domingo, 5 de marzo de 2017

EL ACUARTELAMIENTO DE SAN AGUSTÍN EN EL TIEMPO (II)



Panorámica tomada en el lateral norte de la portada churrigueresca del acuartelamiento de infantería de la Villa de La Orotava, en la década de los años treinta del siglo XX (aproximadamente 1930).
Al crearse el ejército regular en España en el año 1860, en las metrópolis se instalaron los acuartelamientos de infanterías y atetillarías, mientras que en las poblaciones rurales instalaron los regimientos de montañas y cazadores.
A la Villa de la Orotava, vino la compañía de montaña y cazadores al final del siglo XIX, con banda de música incluida. Emplazándose en el desamortizado convento agustino de Nuestra Señora de Gracia. Hasta que al principio del siglo XX, se formó la compañía de infantería Orotava.
Muchas fueron las reformas que el ejército regular, realizó al inmueble conventual, desapareciendo el claustro y corredor del patio central que era de madera de tea, y además muchas dependencias agustinas. Me cuentan que cuando se instaló el batallón borbónico procedente de Málaga, al principio del siglo XX, se tuvo que habilitar el templo anexo de San Agustín para delegar allí una gran parte de soldados borbónicos.
En esta fotografía, observamos que el in mueble anexo al convento era totalmente independiente del mismo, y se adquirió para aumentar el acuartelamiento. En esos años aún no está colocado el balcón canario que sufrió un incendio en los ochenta del siglo XX, y ya ha sido restaurado. El balcón se colocó allí, en los años cuarenta del siglo XX, siendo don Augusto Machado Méndez y Fernández Lugo el general Jefe del Acuartelamiento. Fue trabajado por dos recordados ebanistas de la villa que entonces prestaban el servicio militar en dicha instalación; Urbano Sosa y Adolfo Padrón Hernández (fallecidos ambos).
Me llama la atención y lo tengo en el recuerdo de mi infancia, ver en el interior de la plateresca portada agustina, en los laterales de la pared de fondo; un tabor militar rodeado de cuatros cornetas, que se usaban para las marchas de instrucciones militares que entonces realizaban en el campo de fútbol municipal Los Cuartos de la Villa de La Orotava. Y por último los claveles blanco que adornaban sus jardines.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada