viernes, 17 de marzo de 2017

EL GENTÍO Y LAS BANDAS DE MÚSICA EN LA PROCESIÓN DEL VIERNES SANTO OROTAVENSE (I)



Inédita fotografía del final de la década de los años cuarenta o principio de los cincuenta del siglo XX, Procesión del Viernes Santos en la Villa de la Orotava, completamente llena de gentío, que gentilmente me trajo a mi domicilio el amigo y convecino de la calle El Calvario de mi infancia Carmelo Santos Villar, la cual le cedió su suegro, el amigo y convecino músico de la desaparecida Banda de Música Municipal de La Orotava, de la Banda de los Carpinteros y ex conserje del Cine Orotava y del también desaparecido Conservatorio Elemental Municipal de Musiva de la Villa, Félix Hernández Álvarez .
La fotografía tiene una entonces panorámica en la que observamos la parte trasera de la procesión del mediodía del Viernes Santos del Santísimo Cristo del Calvario bajando por la calle El Calvario de la Villa de La Orotava, conjunto arquitectónico que forman la Piedad, obra del imaginero orotavense del siglo XIX Fernando Estévez del Sacramento. Dos bandas de música y una de tambores y cornetas del batallón de infantería del cuartel de San Agustín de La Orotava. La primera Banda de Música corresponde a la Filarmónica del Realejo Bajo entonces dirigida por el recordado maestro Don Enrique Olivera González, que era contratada todos los años por el hermano y devoto del Santísimo Cristo el convecino don Manuel Fariña Hernández, La segunda es la desaparecida Banda de Música Municipal de La Orotava dirigida en esta ocasión por el recordado maestro y compositor sub director de la misma don Domingo González Delgado “Febles” por ausencia del titular José Berenguer Sánchez. Vemos por la izquierda a Isabelino Febles con la tuba y por la derecha a Isidoro González con la caja.
Esta historia de la participación de la Banda de Música más antigua de Canarias La Filarmónica del Realejo Bajo, en la procesión del mediodía del Viernes Santo en La Orotava, se venía produciendo desde las décadas de los años diez y veinte del siglo XX, cuando la dirigía el ilustre director y compositor orotavenses don Agrícola E. García. Por entonces se producía en el mismo séquito una pique de marchas procesionales entre la citada Banda de Música realejera y la Banda Municipal de La Orotava que dirigía el compositor vallisoletano don Tomás Calamita y Manteca.
En aquel momento existía el hábito en las procesiones de origen religioso por orden de la autoridad eclesiástica y civil, las señoritas desfilaban por la parte derecha del  cortejo y  los caballeros por la izquierda.
En cuanto a las edificaciones de la calle, los edificios de la izquierda y parte de los de la derecha se conservan en la actualidad.
Por la izquierda del norte al sur; casa de doña Águeda Pérez y don Pepe Pérez aún sin construir su fachada, recuerdo que existían unos escalones para el aseso a la misma. Casa de don Felipe González donde estuvieron Las Afortunadas, Casa de don Antonio Gutiérrez, el comercio de doña Armenia Gutiérrez y la peletería La Campana, Casa de la Fonda Fariña, hoy sus herederos han levantado un edificio de plantas modernas con balcones canarios color verde. Casa de don Pepe Hernández, Casa de don Pepe Fariña Hernández y su bar cafetería. A continuación hacía el interior habían varias casitas terreras canarias, el callejón que unía la calle El Calvario con la Sidrona (actualmente Avenida Canarias). Y una hilera de arboles de la variedad de Plátanos de India que daban sobran a la parada de Taxis Piratas. Por la derecha; casa de los herederos de Acosta donde estaba el Bazar Vivas y la tienda de don Manuel Árbelo, un muro que probablemente daba para una huerta trasera. Casa de don Jesús Hernández González, Casa – barbería y Bar – Cafetería de don Antonio Álvarez conocido por “El Cañón”. Casa de don Clemente Méndez. Casa donde estuvo el Instituto de Previsión, Casas de don Eustaquio García, en la primera estaba la Venta de Juan José Pérez Betancourt y en la segunda la ferretería bazar del don Eustaquio García.

BRUNO JUAN  ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario