miércoles, 8 de marzo de 2017

EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA



Fotografía correspondiente al Fondo de fotografías históricas de Canarias FEDAC. Arreglo de don Luis de Torres y Fernández. Referente a un taller de Artesanía de Vestimenta popular en Santa Cruz de La Palma, integrado entonces de jóvenes y guapas señoritas,
Década de los años veinte del siglo XX. La señorita del centro a la izquierda cosiendo en la maquina es mi tía política Eladia Espejo esposa de mi tío Ricardo Álvarez Díaz Teniente de Infantería, la que le acompaña por la izquierda es su hermana Adelita.

Homenajes en primer lugar a mi querida madre María del Carmen Abréu González que defendió el trabajo digno de la mujer desde su taller de modista de caballeros, y su ejemplar comportamiento con sus operarias. Su taller fue una escuela de aprendizaje en el oficio y en el quehacer, sobre todo en la formación de la mujer. Taller que mantuvo unos treinta años alternándolo con su labores del hogar, primero en el camino de los Cuarto actual avenida del doctor don Emilio Luque Moreno, después en la Sidrona cuya mansión aún se conserva y finalizar en la Calle El Calvario, los tres en la Villa de La Orotava.
En segundo lugar a mi hermana María Dolores Álvarez Abréu sesenta y tres años regentando una industria de gasolinera, primero como ayudante de nuestro padre Juan Álvarez Díaz en la calle el Calvario de La Orotava, industria que fue centro neurálgico de varias generaciones y después en el Puerto de la Cruz concretamente en la carretera El Botánico. Gozando su merecida  jubilación. Y en tercer lugar a una mujer que también deseo homenajear cariñosamente por su labor de trabajadora autónoma, Ana Martín Herreros, conocida por Anita la del Estanco en la plaza del Kiosco de La Orotava o plaza de la Constitución, también con más de 50 años de trabajo en su pequeña industria repartiendo golosinas a los niños de muchas generaciones, cigarrillo a muchos señores y dulce a muchos desconsolados.
El día internacional de la mujer trabajadora, se celebra los 8 de marzo y está reconocido por la Organización de la Naciones Unidas (ONU). En este día se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integro como persona. Es fiesta nacional en algunos países.
La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, en plena revolución y durante el auge del movimiento obrero. La celebración recoge una lucha ya emprendida en la antigua Grecia por Lisístrata, quien empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra, y que se vio reflejada en la Revolución Francesa: las mujeres parisienses, que pedían "libertad, igualdad y fraternidad", marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio, pero no fue sino hasta los primeros años del siglo XX cuando se comenzó a proclamar, desde diferentes organizaciones internacionales de izquierda, la celebración de una jornada de lucha específica para la mujer y sus derechos.
El día de la mujer en el movimiento obrero. Aún con los hechos redactados en la anterior cronología, la historia más extendida sobre la conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, cuando murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.
También se reconoce como antecedente a las manifestaciones protagonizadas por obreras textiles el 8 de marzo de 1957, también en Nueva York.
La manifestación a la que muchas veces se hace referencia, no habría ocurrido el 8 de marzo de 1908 ni de 1857, como muchas fuentes señalan, sino el 27 de septiembre de 1909; a partir de noviembre de 1908, según otras fuentes, en el marco de una huelga de más de trece semanas de duración que las empleadas y empleados del sector textil realizaron en el East Side de Nueva York. Participaron más de 20.000 obreros, en su inmensa mayoría mujeres. Durante esas 13 semanas padecieron hambre, ataque de esquiroles, detenciones (más de 600), despidos...
Pero consiguieron las peticiones reclamadas. El 8 de marzo de 1909 se convocó una manifestación exigiendo, de nuevo, mejoras de condiciones para las mujeres emigradas y la abolición de la explotación infantil así como el derecho al voto de las mujeres.
MI querido primo hermano Enrique Abréu Rodríguez, que vive en Madrid desde el año 1964 que abandonó este terruño, tras el prematuro (47 años) fallecimiento de su padre, mi querido tío Enrique Abréu González. , remitió entonces estas notas: “…Mujeres destacadas, indiscutiblemente han sido y siguen siendo ahora mismo muchas: Mi tía María, mi tía Consuelo, mi prima Lola, mi prima Carmilla, mi prima Fina, Mi madre Esperanza, que se marchó a Zúrich a trabajar en el cantón alemán para conseguir una casa para sus hijos, mi hermana María Esperanza que vino desde Suiza hablando cinco idiomas y por esto pudo entrar de secretaria de dirección en la empresa 'Chrysler', tu mujer Antonia María, ya que todos los días tiene que hacer en vuestra casa la limpieza y la comida, y también aquella señora mayor que vende tabaco en la puerta del Metro, porque su hombre no cotizó por ella y ahora al morir éste, ella no consigue llagar a fin de mes. En fin, hay muchas mujeres que todos conocemos y queremos y opino que: sería bueno que hoy en su día todas tuviesen una mención especial, porque fueron, son, y seguirán siendo: personas muy generosas y muy grandes'…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario