domingo, 26 de marzo de 2017

DON CÁNDIDO PÉREZ ESTRADA



Don Cándido Pérez Estrada, fue alcalde de la Villa de La Orotava, correspondiente al período 1923-1928.
En esa etapa se realizaron obras de mucho interés para la Villa, una de la más importante, la canalización del agua potable, la creación de un patronato de música para reforzar los destinos artísticos de la Banda Municipal de Música y de su director titular el musicólogo vallisoletano don Tomás Calamita y Manteca, en el que le pidió al Ayuntamiento el nombramiento del subdirector del citado grupo para su alumno más aventajado el entonces joven orotavense don  Domingo Delgado González (Febles).
Don Cándido Pérez Estrada fue un gran alcalde, vivió en la Villa Arriba en la calle Centella esquina con la del doctor Domingo González de Chaves y García (antigua; El Castaño o de Los Molinos).
Según datos obtenidos en el archivo municipal de la Villa de La Orotava en la calle de San Sebastián, en la lamina correspondiente a la semblanza del señor don Cándido Pérez Estrada en el Ayuntamiento: “… Nombramiento, 1 de octubre de 1923 (orden de S.M. el Rey por la cual los Vocales Asociados de la Junta Municipal (mayores contribuyentes) pasan a ocuparse de la Corporación y elegido Alcalde por votación entre los mismos). Cesa el 25 de agosto de 1928 (renuncia de casi toda la Corporación por llevar más de 4 años y porque sus ocupaciones no les permiten seguir en sus cargos).
Hechos ocurridos durante su mandato: Se acuerda encargar la redacción del proyecto de conducción y abastecimiento de aguas de esta Villa, el ingeniero de caminos, canales y puertos Rafael de Villa y Calzadilla. (12 de octubre de 1923). Proyecto que consta de 20 fuentes (chorros) y 12 abrevaderos, y que fue aprobado el 21 de diciembre de 1923.
Se acuerda colocar de cemento el pavimento de los dos trozos de plaza a los lados del kiosco, entre éste y los jardines de la plaza de la Constitución porque en época de lluvias y al ser en parte de tierra el pavimento de la plaza de la Constitución, alrededor del kiosco, resulta molesto atravesar la plaza y permanecer en ese sitio, como lo hacen muchas personas, principalmente cuando se celebran conciertos musicales, (30 de enero de 1924).
Donación al Municipio del refugio de Altavista por don Jorge Graham Toler. (4 de junio de 1926). En los años 1949 – 1950 el Ayuntamiento lo cedió a la Junta Insular de Turismo.
Establecimiento y Reglamento de un Servicio Público Urbano de Automóviles dentro del casco de la localidad. (1 de Agosto de 1928)…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario