miércoles, 15 de marzo de 2017

HASTA SIEMPRE NICOLÁS



Nicolás González Fariña nos ha dicho adiós definitivamente el 14 de Marzo del 2017, víspera a la festividad de San José su patrón en la vida.
Nicolás González Fariña fue durante toda su vida ebanista – carpintero y músico saxofonista. Nació en la Villa de La Orotava, procedente de una excelente familia de trabajadores. Estudió en Las Graduadas de lo bajo del Ayuntamiento, dibujo en la academia municipal de don José María Perdigón y música en la academia de la Banda de Música Municipal de La Villa de la Orotava.
Recuerdo verle trabajar en distintas industrias de las ebanisterías orotavenses, entre ellas; Adolfo Padrón, Cándido León Cabrera, Manuel Martín Méndez, Isaac Valencia Pérez etc.
La verdad que era un extraordinario carpintero ebanista, trabajaba muy bien con los muebles clásicos de la época.
Como músico, perteneció a la cantera y enseñanza de los maestros; don Juan Iglesia, don Domingo Delgado González “Febles” y don José Berenguer Sánchez (ultimo director titular de la Banda de Música Municipal de La Villa de La Orotava).
En el año 1955, contribuyó a la constitución de la entonces nueva Banda de Música de La Agrupación Musical Orotava, una vez desaparecida la Municipal.
Además perteneció a varias orquestas de música ligera entre ella; La Orotava y River Plate etc.
Y por ultimo formó parte de la Fanfarria “Peña El Casco”, contribuyendo en la música del carnaval de la Villa, así como en la Banda de Los Carpinteros.
Como persona era un gran hombre, de una humanidad y un corazón enorme, amigo de sus amigos. Nunca se enfrentó a nadie, ni si quiera llevó la contraria en la vida.
Le conocí siendo un niño, cuando debutó con la nueva Banda de Música de la Agrupación Musical de La Orotava, forjé una gran amistad en mis tiempos colegiales, cuando en las vacaciones, visitaba la ebanistería de Cándido León Cabrera en el orotavense Barrio Los Cuartos, donde él trabajaba.
Nicolás tengo que agradecerte, lo que en mi vida te he dejado a deber, en llevar la orquesta a mi boda, y decirte que siempre te he apreciado, como ebanista y sobre todo como músico, puesto que en el arte del papel pautado siempre fuiste un entusiasta, por hacer la música lo mejor de lo mejor.
Gracias por tu amistad, y que descanse en ese paraíso eterno de la esperanza y la misericordia con tu nuevo saxofón y con tus amigos y familiares que siempre te apreciaron.
Un abrazo y hasta siempre.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario