viernes, 24 de marzo de 2017

DIAPOSITIVA EN COLOR DE LA PROCESIÓN DE LA VILLA DE LA OROTAVA “EL ENCUENTRO”, A SU REGRESO AL TEMPLO DOMINICO DE SANTO DOMINGO DE GUZMÁN, 1955



Originales y primeras diapositivas del archivo fotográfico de mi amigo desde la infancia en la calle El Calvario de La Villa de La Orotava; Manuel Fariña Hernández.
Diapositiva en color tomada desde la ventana sede de la entonces Juventud Católica masculina de la Villa de La Orotava en el año 1955.  Mansión de Celada, según nos cuentas el amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; Antonio Luque Hernández en su libro “La Orotava Corazón de Tenerife”, en las páginas 404 y 406, vieja mansión desaparecida para la construcción del puente antiestético, donde estuvo ubicada la Acción Católica Masculina. La Mansión de la familia de Celada, que poseía la característica planta de las casas señoriales mitad del siglo XVII, diseñada por el maestro de obra canario Juan Báez; que dispuso de oratorio privado. La mansión después de la muerte del XIV marqués de Celada, Santiago Benítez de Lugo y Cólogan (1853 – 1901), presbítero, abogado, capellán de honor del rey Alfonso XIII y párroco de Nuestra Señora de la Concepción de la Villa de La Orotava, sus salones albergaron hasta el año 1925 el Casino Orotava, ulteriormente, en la segunda mitad del siglo XX, parte de sus dependencias fueron ocupadas como hemos indicado por la Acción Católica Masculina. En el año 1954 fue adquirida por Isaac Valencia Pérez (1911 – 1995), acreditado diseñador y fabricante de muebles. De la procesión del Viernes Santo villero al amanecer,  pertenece al archivo particular del mí amigo y convecino de la calle El Calvario de la Villa de La Orotava desde la infancia, Manuel Fariña Hernández.
Tras el Vía Crucis que tiene lugar en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán. EL cortejo procesional lo componen cinco imágenes: La Verónica, Santa María Magdalena y San Juan son imágenes de candelero del siglo XVIII, reformadas por Cayetano Fuentes Acosta (1818-1863) en el siglo XIX. También de la misma centuria es la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, quien luce cada mañana del Viernes Santo un manto de terciopelo negro bordado en oro. La bella imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno es obra del imaginero José Rodríguez de La Oliva del siglo XVIII, que representa a Jesús cargando con la cruz acompañado por el Cirineo. El Nazareno porta una rica túnica de terciopelo morado con bordados en oro y potencias de plata. Cabe destacar también la cruz chapada en nácar, con cantoneras de plata y con los símbolos de la Pasión grabados. Esta popular procesión es muy peculiar, pues representa el encuentro de la Virgen con su hijo de camino al Calvario. Del templo dominico parten los cinco tronos: La Verónica, Santa María Magdalena, San Juan y la Dolorosa ascienden por la calle Tomás Zerolo (antigua calle del Agua) para continuar por la calle Inocencio García. La Magdalena, en cambio, realiza su itinerario por la calle de la Quinta, para llegar a la Plaza Patricio García, lugar donde se encontrarán las imágenes, por la calle Magistrado Barreda. El Nazareno, en cambio, desciende por la calle Viera para subir por la calle Cólogan. Una vez llegado el Nazareno a la Plaza, sale a su encuentro Santa María Magdalena. Acto seguido, desciende por la calle Colegio San Juan Evangelista, para realizar su popular carrera para avisar a la Virgen. Mientras, la Verónica procede a limpiar el rostro de Cristo con un paño en el que se quedará grabado el rostro del Nazareno. Finalmente, San Juan y la Dolorosa descienden al mismo paso bajo los sones de "La Madrugá" de Abel Moreno, hasta llegar al encuentro con Cristo. Tras el canto de la Coral y el tradicional sermón, las imágenes vuelven juntas hasta la parroquia de Santo Domingo de Guzmán.
En la panorámica, vemos la salida del Nazareno dominico por el arco principal de la Puerta del Templo Parroquial de Nuestra Señora de La Concepción de la villa, en la puesta del Sol mañanero, tras visitar dicho templo como es tradicional.
Entonces le acompañaba la hermandad del Santísimo de la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción de la  Villa, un gentío de almas humanas, con la curiosidad tradicional de la época del sexo femenino por la acera derecha y el masculino por la izquierda y el debut de la nueva Banda de Música de la Agrupación Musical Orotava en la Semana Santa del año 1955, bajo la batuta del maestro don Ernesto Correa Negrín.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario