viernes, 31 de marzo de 2017

CARLOS ARGÜELLES GARCÍA EN EL RECUERSO



Aniversario de su fallecimiento. El 31 de marzo del 2010, un miércoles Santos con la Humildad y Paciencia en las calles de La Orotava, nos dijo adiós definitivamente un amigo de mi casa, de casa de mi madre en la calle El Calvario de La Orotava número (ya desaparecida), tenía 85 años, era oriundo de la isla caribeña de Cuba pues había nacido allí, vivía en la calle Los Tostones (León) de la Villa de La Orotava con su madre en una casa terrera que aún se conserva donde tenía la barbería Agustín “El Gigante”.
Amigo de casa de mi madre, allí enamoró muchísimos años con la que iba a ser su esposa Lucía Pacheco López que todos conocíamos por Chía, ayudaba como maestra auxiliar a doña Lucía Mesa en su escuela de la misma calle El Calvario, me sacaban de niño a mi y a mis hermanas, ayudó a morir a mi abuelo materno Bruno Abréu Rodríguez, trabajó toda su vida como técnico administrativo en la Gestoría de don Pedro Hernández Méndez el gran alfombrista de la plaza del Ayuntamiento, estudió comercio en las escuelas profesionales de Comercio  Santa Cruz de Tenerife, en el edificio neoclásico donado a la ciudad por Imeldo Serís, también hizo sus pinitos como locutor deportivo en la desaparecida emisora Local “La Voz del Valle”. Al final de su vida laboral, trabajó en el Ayuntamiento de la Orotava de encargado del Campo Santo, en ese tiempo se quemó la portada de la capilla del mencionado lugar, portada que fue del templo del Convento de San José de las Monjas Claras, demolido al final del siglo XIX para edificar en su lugar el Edificio actual del Ayuntamiento, la plaza y la Hijuela del Jardín Botánico.
Fue árbitro de futbol, muchísimos problemas le ocasionaron los futboleros  en esos terribles campos de tierra de aquella época dorada del fútbol regional. Fue concejal del Ayuntamiento de la Orotava con don Juan Antonio Jiménez González de Alcalde, era el locutor preferido para la presentación de los disfraces infantiles el domingo de carnaval, la presentación de las candidatas a las fiestas mayores de la Orotava en las recordadas verbenas populares de la plaza del Ayuntamiento.
Donde más sonaba su voz en las carreras de ciclistas del viernes por la tarde en las fiestas patronales de la Orotava, en la que destacaban los corredores, Fernando, hermanos Quintero, Vidal, Domingo, Miguel Ángel todo ellos de este terruño, donde realizaban impresionantes metas de montaña por la subida de San Francisco.
También colaboró en el festival folklórico regional que se celebraba los sábados por la noche después de la subida de los Santo Patrono San Isidro y Santa María de la Cabeza, donde participaban grupos de coros y danzas de la Sección Femenina de todas las regiones de España.
Participó como contertulio en cincos programas en una emisora local de Televisión en el programa que dignamente dirigía un servido, dos programas dedicados a la desaparecida VOZ DEL VALLE, y otros tres de bares que ya son historia en la Villa; El Bar Fariña, El Kiosco de la Plaza de la Alameda y El Bar Parada. Tenía en perspectivas varios programas más para la televisión local, pero se enfermó y de su casa nunca más salió, solamente lo hizo a recoger su homenaje en el Club de Mayores de La Orotava, en el que había sido durante años su secretario.
Su voz era disonante y deslumbrante, en las retrasmisiones deportiva de LA VOZ DEL VALLE, se le reconocía como un Matías Prats de la Villa y así lo menciona el contertulio, ex alcalde y amigo portuense Salvador García Llanos “SE APAGÓ LA VOZ DEPORTIVA DE ARGÜELLE”.
Carlos llegué tarde a tu entierro, la noticia me llegó a última hora, por lo que tuve que correr por la calle de La Carrera hacía el Campo Santo villero, para darte el último adiós, no pude ver y compartir tu despedida con tu desconsolada esposa Lucía (Chía), que de verdad siempre te quería y siempre estuvo a tu lado.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario