viernes, 17 de marzo de 2017

APUNTES HISTÓRICOS SOBRE LA SEMANA SANTA PORTUENSE (II)



Mensaje histórico sobre LA SEMANA SANTA   PORTUENSE, correspondiente a unas notas del  amigo del Puerto de la Cruz Agustín Armas Hernández: “…El Cristo Difunto o de la Misericordia. Antiguamente salía esta procesión del Convento de San Francisco, pues la imagen fue hecha para dicho Convento por el escultor lagunero del siglo XVII, Domingo Pérez  Donis. Al regresar la imagen, después de recorrer procesionalmente las calles del pueblo, se la bajaba al sepulcro que existía en medio del Altar Mayor. En el año de 1889 cuidada de esta escultura y del Cristo de la Humildad y la Paciencia, otra talla del siglo XVII traída para el Convento de Sto. Domingo, su Mayordomo, el Dr. D. Juan González Martel. El precioso paño que cubre al Cristo Difunto en la urna, es obra de las monjas del  ex -convento de Nuestra Señora de las Nieves.
La Dolorosa de Luján. Fue  hecha esta imagen, llamada antiguamente del Retiro, para el Convento de S. Francisco, desde donde se trasladó a la Parroquia, siendo colocada en una hornacina del altar del Gran Poder de Dios.  El altar que perteneció a dicha imagen  en la iglesia de S. Francisco y que en la actualidad ocupa el Cristo de la Humildad y Paciencia. Fue donada por el Alférez don Gregorio Martín de Aguilar. Para colocar la imagen del Retiro, policromaron el retablo y añadieron la siguiente inscripción, que aún existe: Al centro: <O vos omes qv Transitis Perviam: Si est Dolor Similis>, a la derecha: <Si cui Dolor Meus>.
Las imágenes del Gran Poder de Dios y san Pedro. En el libro primero de fábrica, al folio 96 se hace mención, por primera vez de la existencia del altar e imagen del Gran Poder de Dios, fechada en 1706, lo que demuestra que la imagen debió llegar al Puerto al final del siglo XVIII. La talla es de escuela sevillana. Los ángeles que le acompañan en su peana son obra del escultor santacrucero Sebastián Fernández que los hizo el año 1755, y la pintura, así como el policromado de los que se hallan en hornacina  del retablo, son  obra del artista portuense José Tomás Pablo, que fue también el autor de los dibujos, pinturas y policromado del trono del Señor, terminado el año 1752. La <Peana o piedra> en que va sentado, está forrado de plata labrada al martillo por el orfebre lagunero Alonso Sossa, en 1753. La talla de san Pedro es obra del escultor orotavense Fernando Estévez del Sacramento. De esta imagen cuidaba la Hermandad del Gran Poder de Dios.
La Custodia de Pascua de Resurrección. La Custodia Grande de plata sobredorada fue donada a la parroquia de limosna por el señor don José Leal en el año de 1703. Fue hecha en la isla de Cuba por un tal Escobar y costó 5500 reales. Esta magnífica joya de pedrería y filigrana barroca, rematada por ocho campanillas en la parte superior y baja del pie, está considerada como una de las piezas más  valiosas de cuantas se custodian en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Peña de Francia…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada