viernes, 24 de febrero de 2017

PEÑA “EL CASCO”, VILLERO DE HONOR Y MEDALLA DE PLATA DE LA VILLA, (BODAS DE ORO 1964 – 2014).



“…Somos la Peña “El Casco” / La que derrocha alegría / Somos un grupo de amigos / Grandes camaradas / Mucha es la armonía…”

Los amigos de la entonces PEÑA “EL CASCO”, me remitieron una misiva, si deseaba colaborar para la publicación de un libro conmemorativo del cincuenta aniversario de la fundación de esta ya ilustre PEÑA “EL CASCO” de la Villa de La Orotava que ostenta el título de VILLERO DE HONOR desde el año 1983.
Para ello he tenido que recurrir a hemeroteca, a expresión oral del mi buen amigo de La Villa de La Orotava; Melchor Luis, miembro fundador de la Peña y operario administrativo jubilado de la firma comercial La Venta Nueva SL.
La Peña comenzó sus andaduras a principio de los años sesenta. Un grupo de amigos orotavenses; Agustín Machado, Antonio Méndez, Antoñito Rodríguez., Leonardo Ruíz, Julián Escobar, Antonio Trujillo, Manuel Estrada, Santiago Toste, Felipe Hernández, Manuel Hernández, Luis Escobar, Pedro Abelardo Padrón, José Mª Rodríguez, Francisco Quintero, Santiago García, Víctor García, Melchor Luis, Gregorio Oliva, Jesús Martín, Raimundo Rodríguez y Manuel Martín, que a raíz de múltiples encuentros de perras de vino, en los que al final siempre o casi siempre, salían a relucir los cantos, decidieron crear por ver primera en el Norte de Tenerife, una murga carnavalera que con el tiempo se convertía en la segunda en antigüedad en la Isla Tinerfeña, después de la famosa murga decana del carnaval chicharrero “NIFUNIFA”.
Teniendo en cuenta que en aquella década los recursos de que disponían eran limitados. Empezaron sus ensayos en el año 1963 con el ENTUSIASMO de la entonces juventud, pues la mayoría no habían cumplido el servicio militar. Para ello propusieron una cuota semanal de diez pesetas, lo que curiosamente da una idea de lo que iba a ser los primeros pasos de la Peña El Casco. 
La presentación en el Carnaval entonces denominadas FIESTAS DE INVIERNO, se produjo concretamente el DOMINGO DE CARNAVAL del año 1964, frente a la puerta principal del anterior edificio del Liceo Taoro en la calle de San Agustín, donde se sentaban los socios en unos bancos de mimbres.
En el año 1963 consiguieron un local para realizar sus ensayos en la antigua CASA SINDICAL en la calle El Cantillo de la Orotava, también llamada EL HOGAR DEL PRODUCTOR, y después de unos tres meses de ensayos, en los que hay que destacar la valiosa ayuda de Jesús Rocío (vocalista de la Orquesta COPACABANA de La Cruz Santa)  en la comprometida labor de confeccionar sus primeras canciones. La Banda de Música de La Agrupación Musical Orotava, les prestó varios instrumentos de metal totalmente en inutilidad. 
La confección del primer disfraz de “COSACO”, corrió a cargo de doña Lola Rodríguez de Árbelo, que como dato de interés, le cobró por la hechura cuarenta pesetas por cada uno. A parte de la Caja, platillos, y bombo reglamentario, los instrumentos fueron hechos de escobas de caña, las polainas de cartón y con el nerviosismo que le caracterizaba, salieron a la calle muy garbosos.
A este primer cuarto de ensayo, le siguieron a lo largo de su vida: En lo bajo de la casa de Félix Calzadilla Rocío en la calle Meneses, dos locales más en la calle de La Candelaria El Lomo, En la Casa de Avecrén (actual sede municipal de asuntos sociales) en la Calle León, En el Molino de San Francisco en la calle de San Francisco, y finalmente en Los Cuartos donde estuvieron cuatro años. Entonces surgió la idea de adquirir un local propio, motivado por la subida del alquiler en Los Cuarto. La empresa no le fue muy fácil, se le presentó la oportunidad de adquirir una casa en la calle El Castaño actual Doctor Domingo González García. Fue el paso más importante en su historia, eran treinta y uno los componentes que en aquel momento formaban la Peña y fue unánime la repuesta de todos.
La anécdota se produjo cuando se reunieron para firmar la escritura de compraventa del citado inmueble, en un día ya histórico; el 20 de noviembre de 1975, acababa de morir el anterior Jefe de Estado El Generalísimo Franco, y se reunieron esa misma tarde por fuera de la notaría ubicada entonces en la calle Colegio detrás de la sacristía del TEMPLO PARROQUIAL DECLARADO MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL EN EL AÑO 1947, DE ESTILO BARROCO CANARIO TARDÍO, NUESTRA SEÑORA DE LA CONCEPCIÓN, como faltaba un miembros para rubricar la firma, se le presentó la policía local en ese lugar, indicándole que estaba prohibido por motivo del día de reunirse en la vía pública (pensaban que estaban realizando una manifestación).
La nueva sede social, se encontraba bastante deteriorada, la cual la tuvieron que acondicionar de forma magistral. Resaltar el entusiasmo con que realizaron la obra, en primer lugar por el trabajo aportado por cada uno y luego el gran sacrificio económico que le supuso para cada uno de los propietarios que en la actualidad se la tiene arrendada al grupo municipal IPO.
El seudónimo de PEÑA EL CASCO, le viene de aquella pequeña barrica de vino, del buen vino de Casa de Tomás el de María “La Policía”.
La Peña “El Casco”, tiene en su recuerdo sus maravillosas canciones, recordando en especial “LAS HOJAS VOLANTES”, en la que se nombraba todo o casi todo de las deficiencias del pueblo orotavense.
Aquel primer año, aparte de sus actuaciones en el Casco de La Orotava, recorrían los principales barrios, fueron contratados por la comisión de Las Fiestas de Invierno del Puerto de la Cruz, para participar en el primer desfile de carrozas y coso, que se celebraba en la Avenida de Colón el lunes de Carnaval. Participaban escasos grupos, por lo que tenían que dar unas tres vueltas al circuito, recibiendo por el servicio 3.500 pesetas en el año 1964.
Así pues murga para el carnaval y parranda para la Romería de San Isidro de LAS FIESTAS MAYORES DE LA OROTAVA, donde participaba un grupo espacioso de magos y magas, con la colaboración de músicos de cuerda (pulso y púa) amigos de Santa Cruz de Tenerife que se encargaban de hurgar los instrumentos típicos del folclore.
En las fiestas mayores de La Orotava, La Peña “El Casco”, organizó en los últimos años de la década de los años sesenta del siglo XX, la inolvidable Batalla de Flores en los alrededores de la plaza de Franchi Alfaro. Un año le dieron cinco mil pesetas para engalanar los furgones de carrocería abierta de la marca Wolvage, que se utilizaban entonces para transportar material de la construcción y de las ebanisterías de La Orotava. Le alquilaron las sillas a Javier Hernández,  entregándoles los beneficios obtenidos al interventor del Ayuntamiento don Felipe González.
A partir del año 1965, surgió la incorporación de nuevos componentes, la estimable colaboración de Manuel Mesa Hernández, como letrista, la labor de la Peña se realizó más intensa y ello llevó consigo la implantación de una organización administrativa, que fue la base fundamental de la larga existencia como Peña, lo cual propuso el relevo anual de cargos directivos.
Como murga fueron demasiados localistas, sus actuaciones se basaban siempre en los temas locales, siendo su principal interés la actuación en la Plaza del Ayuntamiento organizando el domingo de carnaval el festival infantil de disfraces, así como un festival de murgas sin ánimo de competición, a raíz de la creación de nueve murgas en la ciudad orotavense; Los Cangrejos dirigidos por Dominguíto Quijada, Los Pirandones dirigidos por Carmelo del Rosario (El Caruso del café Paris del Puerto de la Cruz), Los Piteras dirigidos por Andrés Dorta, Los Chiringuitos dirigidos por Jesús Rocío, Ni más ni menos dirigidos por Orta, Los que faltaban dirigido por Jesús Rodríguez, Cuarteleros y los Virgeritos dirigidos por Juan Acosta. Ante de concelebrar esta fiesta carnavalera del domingo, visitaban el Estadio Municipal Los Cuartos de La Orotava, para animar  y alentar a su equipo de fútbol la UD. Orotava.
Muchas manos de costureras locales pasaron por sus disfraces carnavaleros a lo largo de su vida entre ella citamos; Margarita Gómez, Ángela González Marín, Rosa Rodríguez y Pilar Domínguez.
Pensando en su propia cantera, crearon en el año 1974 una murga infantil con el nombre de “LOS BARRILITOS”, en la que participaron algunos de los hijos de los componentes adultos, fue una bonita experiencia. Pero solo duró dos años por qué no se pudo sostener.
A partir del año 1973, se hicieron cargo del homenaje a la Vejez, con los asilados del Hospital de la Santísima Trinidad de La Orotava, que con el paso del tiempo se agregaron los Hogares de Santa Rita del recordado padre Antonio María Hernández y Hernández del Puerto de la Cruz.. El homenaje consistía en llevarlos de excursión en sus propios vehículos, puesto que con anterioridad lo organizaban los taxista de la Villa y lo había dejado hasta que se hizo cargo la Peña. Para poder sufragar estos importantes festivales, organizaban y lo siguen haciendo un ventorrillo en los festejos de la exposición del ganado del Sábado de las fiestas patronales en la zona del Quiquirá y Araucarias, rifando o bien un cochino o un becerro.
La Peña el Casco quiso manifestar su agradecimiento desde los primeros años, aquellas personas que desde el primer momento le ayudaron, para ello le nombraron componentes de honor: Don Vicente Miranda Hernández entonces presidente de la Sociedad Liceo de Taoro, Don Manuel Mesa Hernández  (letrista). Años más tarde nombraron presidente de Honor: a don Jesús Roció Ramos (Letrista), y a don Carlos Argüelles García (colaborador en la censura de sus canciones ante la autoridad civil). 
Desde el primer año, celebraban con carácter especial comidas de Hermandad, que como broche final del Carnaval celebraban  todos los años. Invitando a la primera autoridad local, presidente del Liceo Taoro, y colaboradores. Como dato curioso, la del primer año le costó 4.500 pesetas (1964), que celebraron en el desaparecido restaurante del buen conejo al salmorejo y el buen vino de la Villa Arriba “CASA ONELIA”.
La Peña El Casco, dentro de su modesto sentir, y con la finalidad de reconocer los meritos de aquellas personas, entidades o grupos, que hayan contribuido a realizar el nombre de la Villa de La Orotava, intuyeron el galardón denominado “CASCO DE PLATA”. La primera persona galardonada fue entonces don Luis González Acebal, presidente de la Sociedad Cultural “LICEO TAORO”, en reconocimiento a su gran labor, principal impulsor de la adquisición de la nueva sede social de dicha sociedad (mansión Ascanio – Monteverde), de dubitable trascendencia para nuestra Villa, y que acaparó la atención de todos los medios informativos de la Provincia (año 1975). El segundo galardón y ultimo que otorgó La Peña, fue concedido a título póstumo al desaparecido profesor e investigador de la universidad de La Laguna don Alfonso Trujillo Rodríguez, siendo el primer homenaje que se le rindió en Tenerife a este recordado personaje de la vida intelectual tinerfeña.
Después de dieciséis años de vidorria como murga pionera del carnaval, empezó a madurar la idea en la Peña de realizar un cambio de esplendor, ya que en sus últimos años se palpaba cierta monotonía con lo que venían haciendo. Precisamente al final del Carnaval del año 1980 y a raíz de la visita que le realizó a su remodelada sede de la calle Castaño (Doctor Domingo González García) la Fanfarria “LOS POLITOS DE SAN SEBASTIÁN”.  Fanfarria que en la década de los años setenta del siglo XX, amenizaba el Carnaval del Puerto de la Cruz, cuando la ciudad gozaba de un gran boom turístico. Fue la piedra de toque para optar definitivamente por crear una Fanfarria. En corto espacio de tiempo y en una Junta General, se tomó el acuerdo de formar una Fanfarria. Ello supuso un giro total, con lo que habían hecho hasta la fecha, había que tocar música y ahí su dificultad. Afortunadamente, contaron de inmediato con el valioso e imprescindible quehacer del músico crusantero que había pertenecido a las Bandas de Músicas de La Cruz Santa, La Municipal de La Orotava y la Banda de La Agrupación Musical Orotava José Mesa Cabrera. Incorporándose un grupos de músicos que pertenecieron a bandas de música y orquestas de baile.
La Peña comenzó como Fanfarria en el año 1981, un servidor se encontraba como profesor del Instituto de la ciudad de Minas de Rio Tinto de la provincia de Huelva. La presentación tuvo lugar en el Kiosco de la Plaza de la Constitución el Domingo de Carnaval, con un concierto que al numeroso público le agradó.
Hubo un anécdota antes del debut oficial de la Peña como Fanfarria, el día 23 de Febrero de ese año 1981, se produce el trágico y recordado golpe de estado por el general de la guardia civil Tejero en Madrid. Ese mismo día tenían un ensayo en la sociedad del Liceo de Taoro y aún no resuelto el mencionado golpe por las autoridades del estado español se dispusieron a realizar el mencionado ensayo con mucho aprensión ante el asombro de la junta directiva de la sociedad. A partir de entonces su actividad empezó a cambiar, dos ensayos por semanas, sus actuaciones no solo se limitaron a los Carnavales, sino también a intervenir en Festivales, Cabalgatas etc.
Su nuevo repertorio mucho más amplio que el usado cuando era murga, le llevó a actuar en pueblos y ciudades de la isla, como el Puerto de la Cruz, Arafo, Buenavista, Tacoronte, El Sauzal. Actuando en el Teatro Guimerá de la capital tinerfeña a beneficio de esa gran obra social que es ASPRONTE, dejando de ser Parranda en la Romería de San Isidro para pasar a sustituir a la Banda de Música de la Agrupación Musical Orotava, acompañando a los Santos Patrones, tanto en la Romería, como en el festival de las reses en el paseo de Las Araucarias y en la Subida del Santo.
En estos ultimo años muchos de sus fundadores han desaparecidos de la Peña, unos se fueron al infinito y otros abandonaron debido a sus formas diversas de pensar, no son músicos profesionales, nacieron para divertirse simplemente en el Carnaval como amateur de verdad, y no tener que ser profesionales de un grupo.
Se podría llenar un libro, como este que se está proyectando, anécdotas y actuaciones existen suficientemente para ello. Aquí solo es resumido superficialmente lo que ha sido las vivencias de la Peña “El Casco” en su orígenes como murga y como fanfarria, y gracias a la expresión oral de mi buen amigo y convecino Melchor Luis que sentado en las terrazas de la Sociedad Liceo de Taoro, me contó todas sus reseñas y anécdotas de manera desinteresada. Indicándome que la anécdota más graciosa que él presenció fue en el famoso Coso del Carnaval del lunes en el Puerto de la Cruz. En el carro donde llevaban la barrica de vino, encima llevaban una mesa tipo despacho profesional con su sillón y teléfono. Tanto fue el susto, aparecer llamaron por el teléfono allí presente a los agentes municipales desde su comisaría. La expectación de cosquilleo de los allí presentes la mayoría extranjeros – turistas del norte de Europa fue totalmente  asombrosa.
Y para terminar este importante relato de esta Peña orotavense que se llama “EL CASCO”, en honor al casco del buen vino de La Villa de La Orotava, a pesar que ostenta un titulo honorifico de su pueblo “VILLERO DE HONOR”. Sus veinte y un fundadores que nombré al principio del relato deberían tener o una calle o un monolito donde figuren los nombres de sus fundadores en el pueblo que ellos tanto querían, en el pueblo que ellos se divertían, en el pueblo que ellos se enamoraron y en el pueblo que ellos llevan en su corazón LA VILLA DE LA OROTAVA.
La Fanfarria Peña El Casco (denominación actual) ya es Medalla de Plata de La Villa de La Orotava. El Salón Noble del Ayuntamiento acogió el jueves, 7 de febrero del 2013, el acto de entrega de esta merecida distinción por ser uno de los colectivos carnavalero más antiguos del municipio y que a lo largo de sus cincuenta años de existencia ha desempeñado una importante labor festiva al participar en numerosos actos del carnaval y fiestas patronales. Pero también es relevante su trabajo social al colaborar con el asilo de ancianos del Hospital de la Santísima Trinidad de esta Villa, organizando durante años el denominado “Homenaje a la vejez”.
El Pleno de la Corporación Municipal aprobó por unanimidad esta propuesta planteada inicialmente por el concejal de Educación y Cultura, y Teniente de Alcalde Francisco Linares, y aprobada también en la Comisión de Educación y Cultura.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario