jueves, 9 de febrero de 2017

PUERTO DE LA CRUZ VISTO POR NIJOTA



Acuarelas en color de pintor portuense; FRANCISCO BONNIN, correspondiente a un típico Rincón del Puerto de la Cruz (antigua casa de aduana), publicada en la revista Hespérides correspondiente al mes de septiembre año 1926. Página 22 y 23.

A mí me agrada el Puerto ¡no lo puedo negar ¡ y no' por las Bananas que pudiera exporta porque yo, de esta fruta no tengo ni una sola, y ni trato  con “Faifes” , ni empleo el «Ardeola».
No soy agricultor, ni comerciante ¡es cierto!  ¡Pero es una  < burrada> lo que me gusta el Puerto! y no el Puerto así a secas; pues cuando el Puerto digo,  del Puerto de la Cruz hablo, lector amigo.
¡El Puerto! Pueblo bello, alegre y soleado, entre las plataneras y la mar recostado; ¿qué decir de sus chicas, las graciosas porteñas, tan simpáticas todas, t.an lindas, tan risueñas?
¡SUs paseos con música en la plaza del Charco: su pequeña bahía donde se mece un barco: el infaltable «Yeoward que viene tantas veces son abrigadísimo cargamento de ingleses.
¿y el Taoro la meca del turismo insular magnifico escenario donde se ve la mar.
¡Oh la frágil inglesa y la gruesa alemana, que nos traen los uso; de la Europa Lejana ¡ y en la playa del Puerto se bañan sin ambages con sus trajes de baño (hay que llamarlos trajes).
! Oh la gruesa alemana y la frágil inglesa que nos enseñan todo lo que es corte y belleza.
“… ¡Puerto de la Cruz! Pueblo cosmopolita, amado por todo lo que he dicho y por lo que he callado.
! Tengo mi corazón a tus gracias abierto
 ¡tengo mis ilusiones ancladas en el Puerto!
A mí me agrada el Puerto, ¡no lo puedo negar!
Y no' por las bananas que pudiera exportar.
Porque yo, de esta fruta no tengo ni una sola,
Y ni trato  con “Faifes”, ni empleo el «Areola».
No soy agricultor, ni comerciante, ¡es cierto!
¡Pero es una  < burrada> lo que me gusta el Puerto!
Y no el Puerto así a secas; pues cuando el Puerto digo,
Del Puerto de la Cruz hablo, lector amigo.
¡El Puerto! Pueblo bello, alegre y soleado,
Entre las plataneras y la mar recostado;
Qué decir de sus chicas, las graciosas porteñas,
tan simpáticas todas, tan lindas, tan risueñas.
¡Sus paseos con música en la plaza del Charco:
Su pequeña bahía donde se mece un barco.
 El infaltable Yeoward que viene tantas veces
 Con abrigadísimo cargamento de turistas ingleses.
Y el Taoro, la meca del turismo insular
Magnifico escenario donde se ve la mar.
¡Oh la frágil inglesa y la gruesa alemana,
Que nos traen los usos de la Europa lejana
¡Y en la playa del Puerto se bañan sin ambages
Con sus trajes de baño (hay que llamarlos trajes).
! Oh la gruesa alemana y la frágil inglesa
Que nos enseñan todo lo que es corte y belleza.
¡Puerto de la Cruz! Pueblo cosmopolita, amado,
 Por todo lo que he dicho y por lo que he callado!
Tengo mi corazón a tus gracias abierto
 ¡Tengo mis ilusiones ancladas en el Puerto!
NIJOTA...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL


No hay comentarios:

Publicar un comentario