima dama orotavense de pro, una gran madre, Concepción de la Rosa Hernández (Conchi), y a tus hijos, todos te querían, dejas una huella imborrable, de todos los que fuimos jugadores del baloncesto orotavense, e incluso tinerfeño.
Es muy fastuoso recrearse al lado de ti jugando al baloncesto, sin embargo existen momentos en los que también tenemos mucho ramalazo para despediste. Siempre te recordaremos, dile a los compañeros; Paco Hernández Álvarez, José Luis Fuentes Melián, Domingo Domínguez Luis y a Félix Domínguez (sin olvidar a tu suegro Buenaventura de la Rosa, que seguro sigue siendo el delegado perpetuo), que andan por ese lugar tan desconocido, del infinito, que ya te tienen a tu lado para machacar las canastas, puesto que aquí quedamos los que éramos el resto del conjunto, que formamos la historia en los tiempos pasados no muy lejano del Baloncesto en la recordada pista central de la Plaza de Franchi Alfaro de La Villa de La Orotava.
Su querida y desconsolada esposa; Conchi de la Rosa y sus hijas; Cristina y Marta, remitieron entonces estas notas: “…Hola Bruno. En primer lugar, queremos agradecerte estas líneas que dedicaste a Pedro. A lo largo de estos días hemos recordado muchas historias de la época del baloncesto, de la que él tanto disfrutó y nos ha llegado el cariño de muchos de los que compartieron esa etapa con nosotros. Queremos agradecer también las palabras que estas amigas nos han dedicado a través de Facebook. Para nosotras ha sido muy fácil sentirnos acompañadas a lo largo de esta semana, porque hemos sentido el cariño de muchas personas que estimaban a Pedro y a nuestra familia. Gracias Laura, por tus palabras de ánimo que me han ayudado, a Loli, por tu apoyo y compañía incondicional y por la de toda tu familia y a Titita, por tu preocupación y ayuda a lo largo de estos meses. Gracias a todos los que se han acercado a nosotros a lo largo de este tiempo para darnos su aliento y apoyo, el camino se hace más ligero cuando te sientes acompañada y nosotras lo hemos estado.  Un beso para todos…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario