domingo, 5 de marzo de 2017

DON JOSÉ MARÍA PERDIGÓN



Fotografía y texto del amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava; MANUEL RODRÍGUEZ MESA: “…Nació en la Villa de La Orotava el 10 de enero de 1893. Espléndido profesor de dibujo restaurador y escultor, recibiendo sus primeras lecciones de su propio padre, que fue su gran maestro. Dedicándose desde muy joven en el taller familiar, a la restauración de imágenes religiosas. Su labor altruista, ha quedado perfectamente reflejada en la eficaz influencia que ha ejercido la Academia Municipal de dibujo de La Orotava, en la vida artesana y artística. El ilustre escultor villero don Ezequiel de León Domínguez, dice que; “Don José, a todos nos orientó, a todos nos guió durante nuestra primera andaduras por el mundo del arte, y se pasó toda su vida, descubriendo valores positivos”. Murió en La Orotava el día 17 de Octubre de 1974.
Escribía el escultor villero, don José Mª. Perdigón, sobre la estancia del imaginero canario José Luján Pérez en la Orotava.  En su contexto menciona obras del canario en la Orotava: En la Parroquia de San Juan Bautista, la preciosa joya de Nuestra Señora del Carmen orgullo de los habitantes de Farrobo, así como la valiosa Dolorosa de Gloria, como se le llama, que acompaña al Santísimo. Cristo a la Columna, llamado el Diamante del ilustre escultor sevillano Pedro Roldán y Onieva; dolorosa que fue hecha en casa de los señores Bethencourt y Castro, donde se hallaba de temporada el escultor de Guía.
También La Orotava tenía la suerte de poseer otra Dolorosa, que se venera en la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, así como la bella talla de San Juan Evangelista, y María Magdalena. Estas imágenes acompañan el jueves Santo al Crucificado. Otra bella talla del mencionado Luján Pérez es un Crucifijo en la agonía que se halla en la sala de tesoro de la Parroquia de la Concepción.
Mencionaba el maestro Perdigón, que en aquella época se conocieron y estrecharon amistad, José Luján Pérez con Fraile Ignacio Sánchez de Tapias, lector  jubilado, y definidor de la provincia de Canarias en el convento de San Miguel de las Victorias, y Fraile Antonio López, lector de Artes del convento de la Orotava, más conocido por el santero.  En la Orotava hay varias imágenes talladas por este fraile: el Cristo Predicador de la Parroquia de la Concepción y el Señor en el Huerto que se venera en la capilla del Hospital de la Santísima Trinidad de esta Villa. Datos totalmente insólitos, el historiador Tarquis atribuye el Cristo Predicador al escultor Blas García Ravelo, de acuerdo con un contexto esbozado en el pecho, 1667 Blas García, me fes (it), Y el señor en el Huerto, es un paso del siglo XVII, ejecutado por Francisco Alonso de la Raya escultor de Garachico.  Sin embargo el profesor don Alfonso Trujillo, en la imagen del Señor en el Huerto encontró en la sección terminar de la pierna derecha la inscripción, “esta anatomía se hizo en el año 1775, por el escultor Pedro Murga”, y don José María Perdigón en el desaparecido semanario “Canarias” dice que, los pies del Señor en el Huerto fueron tallados, a ruego de Fraile Antonio López, por el señor Luján Pérez. 
Luján había conocido en el Puerto de Orotava, a  Antonio Manuel de la Cruz, que era pintor y estofador de mucho mérito, que pasó a Gran Canaria a colaborar con el famoso maestro Luján y llevó a su hijo Luís que cultivaba con gran éxito la pintura. Residiendo en la casa del esclarecido escultor gran canario, padre e hijo, dedicándose a la pintura. Entre los varios cuadros que pintor Don Luís Paulino de la Cruz y Ríos, nacido en el Puerto Orotava 1776, fallecido en Antequera 1853, está el retrato del ilustre Obispo Manuel Verdugo, que realizó con toda perfección y a gusto del Cabildo Catedral, por lo que le premiaron con cien pesos, entusiasmados por la maestría de su gran ejecución. Los ideales ilustrados que rodeaban al Valle de La Orotava, junto con las enseñanzas de su progenitor y del pintor Juan de Miranda, marcan la personalidad del artista portuense, destacando sus dotes de dibujante. Retrata a miembros de la aristocracia, fue alcalde del Puerto Orotava (1808 – 1814). Y En el año 1815, realiza un importante viaje a Madrid para retratar a Fernando VII…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario