sábado, 18 de marzo de 2017

DESDE EL PUERTO A LA OROTAVA



El amigo del Puerto de la Cruz; AGUSTÍN ARMAS HERNÁNDEZ, remitió entonces (Marzo del 2017), estas notas que tituló; “DESDE EL PUERTO A LA OROTAVA”: “…Diversidad de pueblos y paisajes adornan nuestra geografía canaria. Nuestra isla, en especial, sorprende a los turistas y demás visitantes por su belleza sin par y sus contrastes climatológicos. Vengan de la España peninsular o del extranjero, hállanse muchas personas tan a gusto en las islas, que repiten una y otra vez su estancia entre nosotros. Aunque al presente, tienen poco de «afortunadas» estas «siete peñas», conservan empero,  como siempre la suavidad y benigno clima que les dio fama. No es extraño que numerosas personas dejen sus respectivos países para instalarse aquí definitivamente. Nosotros, los nativos, como es obvio, sentimos el amor y atractivo por nuestras cosas: costumbres, paisajes, poblaciones, atuendos, etc., todos visitamos con frecuencia determinados lugares; sea por su cercanía, por el tipismo de sus edificios o paisaje, por la estética de sus plazas o la belleza de sus monumentos. Yo, que trazo estas líneas, como casi todos los naturales del Puerto de la Cruz, me siento estrechamente vinculado con la vecina Villa de la Orotava. Decir que la visitaba desde mi tierna edad es algo que pasa de contado. Pero mi vinculación con ella ha ido en aumento, y mi cariño por sus gentes, aunque bien sé que ha decaído enormemente aquella religiosidad de otros tiempos. Buenos amigos y parientes afines tengo allí, en la Villa de Arriba concretamente. En la parroquia de San Juan Bautista, hace ya largos años, celebré mis nupcias, presididas por el Rvdo. P. Antidio Viñas, a petición expresa de los contrayentes. Inútil, pues, recalcar mis lazos y afectos con dicho templo. En su interior vénse numerosas imágenes sacras de belleza y expresión algo sublime; de modo que quienes las contemplan quedan fuertemente impresionados, por muy agnósticos o escépticos que sean. A mí, personalmente, desde mi primera visita, me impresionaron tres de ellas muy vivamente. Deja para los artistas apreciar su valor estético. Para mí resultaron de una hermosura, y expresión hierática, sobrenatural, dejando huella en lo profundo de mi alma y corazón. Son la Virgen de Gloria, la del Carmen y el Señor de la Columna. Dirán los expertos que otras de más valor se encuentran por muchos sitios. Nada tengo que objetar. Expreso solamente mis sentimientos. Descendiendo a lo práctico voy observando —con gran pena— desde hace dos o tres años, y en esa otrora piadosa Villa, la falta de asistencia a las celebraciones litúrgicas, igual que a las procesiones. Algunos querrán echar toda la culpa a los ministros sagrados, y eso no es justo. Otros pensarán que son los hermanos cofrades, quienes hicieron en su día promesa de acompañar las sagradas imágenes. A mí me parece hay otras causas más importantes: la televisión y la playa. A muchos de esos hermanos cofrades —no citaré nombres— se les puede ver bañándose en las múltiples playas de nuestro litoral durante esos días y horas en que salen las referidas procesiones. ¡Qué dolor para los divinos corazones de Jesús y María! Como me dice mi amigo el teólogo-parapsicólogo: «El gran castigo está próximo, pues el mundo está más corrompido que en los tiempos del diluvio universal». Y añade que la corrección comenzará por el Vaticano y por nuestra España rebelde. Recemos, pues, y hagamos penitencia, como pidió la Virgen de Fátima…“

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada