viernes, 3 de marzo de 2017

BRITISH CLUB DE PUERTO DE LA CRUZ



En el año 1902 empezó a tomar forma la idea de formar un club deportivo. Mientras, residentes como el capitán Hamilton Boyle, el reverendo Arthur Chaplin Humphreys, el doctor Frederick Lisham, señores como Wooley y Osbert Ward, se reunían para jugar unos partidos en la Hacienda de San Antonio (Casa de Los Blanco), donde vivía el Abogado Boreham y su familia, había una cancha de tenis de cemento y un césped para jugar al croquet, un juego de alta sociedad inventado por los ingleses. Los mismos señores se reunieron de nuevo en el Palacete del Robado, la magnífica mansión del coronel Owen Peel Wethered, con el vicecónsul Thomás Reid y el señor Gregory, ya que los jardines de esta casa también jugaban al croquet y al antiguo juego de bolos para tomar el té y para disfrutar de sus picnics.
El amigo Camilo Joaquín Díaz Flores, remitió estas notas sobre el perfil del croquet: “…Originalmente, el croquet era un pasatiempo de la nobleza de Languedoc (Provenza, en el sur de Francia) en los siglos XII y XIII; Se dice que es Luis XIV, quien, lamentando no poder jugar allí en el invierno, tendría que jugarlo en una mesa, dando origen al billar Aunque el juego moderno se inventó en Irlanda en la década de 1830, siendo un pariente lejano del golf. Dos décadas después fue llevado a Inglaterra como un pasatiempo para la aristocracia. Para la década de 1870, el juego había llegado a todas las colonias inglesas.…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario