viernes, 31 de marzo de 2017

EL BARRANQUILLO (II)




Las viejas calles (callejones) de la Villa de La Orotava: San Sebastián, Los Rosales, Juan Padrón (Callejón del Loro), y García Beltrán, forman en conjunto lo que se llama el viejo Barranquillo. El nombre de San Sebastián (santo mártir - cristiano), se le adjudica a un corto tramo, frente al teatro cine Atlante. Enlaza el barranco Araujo a través de Los Rosales y El Loro con la calle El Calvario, hacía el Llano de San Sebastián, donde los religiosos agustinos levantaron su primitiva capilla. Antiguamente era de adoquine, es una la más corta de la villa en longitud e incluso en habitantes. Solamente tiene tres edificios, destacando la oficina de la Cooperativa Norte de Tenerife (FAST), inaugurada el 18 de mayo de 1921, en la actualidad adquirida por el Ayuntamiento, y el caserón del siglo XVIII, que conserva un patio característico canario.
El Callejón  Los Rosales, data de una finca perteneciente al ex - monasterio de nuestra señora de Gracia de la villa,  que los agustinos dedicaban  al cultivo de rosales para enramar  su patrona. El viajero británico Harol Lee, decía, que la Plaza de la Alameda, situada en la cima de la calle Los Rosales, por un lado, es el punto de llegada y salida de los carruajes y, por otro, se permite disfrutar de la hermosa vista circundante. Desde la misma se puede contemplar el Teide, las pintorescas traseras de las casas del lado este de la calle El Agua, todos los pliegues geográficos y puntos del valle y abajo del todo, el pequeño grupo de casa de Puerto Orotava o de la Cruz. A sus pies, a grandes desniveles encontraba  la pequeña calle de Los Rosales, la frontera entre lo rural y lo urbano.
El lado norte de la calle estaba construido, mientras que el lado sur estaba ocupado por huertas de cultivos ordinarios y muchos naranjeros. Así pues Los Rosales era mucho más esplendoroso ante de construirse el Puente, porque desde sus huertos mostraba la majestuosidad de la iglesia del ex - monasterio de nuestra Señora de Gracia, que fue construida en el lugar donde estaba ubicada la antigua capilla de san Roque. Los Rosales ejercía el papel de vía de comunicación hacía la villa abajo. Partiendo del camino adyacente al barranco de Araujo.
Callejón El Loro, hoy calle Juan Padrón, por el naciente atraviesa en forma paralela al callejón de Los Rosales, para entrar a las fincas allí existentes. Por el poniente es paralelo a la calle El Calvario, desembocando en la calle García Beltrán, o en la  plaza de Franchi Alfaro. Al principio del presente siglo la corporación por unanimidad, puso el nombre del músico villero nacido en la villa en el año 1849 don Juan Padrón Rodríguez. En la mitad de la calle por el lado norte se construyó el teatro - Cine Atlante por el industrial don Antonio García, la electrónica fue diseñada por el artista don Manuel Fernández Padrón. El coliseo fue inaugurado el 20 de octubre de 1932, con una velada de luchas Canarias entre Pancho Camurria y el Pollo de La Orotava, además de combate de boxeo. En su emblemático salón se estrenaron grandes producciones cinematográficas, obras teatrales y zarzuelas líricas españolas. Y en su terraza  se realizaron grandes bailes, fue cancha de baloncesto al final de la década de los cincuenta. Hubo exhibiciones de peleas de gallos, y combates de boxeo, incluso se instaló allí el teatro de María Teresa Monzón y su hija María Teresa Méndez (con obras teatrales;  “La rica loca” de Adolfo Torrado, “Su Desconsolada Esposa” “Una noche buena en el cementerio”). La ultima calle más distante del Barranquillo, lleva el nombre del que fue político villero García Beltrán, desde las Cortes consiguió muchísimas cosas para La Orotava, era pariente del escultor don Fernando Estévez de Sala. Es una calle corta, el doble que la de San Sebastián. Linda por el sur con la calle El Calvario y por el norte con la calle Verde o Nicandro González. El inmueble a destacar de estilo neoclásico, es el antiguo hotel Suizo, construido en el año 1877 por don Luis Fumagallo natural de Turín. Su primer apelativo comercial “Teide”. El día 4 de diciembre del año 1879, se hospedaron los príncipes de Gales: Alberto y Jorge. El hotel cierra sus puertas al fallecimiento de don Luis Fumagallo en el año 1897. Cuatros años mas tardes (1901) compra el inmueble doña Enriqueta Humberset de origen Suizo, abriendo sus puertas de nuevo cinco años después (1906), arrendado durante un tiempo por don Eulogio Méndez Machado. La segunda planta, con dos entrada por la calle García Beltrán una de servicio, contenía siete habitaciones, carbonera, cuadra y patio.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario